Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marat Safin: “En la URSS, bajo el miedo, Nadal no hubiera ganado un solo partido”

El ruso (Moscú, 38 años) era un tenista volcánico, distinto. Ganó dos grandes, el segundo en Nueva York, y fue un número uno que enfiló la salida rápido debido a una lesión. También ha trabajado para Putin

Marat Safin, el pasado mes de noviembre en Londres.
Marat Safin, el pasado mes de noviembre en Londres. Getty

Cuando se aproxima, la envergadura de Marat Safin (Moscú, 38 años) impresiona. Es un armario que viste por completo de negro, está plenamente en forma y tiene los brazos cargados de tinta por los tatuajes. Volcánico, siempre fue distinto en un entorno en el que prevalece la corrección. Ganó dos grandes, el segundo en Nueva York, y fue un número uno que enfiló la salida rápido debido a una lesión y a la falta de estímulos, cuenta, habiendo ganado también dos Copas Davis con su país. También ha trabajado para el gobierno de Putin y en apenas tres semanas se le podrá ver en la Senior Masters Cup de Marbella.

Pregunta. Se retiró a los 29 años. ¿Sabe que el tenis se quedó con muchas más ganas de Safin?

Respuesta. Gracias, pero ya no podía correr. Contra todos los chicos y gente como Nadal o Djokovic necesitaba más energía, más físico. Tuve una lesión que me mató la rodilla y no podía desplazarme hacia la derecha. Entonces… entonces ya se sabe: en este deporte, si no corres, no ganas, y si no ganas tal vez no merezca la pena seguir jugando.

P. Pero otros jugadores hubieran continuado, aunque fuera a medio gas.

R. Quizá, pero yo no. Para ser el número 50, 40 o 25… Para eso no. Yo quería estar al menos entre los cinco mejores, así que creí que lo mejor era dejarlo, aunque todavía fuera relativamente joven.

P. Desde entonces, año 2009, ¿cómo ha evolucionado el tenis?

R. Desde mi punto de vista se ha producido un cambio generacional muy evidente, sobre todo por cómo son ahora los niños. Ahora, los jóvenes son la generación del iPad: son más introvertidos, solo se relacionan con su gente más cercana, apenas socializan con el resto de los jugadores… A lo mejor me equivoco, pero yo lo veo así. Ahora, los niños solo se comunican a través de Internet y eso, obviamente, también les influye en la mentalidad.

La escuela soviética era extremadamente dura. Daba miedo y te hundía

P. Entonces, ¿vuestro compromiso con el juego era mayor?

R. No, no se trata de una cuestión de compromiso, sino que nos lo tomábamos de otra manera. En mi caso éramos una familia que viajábamos juntos y nos repartíamos el dinero, y podíamos salir a cenar con otros jugadores del tour, todos de países diferentes, y pasárnoslo de forma increíble juntos. Antes podíamos estar 100 personas en el vestuario y hacerles bromas a Agassi o Sampras, y no recibir ninguna mala mirada. Ahora todo es diferente... Ahora no, ahora cada uno tiene cinco entrenadores, cuatro asistentes, siete masajistas…Antes había un entrenador para dos o tres chicos y a lo mejor durante una semana tenías un preparador físico, pero ya está. Con el tiempo todo se ha profesionalizado, pero en realidad el nivel del juego no ha crecido tanto. Bueno, solo Nadal y Federer han mantenido el nivel; los otros son también buenos jugadores, pero no destaca ninguno verdaderamente.

P. Entonces, ¿se divierte ahora viendo el tenis?

R. No, la verdad es que no lo veo nada. Me gusta jugar de vez en cuando, tocar la pelota alguna que otra vez para mantenerme en forma, pero lo cierto es que no veo los partidos y lo que es jugar-jugar, no… [risas]. Creo que mi momento pasó y una vez que lo dejas necesitas descansar un poco del tenis; tal vez más adelante vuelva a ver los partidos, pero ahora no.

P. Ha estado colaborando siete años con el gobierno ruso. ¿En qué exactamente?

R. He trabajado en el Parlamento Federal, representando en la cámara baja a una región [Nyzhny Novgorod]. Cuando dejé el tenis estudié la carrera y me hice abogado.

P. Pero eso de estudiar después de retirarse no es del todo común entre los deportistas de élite, ¿no?

R. La carrera del tenista es demasiado corta y yo creo que a lo largo de la vida se pueden hacer varias cosas, porque hay muchas cosas interesantes por ahí. Debes estudiar, porque sin estudios no vas a ningún lado. Hay mucha gente que se lo toma como: el tenis y ya está, y no estoy de acuerdo. Hay que tener una mirada más amplia. El hecho de que hayas jugado al tenis no significa que solo puedas ser tenista. Puedes estudiar Medicina o Finanzas, las cosas que están a tu alrededor, pero nadie se atreve porque muchos piensan que el tren se les pasó y que los deportistas no piensan. Es un cliché que no es cierto. Yo lo hice, así que se puede hacer. Los jóvenes deben darse cuenta de que la vida no se acaba solo en el tenis, que se pueden hacer muchas otras cosas.

Nadal y Federer siguen ganando Grand Slams porque el nivel de los jóves hoy es bajísimo

P. ¿Y cómo es eso de trabajar para Putin? Parece un tipo muy serio…

R. Lo es.

P. No es un hombre de bromas, vaya.

R. Yo no le haría ninguna broma… Me he cruzado con él un par de veces y ya está, porque en realidad él trabaja a diario con los ministros federales. El presidente está a otro nivel.

