Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La millonaria red clientelar de Villar

La Federación cuenta con un Código Ético desde 2015, pero el presidente suspendido lo ha vulnerado para mantenener su poder a través de pagos encubiertos

Ángel María Villar, en una foto de archivo.
Ángel María Villar, en una foto de archivo. EFE

La Federación Española de Fútbol que aún preside Ángel María Villar, suspendido cautelarmente, cuenta con un Código Ético desde enero de 2015 que impide que los directivos tengan intereses económicos personales o de familiares vinculados con el órgano federativo. Más de dos años después de su creación, Villar estaba dispuesto a ejecutarlo sabedor de que la red clientelar que le ha permitido mantenerse en el cargo durante 29 años estaba en el punto de mira de la justicia. También lo estaba el propio Villar por el supuesto favor a su hijo Gorka, que habría facturado cientos de miles de euros gracias a los acuerdos firmados por su despacho Sports and Advisoros con federaciones que disputaban amistosos con la selección española. Con todo, esa puesta en práctica del Código Ético no iba a ser muy ortodoxa tal y como se desprende de una conversación que mantiene con Vicente Muñoz, presidente de la Federación Valenciana de Fútbol y también imputado en el marco de la Operación Soule. Villar estaba dispuesto a seguir vulnerando su propio Código Ético con el presidente del fútbol valenciano. Muñoz es accionista mayoritario y administrador único de la agencia de viajes Vacança SA, que en el periodo 2009-2015 facturó algo más de dos millones de euros procedentes de las arcas federativas. Principalmente su agencia se ocupaba de los desplazamientos de la selección de fútbol-sala.

Esto es parte de una conversación entre ambos dirigentes el 10 de julio de 2017.

Villar: Pues de aquí al 31 de diciembre tienes que extinguir tu negocio, ¿eh?

Muñoz: Sí, pero vamos a ver, ¿que no podremos continuar ninguno siendo proveedor de la casa?

V: No puede ser porque te dicen que en el código ético no habrá influencias, etc, etc, etc, y ahora me estoy dando cuenta.

M: Bueno oye, ya veríamos cómo haríamos, si tendría que ser cambiar de sociedad, pero no mía, que fuera de otros. Nosotros a la Federación le facturamos al año trescientos cincuenta mil euros, cuatrocientos mil, que no es ninguna locura.

V: Ya… pero, pero, el código ético y todo eso dice que no.

M: Ya, ya, ya lo sé, pero si es una agencia que no es mía…

V: Ya, eso sí.

M: Ajá, eso es a lo que me refiero.

V: Sí, sí, eso sí.

Vicente Muñoz forma parte de la red clientelar descrita por el juez Adolfo Pedraz en el auto en el que decretó la prisión de Villar. En dicho entramado también aparecen otros presidentes de territoriales que también han sido imputados. Jacinto Andrés Alonso, de la territorial riojana y corredor de seguros a través de Jacinto Alonse e Hijos SL, según las investigaciones, se aprovechó de su cargo para incrementar sus ingresos. “Desde la posición que ocupa en la citada federación territorial habría favorecido la adjudicación a Helvetia Seguros de pólizas entre los años 2009 y 2015 pagadas a Mupresfe (la mutualidad de futbolistas) y la RFEF por valor de 1.989.424,70 euros, incrementándose en consecuencia sus retribuciones personales recibidas de dicha compañía pasando de 69.803,24 euros en el año 2009 a 134.972,00 en 2015.

Pese a que los presidentes territoriales y Villar siempre han defendido que ellos representan al fútbol modesto, no han dudado en ejecutar prácticas irregulares con el dinero de la mutualidad, procedente de las fichas del fútbol aficionado y regional en todas sus categorías. Jacinto Alonso, también consejero de Mupresfe, habría contratado a un primo suyo. Según un comunicado del Comité de Empresa de la mutualidad, su contratación supuso el despido de otro trabajador.

Muchos dirigentes territoriales tienen negocios particulares con la FEF. 

