Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pepe Imaz: “Van contra Djokovic porque eligió el amor”

Dejó el tenis a los 23 años y desde hace cinco asesora emocionalmente al serbio, de cuyo declive se le responsabiliza. El riojano (Arnedo, 43 años) charla con EL PAÍS sobre su método de 'Amor y Paz'

Pepe Imaz (izq.) y Marko Djokovic (dcha.), durante un partido de Novak.
Pepe Imaz (izq.) y Marko Djokovic (dcha.), durante un partido de Novak.

De arranque, durante casi 10 minutos de respuesta, Pepe Imaz (Arnedo, La Rioja; 43 años) ofrece un discurso en el que alude en repetidas ocasiones a la armonía, el ego, la aceptación y el respeto. Habla de su doctrina, Amor y Paz, y de cómo nació su vínculo con Novak Djokovic. “Se interesó por esto debido a que su hermano Marko estaba metido en un problema muy grande, en una depresión muy profunda”, detalla el riojano, que enmarca la conversación en una pequeña caseta blanca, donde dispone dos sillas enfrentadas y sin obstáculo alguno de por medio. Su palabra está acompañada de movimientos constantes y expresivos. Con la piel tostada por el sol, sonríe todo el rato y cierra el encuentro con una sentencia: “Que la vida organice. La vida es mágica y nosotros entorpecemos la magia de la vida”

Pregunta.¿En qué consiste exactamente lo de Amor y Paz?

Respuesta. A todos, desde pequeñitos, nos han enseñado a coger el camino del ego; primero muy sutilmente y luego vorazmente. Nos han enseñado que solo debe importarnos el yo, como leones, y lo demás es secundario. Y en el tenis ocurre lo mismo. Ocurrió en mi generación y hoy día, desgraciadamente, sigue siendo lo normal. Ya no se va a competir, sino a guerrear. Y la guerra comienza con uno mismo, porque te maltratas; vas machacándote y eso desgasta mucho. Sin embargo, cuando se conoce este camino del amor, la vida cambia. Todo empieza a tener un sentido y una armonía que nunca habíamos conocido. En mi caso la consecuencia de mi maltrato fue la bulimia, pero en el de otros puede ser el alcohol o la droga. El tenis ha sido mi vida desde los cuatro años y ahora trabajo con todo ese tipo de problemas emocionales.

P. ¿Por qué acude a usted una estrella como Djokovic?

R. Vino hace cinco años porque su hermano sufría una depresión y no había manera de solucionarlo. Al cabo de dos meses, Marko comenzó a cambiar y claro, Novak se dijo: ¿Qué pasa aquí? Él es muy curioso y quería saber de dónde venía esto. A partir de entonces él notó el bienestar; seguía compitiendo y jugando, pero en lugar de verlo como una competición agresiva lo veía de un modo armónico. Su carácter se comenzó a armonizar, su juego comenzó a evolucionar… Todo esto le aportó muchísimo. Ganó Roland Garros, que era lo único que le faltaba, con esa calma que le estoy contando. Recuerdo que antes de las semifinales yo estuve con él toda la noche. Después de casi cuatro años de trabajo, me decía: Pepe, es maravilloso, porque estoy muy cerca de mi objetivo pero estoy en calma, no hay angustia, no hay miedo, esto es impresionante.

P. Entonces, ¿ganó por el amor o porque es muy bueno?

Ahora Novak se acepta y es más libre. En lugar de ponerlo de ejemplo se destruye lo que hace”

R. El amor no le hizo ganar, pero le hizo estar mejor consigo mismo. Eso es lo que le ocurrió. Después de eso, su cuerpo le dijo basta. Es como cuando subes al Everest, con el pie medio engangrenado y desnutrido, pero cuando consigues poner la bandera bajas y al llegar alguien te dice: ¿Y por qué no vas a por otro ochomil? Y claro, su cuerpo ya no respondía. A él le pasó eso. Ganó en París, pero después se le presentó el reto de ganar los cuatro grandes en un año y su cuerpo no estaba preparado. El no respetó eso.

P.¿Le duele que se frivolice y se cuestione su mensaje?

