Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rafa Nadal, una semana para alzar el vuelo

El número uno debutará en Melbourne contra el veterano Estrella Burgos (37) y afronta un cuadro relativamente amable hasta las semifinales. Muguruza se estrenará contra la invitada Ponchet

Nadal sirve durante un entrenamiento en Melbourne.
Nadal sirve durante un entrenamiento en Melbourne. REUTERS

Mientras afina su puesta a punto, retardada por las secuelas de la lesión de rodilla que le mermó en la recta final de la temporada anterior, Rafael Nadal se encontrará con un escenario amable durante el tramo inicial del Open de Australia, que comenzará el próximo día 15. Este jueves, a primera hora de la mañana hora española, se oficializó el sorteo de los cuadros y el número uno puede mirar con optimismo el futuro inmediato, puesto que a priori, mientras recupera las sensaciones y los automatismos, la fortuna le ha regalado (siempre a priori) un poco más de tiempo.

De entrada, Nadal tendrá un estreno contra el veterano Víctor Estrella Burgos, de 37 años y 81 del ranking. El dominicano, una de las referencias deportivas de su país y uno de los jugadores de mayor edad del circuito, supondrá (… a priori) una buena piedra de toque para reinsertarse en la competición oficial, toda vez que hasta ahora el de Manacor tan solo ha participado en dos exhibiciones y renunció tanto al compromiso de Abu Dabi como al único torneo oficial en el que estaba inscrito antes del grande australiano, en Brisbane.

Después, el camino de la primera semana seguiría sin ser sinuoso. El chileno Nicolas Jarry (105) o el argentino Leonardo Mayer (52) serían el siguiente escollo, continuado por el bosnio Damir Dzumhur (30) o el prometedor croata Borna Coric (47). Se elevaría ligeramente el terreno en la segunda, en la que asoman teóricamente John Isner (16) o Diego Schwartzman (26), y después Pablo Carreño (10), Gilles Müller (25) –su último verdugo en Wimbledon– o el gigantón Marin Cilic (6), el primer nombre de verdadera entidad que aparecería en el paisaje.

Hasta ahí, un trazado propicio para readaptarse y adquirir estímulos. Eso sí, en unas hipotéticas semifinales ya no habría escapatoria y el cruce podría ser con Grigor Dimitrov (3), ganador de la Copa de Maestros y hoy día un talento mucho más entero. Por lo tanto, Nadal evitará a tenistas de talla mayor como Novak Djokovic o Stan Wawrinka –eso sí, ambos una incógnita– ni a amenazas como el alemán Alexander Zverev, el argentino Juan Martín del Potro o el imprevisible Nick Kyrgios, una apuesta siempre indescifrable.

Garbiñe, una tregua de dos rondas

Todos ellos quedaron encuadrados en otras vías del mapa. Mientras, el suizo Roger Federer, defensor del título obtenido el año pasado, debutará contra Aljaz Bedene (51) y también tiene una progresión asequible: Jan Lennard Struff (53) o Soon Woo Kwon (172) y luego el devaluado Richard Gasquet. Las curvas vendrían para él en la segunda semana, en la que podría medirse a Del Potro (o bien David Goffin, adversario bastante más tibio que el de Tandil), Sam Querrey o Milos Raonic, y Zverev o Djokovic en unas teóricas (teóricas) semifinales.

El de Manacor esquiva a amenazas como Djokovic, Wawrinka, Zverev, Del Potro o  Kyrgios

En el cuadro femenino, a Garbiñe Muguruza se le presenta una tregua de tan solo dos rondas. La hispano-venezolana, tercera cabeza de serie del torneo, llegó entre algodones a Melbourne debido a unos problemas musculares que le forzaron al abandono en Brisbane y Sidney. Dos presencias, dos renuncias. Sin embargo, el primer major le ofrece un arranque exento de hostilidad. Abrirá contra la francesa Kessika Ponchet (270), invitada por la organización, y acto seguido tendría un pulso con la taiwanesa Su-Wei Hsieh o una jugadora procedente de la fase previa.

Pero hasta ahí el tregua, el margen. Luego, dinamita. Agnieszka Radwanska, Angelique Kerber, Caroline Garcia y Simona Halep componen un trazado verdaderamente complicado, aunque en el caso de Muguruza ya se sabe que la pelota suele estar casi siempre en su tejado. Carla Suárez quedó emparejada con una tenista de la previa y Lara Arruabarrena con Richel Hogenchamp. Respecto a otros españoles, los cruces quedaron así: David Ferrer contra Andrey Rublev; Roberto Bautista se medirá a Fernando Verdasco; Albert Ramos a Jared Donaldson; Guillermo García-López frente a Benoit Paire y Feliciano López encara a Sam Querrey.

Más información