Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Cavaliers en casa cambian las tornas a la tremenda ante unos desconocidos Celtics

LeBron James lidera con 27 puntos y 12 asistencias la paliza de Cleveland (116-86) y reduce su desventaja en la final de la Conferencia Este (2-1)

Cavaliers Celtics Ampliar foto
LeBron supera a Morris. AFP

Cleveland necesitaba un punto de inflexión en su duelo con Boston. Logró su propósito con tal rotundidad (116-86) que abre nuevas lecturas y perspectivas en la final del Este, que dominan los Celtics pero ahora por 2-1.

LeBron James, una vez más, estuvo al mando de las operaciones con una actuación muy completa: 27 puntos, 12 asistencias, cinco rebotes, dos robos y dos tapones. En esta ocasión estuvo mucho mejor acompañado por Korver (14 puntos), Kevin Love (13 puntos y 14 rebotes), Hill (13 puntos), JR Smith (11 puntos).

La demostración de poderío de los Cavaliers, además, refuerza un dato: la bajada de revoluciones que caracteriza a los Celtics lejos del TD Garden. Suma ya cinco derrotas y una sola victoria lejos de su cancha en los ‘playoffs’.

En el Quicken Loans Arena, los dos equipos parecieron totalmente diferentes a los del TD Garden, donde los Celtics fueron muy superiores y pusieron el 2-0 en la serie. Los Cavaliers salieron desbocados en el tercer duelo y los Celtics perdieron por completo el dominio de la situación. Al amparo de su público, los Cavs se desquitaron con un guion muy parecido al del primer encuentro en Boston, pero al revés. Allí, los Celtics llegaron a dominar por 28 puntos antes del descanso. Esta vez, fueron los Cavaliers los que abrieron una brecha de 23 (61-38) poco antes del intermedio.

CLEVELAND, 116; BOSTON, 86 (1-2)

Cleveland (1): Hill (13), JR Smith (11), LeBron James (27), Love (13), Tristan Thompson (10) –equipo inicial-; Nance (8), Jeff Green (6 ), Korver (14), Calderón (0), Osman (3), Zizic (2) y Clarkson (9).

Boston (2): Rozier (13), Brown (10), Tatum (18), Morris (9), Horford (7) –equipo inicial-; Yabusele (1), Ojeleye (2), Nader (2), Monroe (10), Baynes (7) y Smart (7).

Parciales: 32-17, 29-24, 26-22 y 29-23.

Quicken Loans Arena de Cleveland. 20.562 espectadores.

Jaylen Brown sumó dos faltas muy pronto, los Celtics solo anotaron seis canastas y perdieron cuatro balones en un primer cuarto en el que su defensa concedió 32 puntos. Los Cavaliers llegaron a dominar por 30 puntos (98-68) y cerraron la contienda muchos minutos antes del final con 17 de 34 en triples y nueve rebotes más que su rival.

Los Celtics quedaron desfigurados, solo anotaron seis triples. Jayson Tatum fue el único que destacó ligeramente en anotación, con 18 puntos, pero no en el resto de apartados: solo un rebote y una asistencia. Los demás estuvieron todavía peor. Al Horford se quedó en siete puntos, Brown, en diez, y Morris, en nueve.

Los Cavaliers evitaron el peligro mortal que hubiera supuesto ponerse con un 3-0 adverso. Nunca un equipo ha logrado levantar un marcador así. Los equipos de LeBron, en cambio, han volteado un 0-2 en dos de las siete ocasiones en que estuvieron en esa situación. En la final de Conferencia de 2007, Cleveland remontó el 0-2 ante Detroit. Y en la final de la NBA de 2016, los Cavaliers sorprendieron a Golden State al remontar un 0-2 y un 1-3 y se proclamaron campeones.

El 2-0 se ha producido en 300 ocasiones en los ‘playoffs’ y solo en 19 de ellas se ha producido la remontada. Los Cavaliers de LeBron pretenden completarla por tercera ocasión en los últimos 11 años.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información