Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los favoritos se pierden caminito de Belén

Un grupo de seis pilotos equivoca la ruta al tiempo que Van Beveren es evacuado en helicóptero a tres kilómetros de la meta

Matthias Walkner, durante la décima etapa del Dakar, que ganó por eliminación. Ampliar foto
Matthias Walkner, durante la décima etapa del Dakar, que ganó por eliminación. AFP

En motos, la etapa de este martes podría resultar definitiva. Si no para sentenciar quién será el ganador del Rally, probablemente sí para descartar a algunos de los hasta ahora favoritos. Y para encumbrar a otros, como Matthias Walkner, ganador de la etapa y nuevo líder.

Pero, mejor, empezar por el principio: Kevin Benavides (Honda) rodaba en cabeza y marcaba los tiempos a la tropa. Segundo en la general, quería recortarle minutos a Van Beveren. E imponía un ritmo exigente. Pero la concentración quedó descuidada en algún momento, porque equivocó el camino. Y con él, otros tantos. El argentino rodaba con Toby Price y con Antoine Meo (pilotos de KTM). Y empezaron a distanciarse de la ruta correcta. ¡Hasta 10 kilómetros!

La sorpresa fue más grande cuando el resto de favoritos, salvo honrosas excepciones, eligió la misma ruta. Joan Barreda (Honda), que buscaba estos días recortar las distancias perdidas en la etapa maratón, siguió las marcas de Benavides y compañía junto a Svitko (Slovnaft) y Brabec (Honda). Cuando se dieron cuenta de que iban por el camino equivocado y dieron media vuelta ya era demasiado tarde. Todos perdieron unos minutos preciosos, variaban de los 38 que perdió Barreda a la hora que se dejó Meo. Fue un error que, inicialmente, podría haber marcado la carrera. Pero se verá en los próximos días. Las sorpresas no terminaron ahí.

Ocurrió, sin embargo, que uno de los pocos pilotos avispados de los que rodaba en cabeza, Van Beveren (Yamaha), el líder de la general, sufrió un accidente terrible en los últimos minutos de la especial. Iba rapidísimo por una zona de arena con partes muy mojadas y piedras cuando salió volando. Apenas le quedaban unos tres kilómetros para llegar al fin de la cronometrada (373 kilómetros), en Belén. Pero, después de ser atendido por las asistencias médicas en el lugar del accidente, vio cómo se escapaban sus opciones de ganar el Dakar. Finalmente, tuvo que ser evacuado en un helicóptero medicalizado. Tenía fracturada la clavícula derecha, sufría un traumatismo torácico y del raquis dorsal. Y así no se puede seguir. Ni que le queden a uno tres kilómetros para ganar la etapa.

Así las cosas, Matthias Walkner, que había salido más retrasado que aquellos y había seguido por el trayecto adecuado, se alzaba pues con la victoria en una especial que se convirtió en otra escabechina más de este Dakar tan exigente, en el que también se cayó Laia Sanz, aunque pudo seguir para terminar décima. La ruta, las etapas, los giros y los peligros los ideó el director del Rally, Marc Coma. Magnífico navegador. Y este martes se salvaron muy pocos de los que rodaban en cabeza. Entre ellos, Gerard Farrés, tercero, que logró escalar posiciones en la general, donde ahora es cuarto, a unos 48 minutos del austriaco. Por delante de él, Pablo Quintanilla, a 42. Y Barreda, el que mejor parado salió de entre los que se perdieron: está segundo, a casi 40 minutos.

Más información