Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El regreso de Serena después de ser madre

Apenas cuatro meses después de dar a luz, se enfrenta este sábado a Ostapenko en Abu Dhabi

Serena Williams durante un partido del Australian Open.

Serena Williams, Victoria Azarenka, Kim Clijsters y Lindsay Davenport tienen mucho más en común que haber sido número uno del mundo en tenis. Las cuatro han sido madres y han vuelto a jugar después de ello. Apenas cuatro meses después de haber dado a luz, Serena se enfrentará este sábado a Jelena Ostapenko en un torneo de exhibición en Abu Dhabi. "Estoy encantada de regresar a las pistas por primera vez desde el nacimiento de mi hija en septiembre [nació el 1]", anunció hace unos días. Su último partido fue en enero de 2017 cuando embarazada de dos meses, ganó su vigésimo tercer grand slam en el Abierto de Australia.

La tenista norteamericana, de 36 años, regresa oficialmente a las pistas con la ilusión de poder defender ese título y superar el récord de la australiana Margaret Court, quien ganó 24 grandes.

Retomar la actividad después de un parto depende mucho del tipo de deporte que uno practica. Según Manuel Rodríguez, médico deportivo que trabaja en el equipo ciclista Orica, no es lo mismo la natación o el remo, en el que uno "está flotando", que el tenis o el baloncesto, en los que hay "aceleraciones más bruscas", ya que uno está constantemente saltando, acelerando y cambiando de dirección. Un ejemplo es el de su mujer, la piragüista Beatriz Manchón que en 2007 dio a luz y a los 40 días estaba disputando un campeonato de España.

Manchón no logró el podio en ese torneo, pero poco a poco sus sensaciones fueron mejorando y nueve meses después alcanzó su máximo objetivo: clasificarse para los Juegos de Pekín 2008. "Ese año conseguí mis mejores registros individuales", resalta Manchón. Según Rodríguez, el regreso de la menor de las Williams puede ser similar en cuanto a la progresión: "Serena será más fuerte a nivel de resistencia y de estructuras, pero posiblemente tarde unos meses o un año en volver a adquirir su nivel competitivo máximo".

Rodríguez explica que durante el embarazo "las articulaciones sugieren cambios porque las estructuras ligamentosas pierden resistencia para facilitar la labor de parto y ganar en elasticidad". Es precisamente ese reacondicionamiento muscular y ligamentoso lo que requiere "un proceso relativamente largo". Sin embargo, hay un factor positivo del embarazo en la mayoría de las deportistas de élite. Su organismo, que no está acostumbrado a tanto descanso debido a los calendarios exigentes, logra asimilar en nueve meses la carga de los entrenamientos de los años anteriores. "Además, hay un aumento considerable de hormonas que no solo facilitan el parto, sino que hacen que ese organismo que venía de llevar muchos años de acumulación de trabajo pueda incluso salir más fortalecido", explica Rodríguez.

Otro factor que puede afectar el regreso de Serena es la lactancia y la alteración de los ciclos de sueño. En un primer momento, la tenista amamantó a su hija. "Queridas mamás, ¿cuánto tiempo han amamantado ustedes? ¿Es raro que me emocione de solo pensar en que en algún momento tendré que dejar de hacerlo?", escribió Williams en su cuenta de Twitter a comienzos de este mes. Rodríguez explica que, desde el punto de vista médico, una debe proponer la lactancia "como algo muy fisiológico para la relación entre la madre y el niño, pero que también debe ser consciente de que la producción de leche materna es una carga extra en el organismo del atleta". 

Fuera del tenis hay varios ejemplos de regresos felices. La kayakista española Maialen Chourraut dio a luz en 2013 y se proclamó campeona olímpica en Río 2016. O la atleta etíope Tirunesh Dibaba. Tres años después de ganar el oro en los 10.000m en Londres 2012, Didaba dejó la competición para ser madre y solo un año más tarde estaba en Río colgándose un bronce en la misma prueba. La palista Teresa Portela, la winsurfista Marina Alabau, la jugadora de balonmano Silvia Navarro, son algunos nombres de deportistas españolas que han sido madres y han vuelto a competir al más alto nivel. Este sábado es el turno de Serena Williams.

Madres, tenistas y reinas del circuito

Serena Williams tiene ejemplos exitosos de otras tenistas que han vuelto y lo han ganado todo. La belga Kim Clijsters logró conquistar tres Grand Slam (dos US Open y un Abierto de Australia) y recuperar el número uno del ranking tras haber sido madre. Lindsay Davenport también: dio a luz en junio de 2007 y en septiembre volvió a la competición ganando el torneo de Bali donde posó feliz junto al trofeo y su hijo. Victoria Azarenka, en cambio, no la ha tenido fácil: en Wimbledon de este año vivió una situación incómoda por el orden de juego, cuando estuvo durante una jornada esperando a que se concretara la hora de su partido, que terminó a las nueve de la noche. Justo después, se separó de su pareja y el pasado agosto tuvo que renunciar al US Open por una disputa sobre la custodia de su hijo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información