R. No, hay mucho respeto ante esa opinión, y te hablo desde aquí [se señala el corazón]. La gente tiene todo el derecho a opinar, aunque yo creo más en la opinión que en el juicio, porque lo uno es compartir y lo otro es imponer. Para mí, el camino del amor te hace estar bien. Te lanzan un cuchillo y devuelves una caricia. Me pueden llamar tonto, pero yo prefiero vivir así. A mí, de verdad, no me duele porque hay respeto

P. Pues se dice que una de las causas del bajón de Djokovic es usted. ¿Qué dice de eso?

R. Yo no quiero defenderme, pero mi vida no es Novak. ¡Pobre de mí si así lo fuese! Trabajo con él desde hace cinco años, pero ahora vendrá otro chico que se llame Carlos o Jesús y compartiré esto con ellos. Mi vida depende de mi crecimiento personal. Con respecto a Novak, llevo con él desde hace cinco años y parece que eso la gente no lo escucha. No me quiero defender, pero digo una realidad: llevo cinco años y hace cuatro, mire lo que hizo; y hace tres, también; y hace dos, también... Entonces, ¿es lógico decir eso? No lo creo, pero con esto yo no quiero defenderme, porque al amor no hay que defenderlo.

Novak Djokovic abandona la pista tras perder un partido en Wimbledon. ampliar foto
Novak Djokovic abandona la pista tras perder un partido en Wimbledon. AFP

P. ¿Qué Novak se encontró y qué Novak encontramos hoy día?

R. Él no tenía algo en qué trabajar, porque uno busca soluciones cuando no le van bien las cosas, pero a él todo le iba fantásticamente. Vio que su hermano estaba muy mal y le ayudó. Se conoce muy poco de lo que hace Novak. Es muy humano; ya lo era antes, pero en los últimos años ha regado esa semilla de ser bueno que él tenía. Lo que él hace es estratosférico y, lo mejor de todo, es que lo hace sin que la gente se entere. Dice: no, yo no he sido. Eso es algo mágico. Es una persona espectacular, muy sensible. Cuando vio que lo de su hermano se solucionaba buscó en mi persona, equivocadamente, porque yo no le curé. Yo solo soy un intermediario que compartí con él lo que a mí particularmente me salvó la vida. Esto no lo comparto con todo el mundo, porque hay gente que dice: ¡Bah! Y tiene todo el derecho, pero no vamos a perder el tiempo.

P. Él era muy caliente y ahora ha perdido fogosidad en la pista, ¿no?

R. Yo creo que cualquier persona cercana a Novak, que le quiere y que desea que él sea feliz, le dirá que está fantásticamente bien. Fuera de la pista tiene muchísima calidad de vida. Ahora bien, el que opina desde el resultadismo vuelve al: sí, pero hace un año empezó a bajar. ¿Y a qué se debe? A que en su día necesitaba un descanso y no se lo dio, no se lo permitió. En 10 años Novak no tuvo una sola lesión de larga duración y de corta muy pocas. Por su físico, por todo lo que se cuida y la atención que le pone a todo, ha tenido una vida atlética muy sana y eso le ha hecho no tener un solo parón mental. Sin embargo, cuando llegó al clímax de Roland Garros, explotó y su cuerpo hizo bluff. Él quiere continuar, pero lo hace agotado, y aún agotado, como su calidad es tan grande, va más o menos hacia delante por ese carácter balcánico que tiene. Siguió mucho más de lo que lo hubiera hecho cualquier otro, pero hubo un momento en el que no aguantó más. Gracias a Dios, o al universo o a como cada uno lo quiera llamar, el codo le dijo hasta aquí hemos llegado.

P. O sea, ¿que considera que la lesión ha sido oportuna?

R. Yo interpreto que es una lesión que a él le va a ayudar a descansar y a refrigerar el motor. Si tú tienes el mejor Mercedes, pero no cuidas el motor, va a llegar un momento en el que va a explotar. Novak tiene un motor que le hace ir más allá de lo normal, pero si él no lo para, le para.

P. ¿Por qué decidió romper con su equipo de toda la vida?

R. No sé los motivos, pero tengo una idea, porque Novak no esconde nada; él se sienta y habla. Fue una ruptura en armonía, diciendo: necesito un cambio. Sentía que necesitaba algo diferente y por eso lo decidió, sin más. Lo que él siente que debe cambiar, lo cambia. Pero fue en una armonía espectacular y este tipo de cosas no suelen ser así.

P. Pero, ¿le observaban a usted con algún tipo de recelo?

R. ¡Qué va, al revés! Todos ellos son maravillosos. Recelo ninguno, al revés, porque veían que Novak estaba cambiando de un modo positivo. En la pista le iba mejor y estaba menos tenso, luego era fantástico. Cuando llegué yo estaban Marian [Vajda, su entrenador y hombre de máxima confianza], Gigi [Gebhad Phil Gritsch, su preparador físico] y Miljan [Amanovic, fisio], y para mí todos ellos son un equipazo; luego vino Becker para complementar el equipo. Lo que viví con todos fue fabuloso, de una armonía fantástica, hasta que luego, no sé personalmente por qué, ocurrió esto.

