Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carla Suárez, inmensa, retrata a Sharapova

El día de su 30 cumpleaños, la española exhibe su revés contra la rusa (6-4 y 6-3, en 1h 31m) y pone en pie a la central de Nueva York antes de medirse a la local Keys (6-1 y 6-3 a Cibulkova) en los cuartos

Carla Suarez
Carla Suárez y Sharapova se saludan tras la victoria de la primera en Nueva York. AP

Welcome to the thirties, baby”. A pie de pista, después de una noche maravillosa, Carla Suárez recibía la felicitación del público de la pista central de Nueva York, rendido a su revés portentoso y a su exhibición frente a Maria Sharapova, que para entonces ya había enfilado el vestuario con la cabeza gacha, rendida y derrotada (6-4 y 6-3, en 1h 31m). Retratada, al fin y al cabo, en una velada inolvidable para la tenista canaria, que festejó su 30 cumpleaños a lo grande, con un triunfo en uno de los cuatro templos del tenis y con el billete para los cuartos en las manos, habiendo descosido además a uno de los iconos.

No es Sharapova la jugadora de antes, pero Suárez no olvidará este 3 de septiembre, porque jugó al tenis como tal vez no lo haya hecho nunca antes, con una personalidad desbordante y una selección de golpes extraordinaria. Uno de ellos el de la rúbrica, cuando la rusa se revolvía para impedir el final, su primera caída en una sesión nocturna de Nueva York después de 22 triunfos sucesivos. Tras un intenso peloteo, la española ejecutó con frialdad a su rival, enviando un revés de los suyos al vértice y poniendo en pie a la afición neoyorquina, entregada al reverso que hizo estragos durante hora y media.

No era la primera vez que Suárez derribaba a la siberiana –antes, en los seis duelos previos, lo consiguió una vez: Canadá 2014–, pero lo de esta vez añade el componente de hacerlo en la Arthur Ashe, a ojos de 24.000 espectadores y los de toda la audiencia. Dominó de principio a fin, porque se sintió de fábula y encima Sharapova puso de su parte, desdibujada desde el principio. Sufrió desde la primera pelota la rusa, inerme en los intercambios y desastrosa en el servicio, resumido en ocho dobles faltas y una recompensa mínima con primeros (48%) y segundos (39%). Lejos, lejísimos de la tenista que ganó cinco grandes y alcanzó el número uno.

Hoy día, solo quedan rescoldos de aquella campeona, que trata de recuperar crédito después de su sanción por dopaje a marchas forzadas y no lo consigue. Desde su regreso solo ha ganado un trofeo en una plaza menor (Tianjin) y en los grandes no ha logrado rebasar los cuartos, en París, cediendo entonces contra Garbiñe Muguruza. Esta vez la retrató Suárez, quien la condujo a cometer 38 errores no forzados, algunos de ellos grotescos, y la destapó de arriba abajo: hoy por hoy, más allá del aura mercadotécnica que la rodea y su glorioso pasado, Sharapova (31 años) es una más en la pista.

La última vez, en Australia 2016

Guerreó todo lo que pudo y más –recortó el 5-2 inicial hasta el 6-4–, pero entregó seis veces el saque y en el cuerpo a cuerpo se le vieron las costuras. Suárez, disfrutando, la sacó de sitio permanentemente. Le obligó a correr y a correr, y la hirió definitivamente en el clímax de la noche, cuando selló con una dejada de revés un peloteo soberbio de 20 golpes. Lució una y otra vez el revés a una mano y puso a la grada en pie antes de citarse con la local Madison Keys el miércoles, en los cuartos. Sonríe Suárez y le sobran motivos, porque ha superado momentos difíciles y aterrizó en una escala que este mismo curso ya saboreó en el Open de Australia.

Es la séptima vez que lo consigue en su carrera, de modo que tiene una oportunidad fabulosa para romper su techo en un grande. De momento, le queda el Happy Birthday al unísono de la central de Nueva York, seducida por el tenis cerebral y el repertorio técnico de la española. Treintena feliz para ella. Lo escribe Toni Nadal: "Carla Suárez nos deleita". "Muy destacable es, aparte de la enorme calidad de nuestra tenista, su capacidad de seducirnos con, probablemente, el tenis más bonito del circuito femenino". Lo dice el técnico, quien algo de esto sabe.

RESULTADOS DE LOS OCTAVOS

CUADRO MASCULINO: John Millman, 3-6, 7-5, 7-6 y 7-6 a Roger Federer; Novak Djokovic, 6-3, 6-4 y 6-3 a Joao Sousa; Kei Nishikori, 6-3, 6-2 y 7-5 a Philippe Kohlschreiber; Marin Cilic, 7-6, 6-2 y 6-4 a David Goffin.

CUADRO FEMENINO: Carla Suárez, 6-4 y 6-3 a Maria Sharapova; Madison Keys, 6-1 y 6-3 a Dominika Cibulkova; Naomi Osaka, 6-3, 2-6 y 6-4 a Aryna Sabalenka; Lesia Tsurenko 6-7, 7-5 y 6-2 a Marketa Vondrousova.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información