Murray y Djokovic, reyes de capa caída

El escocés cede ante Querrey (3-6, 7-6, 7-5, 5-7 y 6-1 en 3h 30m), mientras el serbio, que podía arrebatarle el número uno, se retira ante Berdych. Este se medirá a Federer y el estadounidense se batirá con Cilic

Murray devuelve la pelota contra Querrey.
Murray devuelve la pelota contra Querrey.DANIEL LEAL-OLIVAS (AFP)
Más información
Wimbledon 2017: cuadro, horario y resultados de los partidos
Columna | 'Cuando menos te lo esperes', por TONI NADAL
Lo que no vemos en Londres

Jornada de sonoras caídas ayer en Wimbledon. Primero fue el ídolo patrio, el número uno del ranking, Andy Murray, el que cayó ante Sam Querrey en cinco sets (3-6, 6-4, 6-7, 6-1 y 6-1 en 2h 42m). Luego le llegó el turno a Novak Djokovic, que tenía la oportunidad de recuperar el cetro del tenis mundial si el domingo se alzaba con el torneo. Pero el serbio no pudo ni concluir su duelo ante Thomas Berdych. Una lesión en el codo derecho le hizo retirarse en el segundo set, cuando ya había perdido el primero (7-6). “Tengo que considerar tomarme un periodo de descanso”, declaró Nole tras el pulso; “cuanto más juego, peor estoy”.

Con los dos gigantes fuera, el camino parece expedito para Roger Federer, que no dio ninguna opción al canadiense Raonic (6-4, 6-2 y 7-6 en 1h 58m). El suizo jugó su partido número 100 en Wimbledon y lo aprovechó para vengar su derrota del año pasado y alcanzar las semifinales por duodécima vez. Los espectadores de la central volvieron a ver al mejor Federer, que cerró el encuentro con solo nueve errores no forzados. Además, con sus 46 winners acabó por desquiciar a Raonic, que finalizó el partido con 48 errores. Mañana el suizo luchará con Berdych por meterse en la final, lograr su octava victoria sobre la hierba inglesa y sumar un nuevo Grand Slam a su cuenta de 18.

La otra semifinal será la que disputen el estadounidense Sam Querrey y el croata Marin Cilic. El último batió al verdugo de Rafael Nadal, Gilles Müller, en otro partido de larga duración: 3-6, 7-6, 7-5, 5-7 y 6-1 en 3h 30m. Luego llegó la gran sorpresa del día. Andy Murray, el úktimo campeón y número uno, sucumbió al bombardeo de Querrey en cinco sets. El escocés, en baja forma durante la mayor parte del curso, pagó algunos problemas físicos y cedió las dos últimas mangas sin presentar gran oposición. Al británico le queda el consuelo de que saldrá de Wimbledon como número uno, aunque se mostró resignado a ceder el trono más pronto que tarde.

El discurso autocrítico del escocés

“Sucederá en algún momento. Si no ha pasado al final de este torneo, pasará al final del US Open [en septiembre]”, dijo el tenistade Dunblane; “no creo que nadie haya estado como número uno durante toda su carrera. Todo llega al final y no he jugado lo suficientemente bien este año como para merecer estar ahí mucho tiempo”.

Sam Querrey, de 29 años, se convirtió en el primer jugador estadounidense que aterriza en las semifinales de un Grand Slam desde que lo hiciera su compatriota Andy Roddick en 2009, tanto en Australia como en Wimbledon. Aprovechó el mal momento de Murray, que en los días previos tampoco había dado muestras de poder reeditar el triunfo del año pasado y 2013. El escocés perdió ocho veces el servicio y sufrió las sacudidas del tenista de San Francisco, cuya estadística reflejó 70 golpes ganadores (por 33 de Murray) y 27 aces.

Ayer, Murray y Djokovic ko. Hay dos reyes de capa caída.

Sobre la firma

Alejandro Ciriza

Cubre la información de tenis desde 2015. Melbourne, París, Londres y Nueva York, su ruta anual. Escala en los Juegos Olímpicos de Tokio. Se incorporó a EL PAÍS en 2007 y previamente trabajó en Localia (deportes), Telecinco (informativos) y As (fútbol). Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Navarra.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS