Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Agassi y Djokovic, una pareja con química

Después de una semana de trabajo, Djokovic y Agassi, que no cobra por ayudarle, dicen que quieren seguir juntos: “En esta etapa de mi vida necesito cosas que me motiven y Andre lo ha hecho”

Agassi observa a Djokovic durante un entrenamiento.
Agassi observa a Djokovic durante un entrenamiento. Getty

A finales de abril, cuando Novak Djokovic fue eliminado por David Goffin en los cuartos de final del Masters de Montecarlo, sonó el teléfono de Andre Agassi, instalado en el oeste de los Estados Unidos. El serbio quería hablar con él, pero no solo de tenis. También quería comprobar Nole si había feeling, si estaban en la misma onda y si el norteamericano, poseedor de ocho Grand Slams, podía echarle una mano para enderezar el rumbo profesionalmente. Agassi dudó. Efectivamente, había conexión, química, un diálogo que confluía y por delante una propuesta de lo más atractiva: reimpulsar al diezmado Djoker. La toma de contacto fue positiva, pero la alianza no cuajó.

Los días posteriores hubo más charlas telefónicas que no se ceñían estrictamente a la raqueta. También hablaron de familia, de costumbres, de formas de ver la vida. Agassi, de 47 años y alejado del circuito desde que se retirase (2006), dudó; reside en Nevada, junto a su mujer, la exjugadora Steffi Graf, y desde allí dirige algunos negocios y varias escuelas de tenis base, todo ello incompatible con el ir y venir por todo el mundo que demanda el circuito durante todo el año. Sin embargo, el desafío era demasiado goloso como para dejarlo escapar.

“Le dije que podía ayudarle por teléfono, ya que no pensaba que necesitara mucha ayuda y además no puedo compaginar lo de entrenar con mi situación actual”, reconoció en una entrevista para Eurosport con su predecesor en el banquillo de Nole, el alemán Boris Becker. “Steffi me dijo: ‘Eh, quizá lo disfrutes’. Y le pregunté: ‘¿En serio?’. La respeto mucho, por eso dije que aceptaba, que iría a París temprano y que llamaría a Novak para encontrarnos”, agregó Agassi, a quien estos días se le ve como un niño con zapatos nuevos en París y que, por cierto, no percibe remuneración alguna: “Hago esto en mi propio tiempo y con mi propio dinero. Tan solo quiero ayudarle”.

Conserva el estadounidense los mismos andares de siempre, el pasito corto y las puntas de los pies hacia adentro, exactamente igual que cuando fue el número uno. Se le ve feliz de haberse reencontrado con el tenis, deporte que en realidad llegó a odiar, como confesó en su biografía Open. En los entrenamientos observa, analiza y procesa. Después charla con Djokovic sentado en una banqueta en conversaciones que pueden prolongarse durante más de cinco minutos. “Desde la primera vez que hablamos sentí que encajábamos perfectamente”, expresa el número dos, de 30 años; “en esta etapa de mi vida es importante encontrar cosas que me motiven y Agassi lo ha hecho. Me siento joven física y mentalmente”.

"Han vivido emociones similares"

En un principio, Agassi se marchará de Roland Garros para continuar con su rutina diaria. El primer ensayo con el serbio, acompañado también por su hermano Marko, concluirá al cierre de la semana. Sin embargo, la intención de ambos es prolongar el vínculo. “Es un gran entrenador. Espero que podamos seguir juntos muchos meses más, pero tenemos que sopesarlo cuando se acabe este torneo. Aun así, está claro que necesito la figura de otro entrenador para cuando Andre no esté”, matizó el de Belgrado, que resolvió sus tres primeros partidos ante Marcel Granollers, Joao Souza y Diego Schwartzman, este último con apuros.

Hago esto en mi propio tiempo y con mi propio dinero. Tan solo quiero ayudar a Novak

Andre Agassi

Para ambos, la asociación ha llegado en el momento idóneo. Djokovic necesitaba un faro y Agassi un acicate que le acercase de nuevo a su deporte. Por lo tanto, ganan ambos y, sobre todo, gana el tenis. “A mí me encanta ver a Andre aquí”, opina Feliciano López, apeado ayer (6-1, 6-3 y 6-3 ante Marin Cilic). “Fue un gran jugador, muy inteligente en la pista, sobre todo en la época en la que estuvo con Brad Gilbert. Era muy táctico, sabía cómo jugar y dónde tirar la pelota, a pesar de que en sus inicios parecía un poco alocado”, añade el toledano.

“Seguro que le aporta”, valora Jordi Arrese, plata en los Juegos de Barcelona y exseleccionador en la Copa Davis; “fue un crack, así que cualquier cosa que le pueda decir tendrá una influencia positiva. Creo que puede ayudarle a cambiar la mentalidad”. E incide Feliciano: “Al final, junto a este tipo de jugadores tan grandes como Agassi, siente un apoyo y tiene a su lado a alguien que ha vivido momentos como los que él está viviendo. Tenistas como Novak necesitan que el mensaje que les llega sea de alguien que haya vivido cosas similares”.

RESULTADOS. SÁBADO 3 DE JUNIO

Agassi y Djokovic, una pareja con química

CUADRO MASCULINO: Fernando Verdasco, 6-2, 6-1 y 6-3 a Pablo Cuevas; Feliciano López, 6-1, 6-3 y 6-3 a Marin Cilic; Andy Murray, 7-6, 7-5 y 6-0 a Juan Martín del Potro; Stan Wawrinka, 7-6, 6-0 y 6-2 a Fabio Fognini; Kevin Anderson, 6-7, 7-6, 5-7, 6-1 y 6-4 a Kylie Edmund.

CUADRO FEMENINO: Carla Suárez, doble 6-4 a Elena Vesnina; Simona Halep, 6-0 y 7-5 a Daria Kasatkina; Carolina Wozniacki, 6-2, 2-6 y 6-3 a Catherine Bells; Alize Cornet, 6-2 y 6-1 a Agnieszka Radwanska; Caroline García, 6-4, 4-6 y 9-7 a Su-Wei Hsieh.

*La jornada fue suspendida por primera vez esta edición por la lluvia. A las 17.15 se detuvo y sobre las 19.00 se pospuso definitivamente.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información