Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenada por difamación la exministra francesa que acusó a Rafa Nadal de dopaje

Roselyne Bachelot, ministra de Salud y Deportes durante el mandato del expresidente Sarkozy, tendrá que pagar al tenista español una indemnización de 10.000 euros en concepto de daños y perjuicios

Nadal, antes de comenzar un partido en la Copa de Maestro de Londres. Reuters-Quality

La exministra francesa Roselyne Bachelot ha sido condenada por difamación tras haber acusado de dopaje a Rafael Nadal en 2016. El Tribunal Correccional de París ha emitido un veredicto por el que la política deberá pagarle al deportista 10.000 euros en concepto de daños y perjuicios, y tendrá que abonar otros 2.000 euros por las costas judiciales. Además, deberá abonar otra multa de 500 euros exentos de cumplimiento, es decir, que solo tendrá que abonar en caso de reincidencia. La defensa del tenista había reclamado una indemnización de 100.000 euros por los daños que, según consideró, habían causado las palabras de Bachelot sobre la imagen de Nadal.

Entre 2007 y 2010, Bachelot fue ministra de Salud y Deportes en Francia con el Gobierno del expresidente Nicolas Sarkozy. El año pasado, en el contexto de una tertulia del programa Le Grand 8, del canal galo D8, la política afirmó que la lesión de rodilla que apartó al tenista español de las pistas desde mediados de 2012 hasta 2013 se debió a un positivo por dopaje que, según ella, fue encubierto por el deportista. “Sabemos que la famosa lesión de Rafa Nadal, que le tuvo siete meses fuera de la competición, es ciertamente debido a un control positivo”, expresó Bachelot sin aportar ningún tipo de prueba.

Hoy, unas horas después de conocerse la sentencia, Nadal se expresó a través de un comunicado en el que trasladó lo siguiente: "Reiterar el máximo respeto al procedimiento judicial del que hemos conocido hoy su resolución, queriendo dejar constancia una vez mas de mi máximo respeto y confianza en la Justicia francesa y en sus Tribunales que han dictado sentencia sobre este lamentable asunto.”

“Cuando presenté la demanda pretendí no solo defender mi integridad e imagen como deportista, sino también los valores que he defendido a lo largo de mi carrera y evitar futuras conductas en cuanto a que, cualquier persona pública o privada pueda lanzar acusaciones injuriosas en un medio de comunicación contra un deportista, sin fundamentos ni datos que puedan demostrarlo, quedando impune. La motivación como ya dije en su momento nunca fue económica”, precisó en la nota de prensa.

Francia, el marco idóneo

La primera acusación se produjo en marzo del año pasado y, de inmediato, Nadal replicó desde Indian Wells. “Estoy completamente limpio. He trabajado muy duro durante mi carrera y cuando he estado lesionado nunca he tomado nada [ilegal] para acelerar mi recuperación”, expresó el ganador de 16 grandes; “estoy cansado de esto. Estoy muy lejos de este asunto, no sé nada del doping. Nunca he intentado esconder nada de lo que hice. Hice un tratamiento de plasma rico en plaquetas (PRP) y lo hice con células madre. Dejé de jugar al tenis durante siete meses. Usé células madre dos veces en mis rodillas y me fue bien. Nunca he hecho, hice ni haré algo que sea incorrecto”.

Roselyne Bachelot.
Roselyne Bachelot. AFP

Nadal anunció que emprendería acciones legales contra Bachelot y al mes siguiente, en abril, interpuso una querella por difamación en los juzgados de París al entender que se había dañado su honor y que para restablecerlo el marco francés, de donde procedía el dardo, era el más idóneo. De hecho, Nadal contrató los servicios del abogado francés Patrick Maissoneuve, uno de los más reconocidos del país vecino, para acometer la acción judicial. La vista inicial fue en junio, pero el proceso fue dilatándose; a priori se preveía una resolución para finales de 2016, pero la congestión judicial postergó el dictamen del juez hasta hoy.

El dinero, destinado a obras sociales

Al abrirse la causa, EL PAÍS se puso en contacto con el letrado, que incidió en la gravedad de las acusaciones por el hecho de que Bachelot hubiera estado al frente de la cartera de Deportes del estado francés. “El hecho de que haya sido una exministra agrava su situación, por la gran responsabilidad que esa antigua función implicaba”, manifestó a este periódico el abogado, quien además confirmó que en el caso de que la ministra fuese condenada Nadal donaría la cantidad percibida por la sentencia –entonces reclamaba 100.000 euros, pero finalmente han quedado en 10.000– a una ONG francesa.

"Tal y como dije desde el mismo día que presenté la demanda, la totalidad del importe de la condena irá destinada a obras sociales en Francia y lo único que lamento es que no haya sido mayor para poder llegar a un mayor número de organizaciones que atienden a personas con algún tipo de necesidad", concluye Nadal en el comunicado.

Más información