Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fútbol neuronal de Riqui Puig

Gattuso piropea al canterano, gran sensación frente al Milan que por poco no abandona el Barça por falta de músculo

Mauri hace falta sobre Riqui Puig Ampliar foto
Mauri hace falta sobre Riqui Puig AFP

Cuando se le cuestionaba a Xavi sobre su fútbol, sobre su facilidad para dar la vuelta con el balón atado a los pies o para tocar de primeras donde requería la jugada, explicaba que era algo lógico porque se había acostumbrado a entregar la pelota antes de recibir tarascadas, parte del juego en el que nunca se iba a imponer. Lo mismo sucedió con Iniesta, que siempre utilizó las neuronas antes que los músculos. Futbolistas que eran el santo y seña del Barça, jugadores que defendían el estilo. “Es imposible clonar a Xavi e Iniesta, son irrepetibles”, pronunció en su día Guardiola, poco antes de que los dos compartieran con Messi el podio del Balón de Oro de 2010. Pero sí que se puede persistir en la idea del juego de posesión y posición con intérpretes similares. Y no hay otro que puje tan fuerte como Riqui Puig, un pequeño hombretón de 18 años que juega con la pelota y los rivales como demostró ante el Milan (0-1 para los rossoneri). Riqui, sin embargo, estuvo a punto de no continuar con el legado que sembró Cruyff, regó Rijkaard y evolucionó Guardiola.

Hace medio año, el director deportivo Pep Segura le notificó a Carlos Puig —padre y representante del jugador— que le faltaba físico para la competición y por lo tanto no le renovarían. La decisión levantó ampollas en el club hasta el punto de que Valverde le comunicó a la secretaría técnica que revisaran la postura porque tenía pensado subirle de vez en cuando a los entrenamientos y llevárselo a la gira norteamericana. Conocida la versión de Valverde, el padre de Riqui pidió audiencia con el presidente Josep Maria Bartomeu, que en un santiamén acordó su renovación por tres años y dos ampliables con una cláusula de 100 millones.

Pasados los días, Riqui convenció a todos, incluso a Segura. Rindió en el filial y enarboló la bandera de La Masia en la Youth League, competición ganada por los juveniles del Barça. Y Valverde cumplió con su palabra al llevárselo a Estados Unidos, donde ha ganado enteros. Dejó destellos ante el Tottenham —sombrero a Eriksen—, le costó destacar ante la Roma porque el equipo no gobernó el balón y dio un recital frente al Milan, siempre con el partido en la cabeza, policía de tráfico para el juego, ganador de segundos y metros con su colocación y fabuloso en la entrega. “Es un espectáculo; él y otros jóvenes del Barça sienten el fútbol y es algo parecido a la poesía”, explicó Gattuso; “no juegan según un modelo táctico sino que mantienen una idea común. Tengo un poco de envidia”. Daniele Massaro, que le hizo dos goles al Barça en la final de la Copa de Europa de 1994 (4-0 ganó el Milan), le pidió la camiseta al final del duelo y se sumó al piropo. “Estamos delante del nuevo Iniesta”. Pero Riqui frena: “Igualar a Iniesta es imposible. Los halagos, de lado, y yo a seguir trabajando en el filial, que es mi equipo. Y si me llama Valverde, tengo que estar preparado”.

El técnico cogió el relevo: “Ha hecho una gran segunda parte. La idea es estar tranquilos con los jugadores porque todos nos emocionamos rápido”. Y Riqui, que siempre quiso estar en el club porque para eso su padre entró en el despacho de Bartomeu, acepta el reto como siempre hizo cuando entendió que su fútbol es de pies y neuronas antes que físico.

Valverde no da por cerrada la plantilla

Pidió Valverde una plantilla corta, unos 21 ó 22 jugadores. Por ahora hay 26 (27 si se cuentan a Cucurella o Miranda como el reemplazo de Digne), aunque se espera vender a André Gomes, Alcácer, Yerry Mina, Marlon y Samper, además de redefinir a Munir, Rafinha y Vermaelen, a los que se les busca acomodo aunque sin ser una prioridad. Aun así y a pesar de los cuatro fichajes (Lenglet, Arturo Vidal, Malcom y Arthur), Valverde quiere más. “Estamos abiertos a mejorar nuestro equipo. Estoy conforme con los que tengo, pero sería un absurdo que dijera que todo está cerrado”, advirtió. Todo apunta a un nuevo mediocentro o un lateral zurdo si no convencen los jóvenes.

Más información