Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Respeto a los símbolos en la victoria del Atlético ante el Copenhague

La hinchada rojilanca, que no desea una división fatalista, muestra por igual su apoyo a Simeone y a Fernando Torres en el triunfo de los suyos ante los daneses

Fernando Torres frente al Copenhague. En vídeo, declaraciones de 'Vitolo', jugador del Atlético de Madrid. FOTO: EFE / VÍDEO: ATLAS

El silencio puede ser una forma de expresar neutralidad. La escasez de manifestaciones durante el calentamiento de su equipo anticipó el sentir generalizado de la hinchada del Atlético de Madrid en el conflicto que protagonizan Simeone y Fernando Torres, los dos grandes estandartes de la entidad. Como entre la dirigencia, entre la afición existe el temor a una división fatal. Con la eliminatoria resuelta en Copenhague, por los vomitorios, los antepalcos y los aledaños del Metropolitano las opiniones sobre el conflicto se entrecruzaban y se oponían. Había quien censuraba la falta de tacto del entrenador para con un jugador de piel rojiblanca y también quien defendía la perspectiva de un técnico en el que en su cabeza ya no cabe Torres para conformar el plantel del próximo curso. Cuando la megafonía pronunció el nombre del delantero, tronó una ovación. La misma que cuando fue nombrado el técnico. La equidad y ese deseo del armisticio se concretó cuando en el minuto 14, se rindió el tradicional tributo al Cholo. A continuación, los cánticos rindieron homenaje al nueve. La escenografía se repitió

La confrontación es delicada, desgarradora para la estabilidad interna y emocional del club. También ataca a las fibras más sensibles de la masa social. El cisma entremezcla el sentimiento y el puro profesionalismo, elementos complejos de conjugar en el fútbol moderno y sus agobiantes necesidades económicas, cada vez más potenciadas desde el mero resultadismo del éxito deportivo.

A un lado de la discordia, el futbolista símbolo que digiere en silencio y sin un mal gesto no haber contado con una mayor dosis de confianza en determinados momentos. Al otro, el entrenador, también un icono, que ha adelantado en público y a cuatro meses de que se eche el telón al ejercicio que el jugador es muy prescindible en su plan de futuro. El contexto en el que ambos entraron en el santoral rojiblanco es antagónico, pero la reverencia y la entrega para con ambos de los hinchas es incuestionable. Simeone se hizo ídolo en el éxito. Primero fue el líder guerrillero del centro del campo del equipo del doblete. Después, desde el banquillo, ha llevado al Atlético de Madrid a los momentos más grandes de su historia. Le ha reposicionado en la élite, desde una inferioridad económica manifiesta respecto a los grandes transatlánticos del fútbol europeo. Torres se inoculó en la idolatría rojiblanca en años de miseria. Fue el chico de la cantera del que enorgullecerse cuando no había casi nada para ello. Un pilar de 17 años sobre el que sostener las ruinas del descenso a Segunda División y una intervención judicial. No ganó títulos, pero incluso estando ya en Liverpool aún abanderaba el orgullo del hincha. Su regreso, con 50.000 espectadores en el Vicente Calderón fue una exposición de sentimientos y fidelidad mutua.

Atlético

4-4-2 (D.P.)

Diego Simeone

13

Oblak

24

Giménez

29

Sergi

20

Juanfran

2

Godín

6

Cambio Sale Saúl

Koke

23

Vitolo

11

Cambio Sale Gaitán

Correa

14

Gabi

9

Fernando Torres

21

1 goles Gol Cambio Sale Thomas

Gameiro

1

Andersen

19

Vavro

22

P. Ankersen

27

Michael Lüftner

3

Bengtsson

6

Cambio Sale Skov

Kvist

14

Thomsen

77

Cambio Sale Jensen

Fischer

16

Jan Gregus

11

Pavlovic

28

Cambio Sale Jonas Wind

Pieros Soteriou

Copenhague

4-4-2 (D.P.)

Stale Solbakken

En la gestión del regreso y encaje de Torres, Simeone ha puesto por delante en público el plano deportivo por encima de la simbología. Espoleado y molesto por las críticas al juego del equipo, en la previa del partido anticipó la frialdad del crudo profesionalismo contra el tacto hacia los sentimientos, que conforman tanto la grandeza de un club como la victoria o los títulos.

No marcó Torres. Sí lo hizo Gameiro, con buen zurdazo desde la frontal para ganar el partido, lo que le da fuerza a Simeone en su decisión de situarle como el tercer delantero del equipo. Pero eso es solo la parte profesional. En la sentimental, los símbolos se respetan.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información