Otro investigado, Diego Martínez, presidente de la federación de Melilla, también pudo favorecer la contratación de su hijo por parte de Mupresfe, habiendo percibido retribuciones dinerarias por valor de 80.765,19 euros. Antonio García Gaona, presidente la territorial de Ceuta, consejero de la mutualidad y miembro de la junta directiva de Villar, es administrador único de la mercantil Trujillo SL Agencia de Viajes. Los ingresos obtenidos por la citada mercantil, según los investigadores, ascenderían a cerca de 700.000 euros.

José Miguel Monje Carrillo, presidente de la territorial murciana, otro investigado, percibe ingresos de 2009 a 2015 de la Policlínica Murciana de Fútbol, participada al 100% de la citada federación, de 24.000 euros al año. A Monje, además, Villar le concedió un puesto remunerado en una comisión de la Uefa ocupado antes por Eduardo Herrera, presidente del fútbol andaluz y opositor al dirigente vasco. El vicepresidente económico Juan Padrón, que fue encarcelado junto a Villar y su hijo Gorka, también habría obtenido beneficios millonarios a través de empresas vinculadas a él o a familiares o conocidos suyos, una de ellas la de la ropa deportiva Pony. Además, su hija María trabaja en la Fundación de la Federación.

Una llamada entre Gorka Villar y el presidente del fútbol cántabro José Ángel Peláez pone de manifiesto las prácticas llevadas a cabo por los presidentes de las territoriales y el propio Padrón.

Gorka: Sabía, pero no en profundidad que presidentes... tienen relaciones comerciales con la Federación a través de empresas y tal.

Peláez: Sí, por ejemplo Jacinto [Alonso].

G: Eso se va a tener que redefinir.

Posteriormente Peláez, que tiene abierta una investigación en el CSD por 200.000 euros de dinero público destinados a un campo de fútbol, y cuyo paradero se desconoció durante dos años, hace referencia a la agencia de viajes de Muñoz y a Pony. Y concluye: “No respetar ese Código Ético que debería estar respetado siempre ha dado lugar a muchos problemas...”.

Lete aún no ha convocado la comisión para suspender a los imputados

El presidente del Consejo Superior de Deportes, José Ramón Lete, se comprometió a iniciar rápidamente los procedimientos para suspender cautelarmente a los directivos imputados en el marco de la Operación Soule. Villar y Padrón, tras abrirles los respectivos expedientes el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD), fueron inhabilitados cautelarmente solo una semana después de haber ingresado en prisión, el 19 de julio. En un posterior auto del 31 de julio, el juez Pedraz imputaba a cinco presidentes de territoriales: Jacinto Andrés Alonso (Rioja), Antonio García Gaona (Ceuta), José Miguel Monje (Murcia), Diego Martínez (Melilla) y Vicente Muñoz (Valencia). La petición al TAD por parte del CSD de que abriera expediente a estos cinco presidentes regionales no se produjo hasta la última semana de agosto. Desde que el TAD expedientó, a principios de septiembre, Lete no ha convocado a la comisión directiva que debe votar la suspensión.

Al poco de conocerse la apertura del expediente de los cinco directivos, este periódico se puso en contacto con el CSD, desde el que se aseguró que en dos semanas se convocaría a la comisión directiva. Desde el CSD se alegan que el conflicto de la ACB ha ocupado la agenda del presidente durante las últimas semanas y que será a principios de octubre cuando se reúnan. También se advierte desde el CSD que al no haber ni próximas juntas ni asamblea la suspensión no es urgente...

La simple petición de apertura de expediente que hizo el CSD ya generó un terremoto en la Federación. Catorce presidentes de territoriales dimitieron de la junta directiva federativa en solidaridad con los cinco expedientados. Luego volvieron a la junta tras fracasar su intento, liderado por Luis Rubiales, presidente del sindicato de futbolistas (AFE), y Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español, de que Villar dimitiera y perdonara a Rubiales por estar a favor de su suspensión.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información