SIEMPRE ROBANDO
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El Madrid y los milagros

Que las temporadas regulares más terribles y descontroladas del Real suelan acabar con Champions tiene tanta explicación como la carta marítima de los restos de Santiago

Bale celebra el primero de sus dos goles al Celta.
Bale celebra el primero de sus dos goles al Celta. Octavio Passos (Getty Images)

Cuando escribo estas líneas el Madrid está a 17 puntos del Barcelona, es decir, media Liga. Son esas situaciones tan madridistas en las que el cabeza dice que no y el corazón que sí. Otra vez que pasó algo parecido —todo perdido— fue en Lisboa, cuando los corazones decían que sí y las cabezas que no, menos una. El drama de la Liga es que ocurra tan temprano: el Madrid se ve obligado entonces a jugar por fe, no por razón. Son caminos distintos para el mismo objetivo, pero el primero más tortuoso.

En el Museo Gaiás, Cidade da Cultura de Santiago, uno se topa de repente con decenas de palos de madera prensados, unos encima de otros como preparados para una hoguera. Son bastones de peregrinos, algunos más pulidos, otros arrancados directamente de los árboles; con ellos, mujeres y hombres caminan cientos de kilómetros por los más diversos motivos, incluso religiosos. Hace unos años se expuso el supuesto primer bastón, que llegó, según la leyenda, con el cuerpo del apóstol desde Palestina.

Más información
El Madrid muere de nostalgia
El Madrid no vuelve, el Madrid no se va

De hecho, tal y como relata el propio museo, como los peregrinos llegaban a Compostela y no veían el cadáver, empezaron a sospechar: sus inquietudes fueron resueltas exponiendo pruebas de que allí se encontraba Santiago, tales como la cadena con la que lo ataron en Jerusalén, el cuerno de un buey con el que el cuerpo se movió por Galicia o el cuchillo utilizado para torturarlo. Es decir, como un secuestro pero al revés: tú recorrías Europa a pie para que te dieran pruebas de que el apóstol estaba muerto. Y aún así volvías medio mosqueado porque el cuerpo, lo que se dice el cuerpo, no lo habías visto.

Pronto eso ya dio igual. Se resolvió con fe: había que creer. Por mucho que se creyese, el cuerpo de Santiago no tenía por qué haber recorrido los mares desde Palestina hasta Galicia, entre otras cosas porque si entra un bulto de semejante tamaño por las rías te digo yo a ti lo que pasa. Pero si se creía funcionaba, y de hecho funcionó y funciona con rendimiento milagroso.

El camino que le espera al Madrid tiene toda la pinta de ser el mismo que el de los peregrinos: van a Santiago no porque esperen encontrarse al apóstol sino para encontrarse a sí mismos. La Liga si no vale para título vale para diván: se juega todas las semanas y ayuda a mantener el control. Que las temporadas regulares más terribles y descontroladas del Real suelan acabar con Champions tiene tanta explicación como la carta marítima de los restos de Santiago. Será que el consuelo, cuando se busca, se encuentra.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Manuel Jabois

Es de Sanxenxo (Pontevedra) y aprendió el oficio de escribir en el periodismo local gracias a Diario de Pontevedra. Ha trabajado en El Mundo y Onda Cero. Colabora a diario en la Cadena Ser. Sus dos últimos libros son las novelas Malaherba (2019) y Miss Marte (2021). En EL PAÍS firma reportajes, crónicas, entrevistas y columnas.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS