Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jaque de los Celtics al Rey LeBron James

Boston se reafirma en casa (96-83) y pone contra las cuerdas a Cleveland (3-2)

LeBron, entre Smart y Tatum. Ampliar foto
LeBron, entre Smart y Tatum. AP

Cleveland y LeBron James están contra las cuerdas. Volvieron a perder con estrépito en Boston (96-83) y los Celtics dominan la final de la Conferencia Este por 3-2.

El TD Garden se antoja una cancha inaccesible para los Cavaliers y para todos los que han competido en ella en los ‘playoffs’. Los Celtics han ganado los diez partidos que han disputado en casa durante esta fase y los Cavaliers han decepcionado las tres veces que han visitado el TD Garden es la final del Este.

El 3-2 que campea ahora en la serie deja sin margen de error a Cleveland. Para plantarse en la final por cuarto año consecutivo necesita ganar el sábado al amparo de su afición y, de conseguirlo, el lunes de nuevo en el TD Garden. O los de Ohio ganan esos dos partidos, o se romperá también la extraordinaria racha de LeBron, que ha disputado las últimas siete finales de la NBA, cuatro con Miami y tres con Cleveland.

Los Celtics dominaron de principio a fin, sin discusión, sin apenas conceder la más mínima oportunidad a los Cavaliers. La energía y eficacia de Jayson Tatum, con 24 puntos, siete rebotes, cuatro asistencias, cuatro robos de balón y dos tapones, marcaron la pauta. El juego colectivo de los Celtics contrastó con la ínfima aportación de varios titulares de los Cavaliers, fiados en exceso a los alardes de LeBron. Tristan Thompson solo anotó un punto, JR Smith, dos, y George Hill, se quedó en siete.

LeBron James se quedó más solo que nunca, con 26 puntos, 10 rebotes y seis asistencias. Concluyó tan decepcionado como exhausto. Kevin Love, al principio del duelo sobre todo, fue el único que acompañó a LeBron, y acabó con 14 puntos y siete rebotes.

BOSTON, 96; CLEVELAND, 83 (3-2)

Boston (3): Rozier (8), Brown (17), Tatum (24), Horford (15), Baynes (6) –equipo inicial-; Morris (13), Nader (0), Yobusele (0) y Smart (13).

Cleveland (2): Hill (7), JR Smith (2), LeBron James (26), Love (14), Tristan Thompson (1) –equipo inicial-; Nance (2), Jeff Green (8), Zizic (3), Korver (7), Calderón (0), Clarkson (8), Osman (0) y Hood (5).

Parciales: 32-19, 21-23, 23-18 y 20-23.

TD Garden de Boston. 18.624 espectadores.

Los Celtics abrieron brecha muy pronto, cerraron el primer cuarto con un contundente 32-19 y ampliaron la ventaja hasta un 36-19. Un rifirrafe entre Nance y Morris se saldó con un tiro libre y posesión para los Cavaliers que lograron un parcial de 0-9. Fue el único momento en que dio la ligera sensación de que podía cambiar la dinámica de juego. No fue así. Los Celtics, con 15 puntos y 12 rebotes de Al Horford, 17 puntos de Jaylen Brown, 13 puntos y seis rebotes de Marcus Morris, y otros 13 puntos de Marcus Smart, remató su plácida victoria muchos minutos antes del final. Los Cavaliers perdían por más de 20 puntos ya al inicio del último cuarto. Otro parcial de 0-9 dio alguna remota esperanza a los Cavaliers (83-71).

Fue un espejismo. Los Celtics volvieron a meter la directa, ganaron de calle y se situaron a una victoria de volver a la final absoluta de la NBA. La última vez que la disputaron fue en 2010 y la perdieron ante los Lakers de Kobe Bryant y Pau Gasol.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información