Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sin Djokovic hasta 2018

El serbio renuncia a lo que resta de temporada debido a una lesión en el codo. Después de jugar 51 grandes consecutivos, regresará en enero fuera del 'top-10', por primera vez desde hace una década

Djokovic
Djokovic, durante la rueda de prensa en Belgrado. Getty

El runrún venía de lejos y cobró mayor intensidad cuando Novak Djokovic, el número cuatro del circuito, deslizó después de abandonar en los cuartos de Wimbledon que lo mejor tal vez sería frenar en seco: “Nunca antes había sentido tanto dolor. Cuanto más juego, peor me va”. Entonces, hace solo un par de semanas, el de Belgrado sugirió la posibilidad de no volver a competir esta temporada, algo que ayer oficializó. El motivo, una fuerte dolencia en el codo derecho que arrastra desde hace un año y medio.

“He tomado la decisión de no volver a jugar ningún torneo durante el resto de la temporada 2017”, transmitió este miércoles Djokovic, a través de una comparecencia en directo emitida en Facebook Live; “Wimbledon probablemente fue el peor torneo para mí en cuanto a dolor. He consultado a muchos doctores y especialistas en los últimos 12 o 15 meses, especialmente en los dos últimos, cuando sentí que la lesión iba a peor, y todos están de acuerdo en que necesito un tiempo de descanso”.

Nunca antes había hecho Nole un parón similar. De hecho, el próximo US Open (a partir del 28 de agosto) será el primer Grand Slam que se pierde desde que debutase en la élite, hace 12 años. Desde su primer major (Open de Australia 2005) ha participado en 51 de forma consecutiva, pero dentro de un mes no competirá en Nueva York ni tampoco en las semifinales de la Copa Davis, contra Francia, o la Copa de Maestros –ahora mismo es séptimo en la carrera–, entre otros eventos.

“Esto supone una experiencia completamente nueva para mí”, expresó el ganador de 12 grandes, que este año no pudo superar la barrera de los cuartos en Melbourne, París ni Londres. “Afronto una de esas lesiones que no pueden resolverse al momento. Solo puedes dejar que la naturaleza siga su curso para curarte, así que he tenido que tomar una decisión que no ha sido fácil profesionalmente”, prolongó Nole, que en el ejercicio actual solo ha podido celebrar dos trofeos: Doha (enero) y Eastbourne (julio).

Nadal y Federer: pulso por el número uno

La decisión de frenar tendrá una consecuencia directa para Djokovic, de 30 años. Cuando regrese —“el 1 de enero de 2018 estaré completamente listo”— ya no figurará entre los 10 mejores tenistas del ranking mundial, un hecho que no ocurría desde el 5 de marzo de 2007; lo hará, posiblemente, entre el puesto 14 y el 20 del listado. Además, el balcánico perderá la opción de arrebatarle a Andy Murray el número uno y su renuncia abre las puertas a un mano a mano entre Rafael Nadal y Roger Federer por el trono, ya que el suizo no defiende punto alguno de aquí al cierre y el mallorquín una bolsa muy escasa.

“Intento verlo con optimismo, creo que todo en la vida pasa por alguna razón. Intentaré emplear este tiempo lo mejor que pueda para estar con mi familia y seguir distintos métodos de rehabilitación para volver a la pista cuanto antes. Después de un par de meses espero volver a entrenar”, explicó El Djoker, que a su vez confirmó que seguirá trabajando con Andre Agassi. “Estoy deseando trabajar con él de nuevo y ver cómo puedo progresar. Quiero volver el año que viene todavía más fuerte”, concluyó.

UN EDEMA ÓSEO DEBIDO A UNA SOBRECARGA

La dolencia que ha forzado a Djokovic a parar nace esencialmente de un edema óseo en el codo. El origen es un exceso de actividad y la falta de descanso en los últimos meses. Al serbio le molesta especialmente en los golpes de derecha y a la hora de servir. "Mi cuerpo tiene límites", afirmó.

Nole consultó a varios médicos, entre ellos Zdenko Milinkovic, cirujano experto en ortopedia y galeno del equipo serbio de la Copa Davis. También pidió asistencia a otros doctores que le recomendó el propio Agassi, su técnico, que respaldó la decisión de parar.

"Parece que serán cinco largos meses, pero pasarán rápido porque hay muchas cosas que quiero hacer. Mi esposa Jelena y yo esperamos nuestro segundo hijo, lo que nos llena de felicidad y alegría", zanjó.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información