Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Deslucido adiós de Ferrer a los Grand Slams

Unas molestias musculares obligan al abandono del alicantino en la primera ronda ante Nadal (6-3 y 3-4, en 1h 17m), en el que supone su último partido en un gran torneo: “Siento no haber podido terminar...”

Nadal vs Federer
Ferrer es atendido de la pierna durante el partido contra Nadal en Nueva York. AFP

Ocurre que la vida te conduce hacia destinos no deseados –un cruce con Rafael Nadal en la primera ronda, por ejemplo–, pero al mismo tiempo inevitables, como consecuencia natural del paso del tiempo. Cuesta imaginar el tenis sin David Ferrer, un jugador que se ha ganado el aprecio de todos porque difícilmente haya habido uno con mayor pundonor en las dos últimas décadas, pero ese engorroso instante se aproxima como el final de aquella película cuyo desenlace ya se conoce. De momento, la pasada madrugada el alicantino disputó su último partido en un Grand Slam, dado que unos problemas físicos le obligaron a renunciar ante el número uno (con 6-3 y 3-4 en el marcador, en 1h 23m) y ya había advertido que Nueva York supondría el broche a su presencia en los grandes escenarios de la raqueta.

“Estoy un poco triste, porque estaba jugando bien e incluso iba ganando en el segundo set...”, contó en la sala de conferencias. “Pero soy un hombre con suerte. Ahora necesito descansar y finalizar mi carrera con mi gente y mi familia. Estoy orgulloso de haberlo dado todo, hasta la última gota: no es que no quiera seguir, es que no puedo”, prosiguió el protagonista.

A sus 36 años, la mitad de ellos exactamente como profesional, Ferrer enfila la recta definitiva de su carrera, con el deseo de cerrar la puerta la próxima temporada en Madrid o Barcelona. Llega poco a poco el final, pero el de Xàbia no se irá por una razón de edad, ni por estar saciado –27 títulos individuales, cuatro de la Copa Davis y en su día número tres– o querer acomodarse después de haber estrenado recientemente la paternidad, sino por el mero motivo de no poder responder a sus propias expectativas: Ferrer solo se entiende siendo competitivo y desde hace tiempo no lo es, de modo que en poco más de medio año recogerá sus bártulos y disfrutará en casa después de una faena extraordinariamente completada.

Con la conciencia muy tranquila, Ferrer y su técnico, Paco Fogués, contemplarán su obra con una legítima sensación de plenitud. No cabe reproche para quien lo ha entregado absolutamente todo. El caso es que ahora no se ve –es el 148 del mundo y cae con frecuencia en las primeras estaciones de los torneos– y por eso dará un paso a un lado en mayo de 2019. Lo hará después de haber disputado la friolera de 63 Grand Slams, habiendo alcanzado una final (la de Roland Garros 2013) y seis semifinales (US Open 2007 y 2012, Open de Australia 2011 y 2013 y Roland Garros 2012 y 2013). En ningún sitio rindió mejor que en París, con un balance de 44 victorias y 16 derrotas.

El primer abandono en un grande

En el global, Ferrer abandona los grandes con un registro de 145-63 (69,7%), después de una emotiva velada en la central de Flushing Meadows contra Nadal. Puestos a poner la rúbrica, qué mejor que ante el balear, su amigo y admirador, y en la pista Arthur Ashe, la más grande del planeta, ante la mirada de casi 24.000 espectadores que le aplaudieron a rabiar. Al final, el dolor le apartó del camino y deslució una noche paradójica, porque nunca antes Ferrer había tenido que renunciar a un partido en un Grand Slam.

Previamente, un choque a cara de perro entre los dos, como siempre, hasta que su musculatura le dijo basta y tuvo que abandonar. Hasta ese momento, Nadal había manejado en todo momento las distancias y golpeó cuando debía golpear. Con la central neoyorquina convertida en un horno (en torno a 30º y una humedad del 70%), el de Manacor abrió este último desafío con una propuesta de máxima seriedad, moviéndose bien, abriendo ángulos y apretando cuando procedía, aunque sin la sensación de llegar a activar verdaderamente el turbo. Rompió el servicio de su rival al cuarto juego y en la definición del primer parcial, y en mitad del segundo todo se acabó.