P. Llegó a celebrar puntos bajándose los pantalones. ¿Por qué era tan volcánico?

R. Digamos que de vez en cuando hacía alguna que otra y rompía alguna que otra raqueta... [risas]. Era muy expresivo, a veces se me cruzaban los cables porque era muy competitivo. Me gustaba interactuar con el público y yo creo que eso le gustaba a la gente.

P. ¿Qué opina de Nadal?

R. Creo que su familia hizo un buen trabajo. Nadie pensaba que él llegaría a ser lo que es ahora, por todo lo que le ha ido ocurriendo durante su carrera. Lo que más me impresiona es su profesionalidad, su compromiso con el tenis. Solo puedo quitarme el sombrero.

Safin, durante un partido de la Copa Davis de 2006 en Madrid.
Safin, durante un partido de la Copa Davis de 2006 en Madrid. EFE

P. Su tío Toni empleó un método muy soviético con él, ¿no?

R. Soviético… No lo creo, de lo contrario Rafa hoy ya no estaría jugando al tenis, no hubiera tenido éxito. En la URSS tendría tantísimo peso sobre sus hombros que no podría ganar ni un solo partido, así que lo soviético mejor dejarlo a un lado… La escuela soviética es tremendamente dura, porque no solo no te aporta confianza, sino que te la arrebata. Produce miedo, así que Nadal, con miedo, no podría pasar de la mitad de la pista.

P. Habla de miedo. ¿Tan sumamente estricta era esa escuela?

R. Sí. Te ponen mucha presión en todo y todo se hace a partir del miedo. No te elevan, sino que te hunden. Y eso, tanto en un deporte individual como el tenis como en uno colectivo, es imposible porque no puedes jugar nunca con miedo. El sistema ruso del deporte era así, a partir del miedo.

P. Y en cuanto a Federer, ¿qué me dice? Continúa en lo alto, va a cumplir 37 años y usted lo dejó con ocho menos.

R. Creo que es el tenista más talentoso de toda la historia. Antes era imposible jugar a ese nivel hasta los 37, imposible; 30 o 31 como máximo, no más. Lo que ocurre es que ahora el nivel de los jóvenes es muy bajo y por eso se mantiene el orden, y Nadal y él siguen ganando los Grand Slams. Insisto: el nivel de los jóvenes es muy bajo.

Con el tiempo todo se ha profesionalizado, pero el juego no ha crecido tanto

P. Entonces, ¿tiene preferencia por uno u otro?

R. Son dos estilos diferentes: uno juega bonito y el otro es más físico.

P. Pero, aparte de ellos, ¿disfruta con algún jugador más?

R. No, la verdad que no. Son buenos chicos, pero no…

P. ¿Y Kyrgios? ¿Es de los suyos?

R. Sí, está bien… pero no es algo extraordinario. Ya hemos visto a gente así.

P. Usted fue el número uno más alto de la historia. ¿Qué mérito tiene que alguien como Schwartzman [1,68] compita a estos niveles?

R. Nosotros también teníamos a Olivier Rochus [belga de 1,68]. Son pequeños, pero muy talentosos y es muy complicado jugar contra ellos porque se mueven de un lado a otro todo el rato. El alto tiene ventaja, pero hasta cierto punto, porque los otros suelen tener más control y mejor trabajo de piernas. Lo compensan de esa forma. Al final, todo está en la cabeza.

P. Hablando de la cabeza, ¿qué le ocurrió a Djokovic estos dos últimos años? Nadie termina de entenderlo del todo.

R. Creo que no lo entendía ni él. Son cosas que pasan en la vida… Creo que debería cuidar bien de su mente en lugar de dejar esto a otra persona y ahora va por el buen camino.

RESULTADOS DE LOS OCTAVOS

CUADRO MASCULINO:Rafael Nadal, 6-3, 6-3, 6-7 y 6-4 a Nikoloz Basilashvili; Dominic Thiem, 7-5, 6-2 y 7-6 a Kevin Anderson; John Isner, 3-6, 6-3, 6-4, 3-6 y 6-2 a Milos Raonic; Juan Martín del Potro, 6-4, 6-3 y 6-1 a Borna Coric.

CUADRO FEMENINO: Serena Williams, 6-0, 4-6 y 6-3 a Kaia Kanepi; Karolina Pliskova, doble 6-4 a Ashleigh Barty; Anastasija Sevastova, 6-3, 1-6 y 6-0 a Elina Svitolina; Sloane Stephens, doble 6-3 a Elise Mertens.

ENTRE LAS FIGURAS DE LA SENIOR MASTERS CUP

La presencia del ruso Marat Safin será una de las novedades de la próxima edición de la Senior Masters Cup que se celebrará en el Club de Tenis Puente Romano los días 28 y 29 de septiembre. El moscovita será uno de los atractivos, pero ni mucho menos el único. Los españoles Carlos Moyá, Juan Carlos Ferrero y Albert Costa, el croata Goran Ivanisevic, y los franceses Sebastien Grosjean y Yannick Noah disputarán la tercera edición.

En resumidas cuentas, se darán cita tres números uno del mundo y seis campeones de Grand Slam. El torneo, en un marco espectacular, es una cita consolidada en el calendario deportivo y social de la Costa del Sol. Albert Costa (2016) y Carlos Moyà se proclamaron campeones en las ediciones previas, en las que también se pudo ver sobre la pista al icónico John McEnroe, a Mats Wilander o Path Cash. También, en la grada, al legendario Manolo Santana.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información