Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sevilla: Berizzo asume el legado de Sampaoli

Un Sevilla a la argentina pone en manos del nuevo entrenador la plantilla más cara de su historia en el primer proyecto sin la planificación de Monchi en 17 años

Eduardo Berizzo, en el duelo de Champions ante el Basaksehir. Ampliar foto
Eduardo Berizzo, en el duelo de Champions ante el Basaksehir. AFP

“El fútbol es complicado, pero el equipo tiene buena pinta”, aclara Óscar Arias, director deportivo del Sevilla, el primer proyecto después de la era Monchi. Tras 17 años de gestión, el forjador del mejor Sevilla de la historia no ocupaba su despacho en el Ramón Sánchez Pizjuán. Desde Roma, ha estado muy pendiente de lo que ocurría en su antigua casa. Tanto, que ha habido llamadas con Arias, con el que guarda una excelente relación al ser el secretario técnico de la entidad andaluza desde 2013. Quizás por eso, cuando ambos salían juntos del partido del Trofeo Antonio Puerta jugado el pasado 10 de agosto entre el Sevilla y la Roma, Arias tuvo tiempo de contarle a Monchi lo contentos, que, hasta ahora, están con Eduardo Berizzo.

El problema le surgió al Sevilla en mayo, cuando Jorge Sampaoli, la última apuesta de Monchi para el banquillo del Sevilla, comunicó su intención de marcharse a dirigir a la selección de Argentina. Sin Monchi y sin Sampaoli, había que hilar fino en la construcción del nuevo Sevilla. Arias se enfrentaba a la elección de un técnico que fuera capaz de pilotar un equipo marcado por un estilo de juego definido y la presencia de una importante colonia de jugadores argentinos. El nuevo director deportivo no tuvo dudas. “Tengo plena confianza en la capacidad de Berizzo. Llega aquí para dar continuidad al modelo que tomamos el año pasado”, admite Arias.

“Es más cercano que Sampaoli. Intenta también estar más cerca del futbolista que Jorge”, admiten en el interior de la ciudad deportiva del Sevilla, donde Berizzo ha ido perfilando un equipo que presiona arriba como el de Sampaoli pero que mima más el balón. Lillo, segundo de Sampaoli, era el encargado la pasada temporada de acercarse al futbolista. Ahora Berizzo no duda en hacerlo. Claro, que Berizzo ha tenido que ir aprendiendo a convivir con futbolistas que ya rozan la categoría de estrellas. Con alguno de ellos ha tenido que tirar de galones y sacarlo de la camilla de masajes para que entrenara en las duras dobles sesiones físicas de este verano.

En esta fase de construcción de su equipo, Berizzo solo puso especial insistencia en el fichaje de Nolito, al que conocía bien de su etapa en el Celta, siendo compensivo con el trabajo de la dirección deportiva. Apenas ha impuesto nada en un club donde la planificación recae en la dirección deportiva. Sampaoli era más agresivo en este aspecto. El propio Sevilla, consciente de la importancia de la transición ante un nuevo proyecto sin Sampaoli ni Monchi, no ha dudado en tirar la casa por la ventana. Ha usado la chequera para poner en manos de Berizzo el plantel más caro de toda su historia.

En este camino, por ejemplo, se pagan 20 millones de euros a la Sampdoria por el delantero Muriel. Es el fichaje más caro en la historia del Sevilla, que lleva invertidos en refuerzos la estimable cifra de 62 millones. Ni Monchi gozó de tanto dinero para invertir en sus anteriores proyectos. El anterior director deportivo gastó 59 millones la pasada temporada, 38 en 2014 y 33 en 2009. Fueron las tres planificaciones en las que el Sevilla de Monchi invirtió más en fichajes.

“Berizzo cuenta con nuestra total confianza. Nos gusta mucho su método, porque para eso lo hemos traído, y estamos en total sintonía con él”, aclara, por su parte, el presidente José Castro para justificar la inversión y la confianza en el nuevo entrenador, que ha caído bien hasta el momento.

El clan argentino

Daneses, españoles, franceses, portugueses, brasileños y, sobre todo, argentinos conviven en la plantilla del equipo andaluz. El peso de los jugadores de Argentina es considerable. Pareja, Mercado, Guido Pizarro, Banega, Franco Vázquez, Montoya y Correa dan carácter a un equipo donde el propio Pareja, junto a Carriço, mantienen el control del vestuario. El peso de lo argentino se hace tan evidente que Jorge Sampaoli no ha dudado en llamar hasta a cinco futbolistas para los próximos encuentros de Argentina. Son los casos de Pareja, Mercado, Guido Pizarro, Banega y Correa.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información