Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Vatreni’, el documental que ha inspirado a la selección de Croacia

La película hecha por tres mexicanos hurga en la memoria del fútbol e independencia de Croacia que irrumpió hace 20 años en el Mundial de Francia

El fútbol en la antigua Yugoslavia era un campo de batalla. El derbi entre Dinamo de Zagreb y el Estrella Roja de Belgrado era una lucha entre los barrios de croatas contra los serbios. En uno de esos partidos, las dos hinchadas se enfrentaron en las tribunas y en el campo. El exjugador del Milan, Zvonimir Boban, preguntaba “¿Qué es esto? ¿Dónde está la Policía?” y minutos después la cámara mostraba cómo pateaba a uno de los oficiales. Era el caos. De esa guerra, la de los Balcanes, emergió un equipo de época, aquel que terminó tercero en el Mundial del 1998.

Vatreni remite al fuego, es el apodo por el que en Croacia conocen a su selección de fútbol y también es el nombre del documental realizado por los mexicanos Edson Ramírez (director), Alfredo Sánchez (productor) y Jorge Linares (director de fotografía). En el filme, estrenado en Croacia en mayo pasado, repasan junto con los jugadores cómo en menos de ocho años alistaron una selección formidable que sorprendió en la Eurocopa de 1996 y la Copa del Mundo en Francia con Davor Suker como prócer. 

“Esta película es para mí una motivación extra para los jugadores”, comentó Zlatko Dalic sobre Vatreni y su equipo que se jugará los cuartos de final contra Rusia (sábado 7, 20.00 hora peninsular española y 13.00 hora mexicana). El entrenador proyectó el documental del mexicano antes de su presentación en el Mundial frente al colectivo de Nigeria, al que atizaron 2-0.  "Es un efecto que no esperas tener no solo con los futbolistas, la gente lloraba y reía en las salas de cine. Esperaban ver una película de fútbol, pero los primeros 30 minutos hablamos de la guerra", comenta Edson Ramírez a EL PAÍS.

El exjugador del Real Madrid, Robert Prosinecki, jugó dos Mundiales con dos países distintos: marcó gol con Yugoslavia en 1990 y con Croacia en el 1998. En la temporada 1991-92 llegó al Bernabéu aunque cuenta en Vatreni, estrenado en mayo pasado, que no tenía tiempo para disfrutar de ser contratado en España porque vivía atormentado por saber de su familia en Zagreb durante la guerra.

Stanic, Prosinecki y Bilic, durante el Mundial de 1998.
Stanic, Prosinecki y Bilic, durante el Mundial de 1998. Getty

Durante el verano francés, Croacia fue el underdog, el equipo subestimado. Vencieron a Jamaica (3-1) y a Japón (0-1), en el tercer partido perdieron por la mínima frente a Argentina, aquel país al que 20 años más tarde golearían 3-0. En octavos, los croatas pasaron por encima de Rumanía (0-1). El partido clave fue contra Alemania, partido en el que se detalla el documental, el presidente Franjo Tudjman llamó por teléfono al seleccionador Miroslav Blazevic. “Los jugadores se lanzaron como kamikazes”, cuenta. Los croatas lo ganaron 3-0.

Los triunfos del combinado de Croacia desataron toda una fiesta nacional en las calles que aún tenían las huellas de los tanques. En semifinales cayeron ante Francia (2-1) por los primeros y únicos goles de Lilian Thuram en su carrera. En el partido por el tercer lugar, los croatas doblegaron a la Holanda de Bergkamp y Kluivert. “No puedo imaginar cómo los Beatles se sentían o los Rolling Stones, pero puedo asumir que ellos se sintieron como nosotros”, refiere Slaven Bilic, exjugador del West Ham, quien refiere que durante su estancia por el Karlsruher de Alemania sus aficionados le preguntaban sobre el conflicto bélico en su país.

Jorge Linares, exalumno de una de las grandes escuelas de cine en México, el Centro de Capacitación Cinematográfica, conoció en Zagreb al hijo del seleccionador de Croacia en 1998, Miroslav Blazevic, en un bar. Ahí le contó el deseo del grupo de amigos que buscaba rodar un filme sobre el éxito efervescente del equipo croata. Allí se gestó, durante tres años y medio, ese vistazo al pasado en el que tiraron de las campañas de fondeo colectivo. "Buscábamos documentales de fútbol, la guerra de Independencia de Croacia y no había ninguno. Entonces contamos la proeza de cómo una selección que antes no existía ganó un tercer lugar", agrega el director mexicano.

La vieja Yugoslavia era “un régimen donde no podías manifestarte como tú querías”, refiere el entrenador de esa generación de 1998, Blazevic. “Queríamos conformar nuestra identidad”, menciona Aljosa Asanovic, exjugador del Valladolid, en el documental. La primera vez que Croacia jugó como Croacia fue el 17 de octubre de 1990. Contra Estados Unidos estrenaron el ahora clásico uniforme a cuadros blancos y rojos. Vatreni sigue encendido y apunta a las semifinales del Mundial.

Más información