Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Serena Williams se hace esperar

La estadounidense, de 36 años, afirma que no se encuentra preparada físicamente para defender el título del año pasado en Australia: "Puedo competir, pero quiero hacer mucho más que eso y necesito tiempo"

Serena Williams, durante una exhibición reciente en Abu Dabi. EFE

La idea era muy tentadora: Melbourne, origen y continuación, el marco en el que Serena Williams se desmarcó de Steffi Graf (22 majors) y se quedó a un solo paso de Margaret Court (24), y por encima de todo, el último torneo en el que la estadounidense jugó y venció antes de anunciar su embarazo y su pausa, a finales de enero del curso pasado. Era muy tentadora la opción de volverle a ver ahí, sobre el tapete azul, de Melbourne Park, haciendo su regreso oficial. Sin embargo, no será así. Para volver a verle en un gran escenario habrá que esperar, como mínimo, hasta el mes de mayo.

Este viernes, la organización del Open de Australia anunció que Williams, número uno durante 319 semanas y ganadora de 23 grandes, no disputará la edición que arranca en menos de dos semanas, el próxima día 15, lo cual no significa que la tenista no esté bien o a punto. Serena, que participó hace una semana en la exhibición de Abu Dabi –derrota contra la joven Jelena Ostapenko: 6-2, 3-6 y 10-5– como antesala al que en teoría iba a ser su retorno definitivo, se encuentra bien, casi a punto, pero e ahí el matiz: casi.

Y el casi, ese casi, no es válido para una campeona de raza como ella, que durante toda su carrera se ha aplicado la máxima de apuntar a lo más alto posible. Todo lo demás, no vale. “En Abu Dabi me di cuenta de que, aunque estoy muy cerca, aún no me encuentro donde personalmente me gustaría estar”, trasladó en un comunicado. “Mi entrenador y mi equipo siempre me han dicho: ve solo a los torneos cuando estés preparada para llegar hasta el final. Y ahora puedo competir, pero no quiero únicamente competir, quiero hacer mucho más que eso y para hacerlo necesitaré un poco más de tiempo”.

Serena solo juega para ganar, para ser la número uno y ampliar la leyenda, y al no sentirse en condiciones prefiere postergar su regreso. Cuando vuelva a la pista volverá sin ranking, después de más de un año en la reserva y habiendo pasado por el altar para contraer matrimonio con su marido Alexis Ohanian. Fruto de esta relación nació el pasado 1 de septiembre su primer retoño, Alexis Olympia Ohanian Jr, al que ya portaba en el útero el año pasado cuando conquistó por séptima vez Australia; entonces ya eran casi tres meses de gestación. De modo que era muy bonita la idea, la forma perfecta de abrir el 2018, pero Williams ha optado por la renuncia. Habrá que esperar. Su ADN solo admite el éxito.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información