Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Nadal ha evolucionado, ahora tiene más armas”

El número uno inicia la gira sobre tierra con una redefinición progresiva de su estilo, ahora menos físico y más ofensivo. “Hoy día es un jugador más completo”, le describe Francis Roig, uno de sus preparadores

Nadal, ayer durante su entrenamiento en Montecarlo.
Nadal, ayer durante su entrenamiento en Montecarlo. Getty

Con la llegada de abril, a Rafael Nadal se le ilumina el rostro y se le afilan los colmillos. Aunque este año se resista, la primavera presagia emociones fuertes para él, el hombre a batir siempre que la arcilla irrumpe en el calendario. Llega, como es tradición, el pistoletazo de salida en Montecarlo, y al número uno se le activan todos los sentidos. “Cada vez que vuelvo aquí es como una historia de amor”, exponía en la jornada de atención a los medios del Principado, donde el curso pasado obtuvo su décimo título y ahora pretende recuperar la inercia después de un trimestre accidentado.

La tierra, siempre, trae de la mano al mejor Nadal, al de la bola alta y los deslizamientos, al del drive imperial y la épica, de modo que el presente solo desprende buenas vibraciones para él. Más, si cabe, después de su reaparición en la Copa Davis. Después de un parón forzado de 75 días, la serie de Valencia radiografió al balear y el resultado fue impecable: Nadal, sobre tierra, es todavía más Nadal, el Nadal desbordante que se transforma en un imposible para los demás. Allí, en la plaza de toros, ni rastro de óxido ni taras.

“Es que ahora, a pesar de ser mayor que antes, coge la forma mucho más rápido”, concede a este periódico Francis Roig, uno de sus dos técnicos, incidiendo en que a pesar de la edad (31 para 32, el 3 de junio) el balear ha adquirido mecanismos que enriquecen todavía más su juego. Es decir, Nadal ya es mayor, pero lejos de ser un hándicap, su veteranía esconde un tenista todavía mucho más completo, superior; tal vez no tenga el fervor físico de antes, pero su grado de análisis y su técnica se han multiplicado.

“Cada año que pasa no perdona y hay que vigilarse más”, introduce Roig, “así que conforme ha ido haciéndose mayor, Rafa se ha dado cuenta de que es capaz de jugar mejor sin la necesidad de tener que hacer los esfuerzos físicos que hacía en el pasado. La esencia no la ha perdido, pero ahora juega con más inteligencia e interpreta mejor. Persigue las bolas que haga falta, porque Rafa siempre será Rafa, pero se ha convertido en un tenista más dominante, con mayor iniciativa”, añade el preparador.

Iguala a McEnroe: 170 semanas como número uno

Superada la treintena, Nadal ha mutado en un gobernador del juego. El mallorquín disfruta de una plenitud que demostró el año pasado en Roland Garros, donde nunca había ganado con tanta exuberancia. “Corre menos que antes, es más agresivo con la derecha y el revés, y con el servicio también ha mejorado”, puntualiza Roig; “en líneas generales, su tenis ha subido. Y ojo, no digo que ahora sea mejor jugador, pero sí que ha evolucionado. Ahora tiene más armas. Siempre ha tenido mucho oficio, lo que ocurre es que antes tal vez jugaba con más corazón y ahora lo hace con más finura”.

Ahora ataca más y corre menos. Antes jugaba con más corazón y ahora lo hace con más finura

FRANCIS ROIG, TÉCNICO DE NADAL

En esta versión madurada, Nadal afronta la gira sobre tierra en lo alto del ranking –ayer igualó las 170 semanas como número uno de John McEnroe–, con menos rodaje que nunca –solo ha disputado dos torneos y siete partidos previos– y sin margen de error. Defiende los 4.680 puntos obtenidos en 2017 por los triunfos en Montecarlo, Madrid, Barcelona y París, y los cuartos de Roma, de modo que cualquier tropiezo devolvería el mando del circuito a Roger Federer. Sin embargo, esto no le hace perder el sueño ni mucho menos. Hoy por hoy, su prioridad es conseguir regularidad y levantar Grand Slams.

“Es evidente que defiende muchos puntos y hay chicos jóvenes que vienen apretando, pero a Rafa lo veo muy bien”, remata Roig antes del estreno en el torneo monegasco. Será este miércoles, contra Aljaz Bedene (58 del mundo), al que derrotó hace dos años en este escenario. Después, el trazado hacia la final puede brindar un encuentro con Novak Djokovic o Dominic Thiem en cuartos, y choques con Grigor Dimitrov o Marin Cilic. “El nivel de Rafael en la Copa Davis permite augurar que tendrá un muy buen año en la tierra batida”, anticipa su tío Toni. Y, si alguien lo conoce bien, ese es él.

DJOKOVIC GANA EN 56 MINUTOS

Djokovic, durante su partido contra Lajovic en Montecarlo.
Djokovic, durante su partido contra Lajovic en Montecarlo. REUTERS

Una de las novedades en esta edición de Montecarlo es el reencuentro de Novak Djokovic con su técnico de toda la vida, Marian Vajda. El serbio prescindió de él hace poco más de un año y apostó por Andre Agassi, pero la fórmula no terminó de funcionar y Nole ha dado marcha atrás.

Condicionado por una lesión en el codo que arrastra desde hace tiempo, Djokovic comenzó la temporada con resultados negativos —octavos de Australia y primeras rondas en Indian Wells y Miami—, pero ayer firmó una victoria rotunda contra Dusan Lajovic: 6-1 y 6-0, en 56 minutos. En la siguiente cita se medirá al joven Borna Coric.

En otros partidos de la primera jornada en el Principado, avanzaron los españoles Albert Ramos (doble 6-3 a Jared Donaldson) y Roberto Bautista (6-4 y 6-3 a Peter Gojowczyk). Además, Kei Nishikori se impuso a Tomas Berdych (4-6, 6-2 y 6-1) y Milos Raonic a Lucas Catarina (3-6, 6-2 y 6-3).

Más información