P. ¿Cómo es Boris Becker en las distancias cortas?

R. Es firme, a lo mejor. Yo le conocía de verle por la televisión, de niño, viéndole ganar con 17 años, en 1985, Wimbledon. Yo le seguía como a un ídolo, junto a Lendl. Luego tuve el privilegio de compartir tiempo con él y es una buenísima persona. Todo lo que se ve, de serio y de fuerte, lo tiene de bueno. Ahora bien, es un hombre de carácter y con sus opiniones; las dice con fuerza y con contundencia, y me parece fantástico. Es un hombre fabuloso y muy respetuoso. Solo tengo agradecimiento hacia él. Me podía haber tratado mal y no lo hizo; nos miraba a todos por igual.

P. Sin embargo, a usted le criticó públicamente.

Djokovic y su mujer Jelena meditan en Marbella, el año pasado. ampliar foto
Djokovic y su mujer Jelena meditan en Marbella, el año pasado.

R. No lo sé... usted está mucho más al día que yo. Yo no leo, solo me entero por lo que me va llegando, por lo que me comenta algún amigo… Todo el mundo puede opinar. Yo no hago esto para que la gente opine bien o mal, sino porque lo siento. No puedo pensar cuántos van a mi favor y cuántos en contra, porque estaría perdido. Lo único que intento es crecer como ser humano, aunque otros digan que me vaya a tomar por saco. Yo, lo que se escribe, ni lo leo ni lo busco. A mí nunca me lo dijo ni nunca lo noté, y después tampoco lo he sentido.

P. Y Djokovic, ¿cómo asume él las críticas en la intimidad?

R. Respeta la opinión de los demás, porque si juzgase estaría haciendo lo mismo que le hacen. Él se dice: ¿Quién soy yo para juzgar lo que dicen los otros? Tienen todo el derecho del mundo… Si yo vengo y le digo una barbaridad puede pegarme un puñetazo, o bien podemos decir: no lo comparto, pero lo respeto. Eso no le afecta, no le hace daño. Sabe que algunas cosas no son verdad y como él se acepta a sí mismo, es más libre y no le afecta lo que piensen los demás.

Su cuerpo le pedía un descanso, pero no se lo permitió e hizo 'bluff’. Jugó agotado”

P. ¿Siguen trabajando juntos?

R. De la misma manera, hacemos lo mismo que hacíamos antes, no ha cambiado nada. De los últimos cinco años aquí hemos hecho lo mismo. Voy a algunos torneos cuando encaja, cuando él siente que lo necesita y yo también siento que va a ser positivo. Ahora vendrá por aquí [Marbella] dentro de poco para estar un tiempo. Ha sido papá otra vez y está de maravilla. ¡Fíjese cómo organiza la vida, que ahora tiene todo el tiempo del mundo y puede estar con su hija recién nacida! El universo ha conspirado de forma fantástica.

P. Para terminar: el tenis o el deporte de élite, ¿no son en el fondo un poco insanos?

R. No son entornos normales, desde luego. Por eso es tan bonito cuando aparece alguien como Novak, que además de tenerlo todo se muestra interesado por otras cosas y se involucra en su crecimiento interior. Sin embargo, en lugar de decir, ¡qué maravilla!, y de ponerlo de ejemplo, se intenta destruir aquello que hace... Novak es un icono y ha escogido el camino del amor; sin embargo, se ha esperado a que decaiga su nivel tenístico para ir contra aquello que está haciendo.

Retiro prematuro (23) y cursos en la Costa del Sol

Imaz vive actualmente en la Costa del Sol e imparte cursos en el Club de Tenis Puente Romano (Marbella). Nació en La Rioja y a los 10 años viajó a Barcelona para convertirse en un tenista profesional. A los 18 figuraba entre los 400 mejores del mundo, pero una serie de problemas personales hicieron que abandonase el circuito muy pronto, con solo 23.

Después saltó a la fama como el gurú espiritual de Djokovic, que ha defendido el número uno durante 223 semanas y hoy día es el 12 del mundo. El de Belgrado no compite desde que se retirara en los cuartos de Wimbledon (4 de julio).

"Ni usted ni yo somos completamente libres, nadie lo es", explica en el encuentro con EL PAÍS; "lo que sí puedo decir es que yo hoy soy más libre de lo que lo era hace un mes. Parece que si estás en el amor, no puedes dedicarte a la competición y no puedes ganar a esos niveles… Pues pregúntaselo a Novak, que lleva cuatro años y no ha parado".

"Y no es Novak, porque él es la punta del iceberg que todo el mundo mira, sino cualquiera. Yo, en el momento en que empecé a respetarme, mi vida y mi tenis hicieron fueron hacia arriba. Es lógico, porque si tú te sientes mejor vas a correr más y a jugar mejor", concluye Imaz, que se despide a mediodía de forma cortés, tras más de una hora de conversación.

Más información