Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tenis

Serena Williams vuelve a las pistas tras ser madre: “Miraba a la grada y pensaba, ¿estará bien Olympia?”

La estadounidense, de 36 años, cae frente a Ostapenko en su regreso en Abu Dabi cuatro meses después de dar a luz a su primera hija

Serena Williams, durante el partido de exhibición contra Ostapenko, en Abu Dabi.
Serena Williams, durante el partido de exhibición contra Ostapenko, en Abu Dabi. EFE

El día de Navidad, Serena Williams confesaba en las redes que había olvidado su edad y había tenido que consultarla en Wikipedia. El descuido bien podría servir de anécdota simbólica para el proceso que tiene que completar ahora la tenista, de 36 años. ¿Quién soy? ¿Qué hacía antes? Las primeras respuestas llegaron este sábado en Abu Dabi, escenario del regreso de la estadounidense tras casi un año apartada de las pistas, cuatro meses después de ser madre. Enfrente, Jelena Ostapenko, 20 años, número 17 del mundo y vigente campeona de Roland Garros, que se llevó el duelo de exhibición por 6-2, 3-6 y 10-5 en el supertiebreak. "Los primeros partidos siempre son increíblemente duros, especialmente después de tener un bebé", explicó la estadounidense tras el partido.

El duelo fue un nítido reflejo de esa recuperación de sensaciones necesarias para Williams, ganadora de 62 títulos, 23 de ellos del Grand Slam. Primeros juegos de tanteo, más propios de un partido amateur, con una intensidad pactada entre las dos jugadoras: escaso movimiento, saques suaves dentro del cuadro y golpes sin aceleración. Tras ceder el primer set (6-2), la estadounidense metió varias marchas más, con cambios de ritmo y un paso adelante en la pista, sobre todo en el resto, esencia de esa Serena campeona, que igualó la contienda (3-6), pero no pudo con Ostapenko en el desempate a diez puntos.

La vuelta de Serena fue para ella doblemente especial, ya que entre los 5.000 espectadores que prácticamente llenaron las gradas de la pista central se encontraba su hija, a la que tuvo en septiembre, con su familia. "Estaba un poco preocupada, miraba a mi gente en la grada y pensaba ¿estará bien Olympia?", indicó la tenista.

El verdadero regreso, sin embargo, se podría producir a partir del 15 de enero, si Williams encarara la defensa del Abierto de Australia, el último torneo que disputó cuando ya estaba embrazada. De momento, lo único seguro es que está alistada para el cuadro del torneo, aunque este sábado dejó abierta su participación: "No sé si estoy totalmente preparada para volver al circuito. Sé que cuando vuelva, definitivamente quiero competir por los títulos". 

Será este primer grande la verdadera prueba para su recuperación, un torneo que le trae el mejor de los recuerdos, como dijo en septiembre: "Algo divertido, las iniciales de mi hija son AO [Alexia Olympia] como las del Australian Open que ella ganó conmigo". 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.