Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Icardi y la legión de expatriados

El delantero del Inter se suma a la Albiceleste de Messi, Sampaoli y Dybala, todos sin pasado en la Primera Argentina

Icardi (izquierda), junto a Sampaoli, Messi y Dybala. Ampliar foto
Icardi (izquierda), junto a Sampaoli, Messi y Dybala. REUTERS

El técnico de la Albiceleste, Jorge Sampaoli, nunca entrenó en la Primera División del fútbol argentino. La historia del capitán, Lionel Messi, que dejó Rosario a los 13 años, siempre ha estado ligada al Barça. Paulo Dybala saltó del Instituto de Córdoba, de la Segunda División, al Palermo de Italia. Y Mauro Icardi se cansó de hacer goles en el Vecindario canario hasta que con 15 años fichó por el Barcelona para después recalar en la Serie A de Italia. Icardi, Dybala y Messi, dirigidos por Sampaoli, serán los encargados de liderar el ataque de la selección argentina ante Uruguay. Ni el técnico, ni su tridente saben cómo huele la Primera Argentina.

Messi las ha pasado canutas con la Albiceleste. Había mucha gente que lo consideraba un extraño, ajeno a la idiosincrasia argentina, una paradoja en la vida de un tipo que jamás perdió ni una pizca de amor por su país y son muchos en Barcelona los que consideran que vive en Rosario y juega en el Camp Nou. El purgatorio de la Pulga fue tan largo que incluso renunció a la selección después de la última Copa América. Hoy, ya nadie se atreve a dudar del 10. Después del largo desfile de técnicos (siete en los últimos 10 años), Sampaoli parece contar con el aval de la hinchada, también de los jugadores. Fue al único seleccionador que Messi recibió en su casa de Castelldefels. “Pasaban los técnicos y seguían los mismos jugadores. Si cambian los entrenadores y no cambian los jugadores, parece que no cambia nada”, analiza Abel Balbo, que jugó tres mundiales con Argentina (1990, 1994 y 1998).

En la final del 2014, la delantera de la selección argentina que perdió contra Alemania estaba formada por Messi, Lavezzi e Higuaín — en el segundo tiempo entró Agüero—. En el partido decisivo de la Copa América de 2015, el trío de ataque lo formaron Messi, Agüero y Di María —también jugaron Higuaín y Lavezzi—. Un año más tarde, en la final de Estados Unidos, los puntas fueron Messi, Di María e Higuaín —le reemplazó Agüero después del paso por los vestuarios—. Sampaoli quiere agitar el once. Siempre con Messi como pilar, el técnico que curtió su currículum en el fútbol peruano y chileno, confía en los que, como él, se formaron fuera. El entrenador busca la fórmula de asociar a Messi con Dybala en la mediapunta y que el área sea para Icardi, que dejó al delantero de la Juve, Higuaín, sentado en Turín.

“La convocatoria de Icardi tiene que ver con el análisis de lo que pasó en el último tiempo en la selección”, explicó Sampaoli; “necesitamos un delantero que, además de marcar goles, tenga la capacidad de dar asistencias”. Sergi Barjuan, que entrenó al actual delantero del Inter, en el Juvenil B del Barcelona, analiza por qué puede funcionar la sociedad Icardi-Messi. “Mauro tiene una cosa que puede beneficiar al Leo: conoce bien los automatismos del Barça. Se asocia bien y eso significa que puede generar fútbol frente a la presión rival y cuando se tiene que jugar con pocos espacios”.

Goleador de raza

Icardi dejó el Barcelona el verano de 2011 por una simple razón. “En esa época Leo jugaba de falso nueve. Con Messi en el equipo, Mauro no tenía ninguna oportunidad. Por eso se fue a Italia”, cuentan desde el entorno del punta. Una decisión avalada por los goles: suma 93 y 23 asistencias en los 181 partidos que lleva jugados. “Es un goleador de raza. Cuando él está dentro del área algo puede pasar. Se mueve muy bien en los últimos metros”, opina Luca Toni, exdelantero del Bayern Múnich, Juventus, Fiorentina, entre otros. Con Toni coincide Balbo: “Puede bajar a asociarse, pero su gran fortaleza está en el área. Es de esos delanteros que sabe dónde está la portería sin mirarla”. Y completa Sergi: “Ha crecido mucho en Italia, sabe chocar contra los defensores y utiliza bien el cuerpo”.

Icardi se suma a Messi, Dybala y Sampaoli, la legión de expatriados que busca purgar las penas de Argentina en Rusia 2018.

Más información