Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Mis padres confiaron en la Federación de Gimnasia de EE UU para que me cuidaran y nos traicionaron”

Dos estrellas olímpicas estadounidenses ofrecen su testimonio en el juicio a Larry Nassar, el doctor acusado de abusos sexuales

Aly Raisman este viernes en su comparecencia en el juicio de Larry Nassar.
Aly Raisman este viernes en su comparecencia en el juicio de Larry Nassar. REUTERS

Larry Nassar sigue frente a sus peores pesadillas. Este viernes, durante el cuarto día del juicio, la estrella olímpica Jordyn Wieber declaró que ella también fue víctima de los aprovechamientos sexuales del pervertido médico durante su etapa como gimnasta del equipo estadounidense. Su denuncia se suma a las de más de 140 mujeres —varias de ellas reconocidas deportistas, como Simone Biles— que acusan a Nassar de abusos sexuales durante sus 20 años trabajando en la Federación de Gimnasia estadounidense y la Universidad Estatal de Michigan.

“Siempre pensé que entrenar para las Olimpiadas sería lo más difícil que haría. Pero la cosa más difícil que nunca he tenido que hacer es procesar que soy una víctima de Larry Nassar”, afirmó en su testimonio Wieber, entre sollozos y frente a su depredador. La primera vez que le abusó, dijo la gimnasta, fue a sus 14 años de edad, cuando el médico le propuso su “método especial” para curar sus tensiones musculares. En vez de aplicar una cura, Nassar manipulaba a las niñas como Wieber, haciéndoles pensar que al meter sus dedos en los genitales de las pequeñas les estaba ayudando a recuperarse.

La intervención de la deportista, en el juzgado de Lansing (Michigan), es solo una de las 120 que escuchará la juez Rosemarie Aquilina antes de anunciar su sentencia el martes. El doctor, que mantuvo su puesto en la Federación de Gimnasia de EE UU durante 20 años, se enfrenta a una pena de entre 40 y 125 años de cárcel. Por una condena separada, Nassar ya cumple 60 años por delitos de pornografía infantil.

En la sesión de hoy también participó Aly Raisman, otra conocida medallista olímpica que representó a EE UU en los Juegos de Londres 2012 y Río 2016. “Las cosas han cambiado Larry. Estamos aquí. Tenemos nuestras voces y no nos vamos a ninguna parte”, dijo la deportista mientras miraba a Nassar, sentado a pocos metros, vestido con su uniforme penitenciario.

Durante su testimonio, Raisman hizo especial hincapié en que las instituciones le defendieron y permitieron los abusos, algo que ya han sugerido muchas de las otras víctimas. “Adulto tras adulto le protegió. Mis padres confiaron en la Federación de Gimnasia de EE UU para que me cuidaran y nos traicionaron. La falta de responsabilidad por los líderes de la institución, así como el Comité Olímpico estadounidense y la Universidad Estatal de Michigan es una verguenza. Necesitamos una investigación independiente”, afirmó la campeona. Además de Raisman y Wieber, las reconocidas atletas Biles, Gabby Douglas y McKayle Maroney también se han declarado víctimas del doctor.

Raisman también afirmó que ella y sus compañeras estaban obligadas a recibir tratamientos médicos de Nassar. Cuando se quejaron, sus acusaciones fueron desoídas. Para las víctimas, el médico es solo el primero en caer, la punta de un iceberg que sistemáticamente ocultaba los abusos.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información