El tributo de Federer: “Respeto al guerrero”

“Este es mi último Grand Slam”, constató Ferrer, lesionado del sóleo izquierdo, batallador hasta el último segundo. “Siento no haber podido terminar el partido…”, lamentó el español, que pretende desfilar por Monterrey, Auckland, Buenos Aires y Acapulco antes de despedirse el próximo año en la arena del Godó y la Caja Mágica, atendiendo si hace falta a una hipotética llamada de Sergi Bruguera para la Copa Davis. “Lo siento mucho por él, es una persona fantástica. Hemos vivido muy buenos momentos juntos... Lo que ha conseguido David tiene mucho mérito. Hay jugadores que han ganado un Grand Slam y son peores que él”, continuó Nadal, que en la próxima ronda (la madrugada del miércoles al jueves) se enfrentará al checo Vasek Pospisil (7-5, 6-3 y 6-2 a Lukas Lacko).

Ultimate respect for road warrior”, tuiteó Roger Federer desde algún lugar de Nueva York, cuando ya eran las once de la noche y Ferrer caminaba en dirección al vestuario, cojeando y contrariado, pero reconocido por todos. Lo dice RF: un último respeto para el gran guerrero. Bien merecido lo tiene.

RESULTADOS DE LA 1ª RONDA

CUADRO MASCULINO: Fernando Verdasco, 6-2, 7-5 y 6-4 a Feliciano López; Roberto Carballés, 3-6, 6-2, 6-4 y 7-6 a Michael Krueger; Karen Khachanov, 6-3, 6-2 y 6-3 a Albert Ramos; Jason Kubler, 6-3, 6-3 y 6-4 a Roberto Bautista; Stefanos Tsisipas, 6-3, 7-6 y 6-4 a Tommy Robredo; Juan Martín del Potro, 6-0, 6-3 y 6-4 a Donald Young; Andy Murray, 6-7, 6-3, 7-5 y 6-3 a James Duckworth; Stan Wawrinka, 6-3, 6-2 y 7-5 a Grigor Dimitrov; Milos Raonic, 7-6, 6-4, 1-6 y 6-3 a Carlos Berlocq; Paolo Lorenzi, 4-6, 6-47-5 y 6-1 a Kyle Edmund; Denis Shapoalov, 7-5, 5-7 y 4-1 (ret.) a Felix Auger Aliassime; Jack Sock, 6-0, 7-6 y 6-2 a Guido Andreozzi; Gilles Simon, 6-2, 6-2 y 6-3.

CUADRO FEMENINO: Garbiñe Muguruza, 6-3 y 6-0 a Shuai Zhang; Lara Arruabarrena, 6-0 y 6-3 a Kateryna Kozlova; Daria Garvrilova, doble 6-0 a Sara Sorribes; Serena Williams, 6-4 y 6-0 a Magda Linette; Kaia Kanepi, 6-2 y 6-4 a Simona Halep; Sloane Stephens, 6-1 y 7-5 a Evgeniya Rodina; Venus Williams, 6-3, 5-7 y 6-3 a Svetlana Kuznetsova; Karolina Pliskova, 6-4 y 7-6 a Zarina Diyas; Elina Svitolina, 6-3, 1-6 y 6-1 a Sachia Vickery; Lucie Safarova, doble 6-4 a Petra Matic; Qiang Wang, doble 6-2 a Magdalena Rybarikova; Irina-Camelia Begu, doble 6-3 a Jennifer Brady; Vera Lapko, doble 6-3 a Kateryna Bondarenko; Rebecca Peterson, 1-6, 6-4 y 6-3 a Anastasia Pavlyuchenkova; Tatjana Maria, doble 6-3 a Agnieszka Radwanska.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información