Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abrines, el dolor de tener que dejar la selección sin sentir dolor

Los clubes de la NBA acentúan su presión para evitar el más mínimo riesgo de lesión de sus jugadores en otras competiciones

Abrines se eleva por encima de Radoncic. Ampliar foto
Abrines se eleva por encima de Radoncic. EFE

Àlex Abrines dejó la concentración de la selección española en un hotel de Cluj-Napoca sobre las cuatro y media de la madrugada de este jueves. El jugador mallorquín regresó a Barcelona, vía Bucarest. Viajó solo, aunque en el primer vuelo coincidió con la expedición del equipo de la República Checa, ya eliminado, y departió con Satoranksy, su amigo de la época en el Barcelona. Es probable que Abrines adelante también su reincorporación a la disciplina de Oklahoma City Thunder, fijada en principio para el 20 de septiembre.

La contusión que sufrió en la tibia de la pierna derecha durante el primer partido del Eurobasket contra Montenegro ha acabado forzándole a seguir en el torneo. Las diferentes pruebas a las que fue sometido a lo largo de la última semana propiciaron diagnósticos diferentes. Donde unos médicos no apreciaban daños como para apartarle de la actividad, otros advirtieron de un riesgo de agravamiento o recaída. “La falta de consenso en los informes médicos nos invita a adoptar la decisión de descartar el concurso de Àlex para evitar el más mínimo riesgo físico. Preferimos priorizar el estado físico del jugador”, argumentó Jorge Garbajosa el jueves.

La presión de Oklahoma City se dejó sentir. El equipo que fichó a Abrines hace un año envió a un representante médico a Cluj-Napoca e impuso finalmente su criterio. El golpe anímico para Abrines fue tremendo. El alero de 24 años ya no notaba ningún dolor en su rodilla y tenía la esperanza de desquitarse en este Eurobasket de los contratiempos físicos que apenas le permitieron jugar 15 minutos en el anterior, en Francia, y apenas seis en los Juegos de Río. Su participación fue testimonial en ambas citas. Le dejaron un regusto amargo que en Rumanía no ha hecho sino aumentar. Suma 42 partidos con la selección y solo 207 minutos.

“Los equipos de la NBA que ejercen esta presión ponen prácticamente entre la espada y la pared al jugador para que no juegue”, afirmó Pau Gasol. “Como la medicina es un campo que no es blanco o negro, te someten a esta presión. Al final se fuerza a tomar la decisión de proteger para que no haya problemas contractuales. Es una lástima. Teníamos ya bajas y Àlex iba a tener un papel importante para el equipo”.

Las Federaciones aseguran a los jugadores con pólizas de seguros especialmente elevadas en el caso de los de la NBA. Las primas se calculan en función de la edad de los jugadores, la cuantía de sus fichas y los años de contrato. Más allá de eso, muchos clubes de la NBA convencen a sus jugadores para que compitan en competiciones internacionales. En el Eurobasket se han producido muchas bajas. España no ha podido contar con Mirotic, que renunció porque estaba sin contrato y en plenas negociaciones con los Bulls.

Las primas se calculan en función de la edad de los jugadores, la cuantía de sus fichas y los años de contrato

La lista de ausencias, muchas de ellas por motivos similares, es larga. Uno de los que han renunciado es llyasova, que acaba de fichar por Atlanta Hawks y era uno de los pilares de la selección turca, el rival de España, mañana en los octavos de final. También lo han dejado correr para centrarse en su próxima temporada en la NBA jugadores como el griego Giannis Antetokoumpo (Milwaukee), aunque alega una lesión, el serbio Teodosic (Clippers), los lituanos Domantas Sabonis (Indiana), los serbios Jokic (Denver) y Bjelica (Minnesota), los franceses Batum (Charlotte) y Gobert (Utah), el polaco Gortat (Washington), el croata Hezonja (Orlando), entre otros, además de jugadores que juegan para clubes europeos como el checo Vesely (Fenerbahce), el lituano Jankunas (Zalgiris) o los españoles Rudy Fernández (Real Madrid).

La presión de los clubes de la NBA para que sus jugadores eviten la sobrecarga física que supone competir en competiciones con sus selecciones ha aumentado durante los últimos años. Las lesiones del australiano Dante Exum en 2015 y sobre todo del estadounidense Paul George en 2014, avivó las críticas de varios propietarios de las franquicias de la NBA, en especial de Mark Cuban, de Dallas Mavericks, que ante de los Juegos de Río, sentenció: “Los jugadores de diferentes deportes son los suficientemente inteligentes para no jugar con sus selecciones cuando son agentes libres. Son los equipos los que asumen grandes riesgos económicos mientras los miembros del COI se llenan sus bolsillos”. La próxima temporada, la Federación Internacional (FIBA), aumentará el número de partidos de las selecciones ya que ha establecido una serie de fechas en medio de la temporada para que se disputen los partidos de clasificación para el Mundial de 2019. Los jugadores de la NBA y de la Euroliga no participará en en estos encuentros que recargarán el denso calendario de competiciones.

Más información