Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Raúl Gudiño, el portero mexicano acusado de dejarse anotar goles a propósito

El meta de los equipos juveniles del Oporto ha sido señalado por su exentrenador y expresidente como el responsable del descenso del Unión Madeira la temporada pasada

Raúl Gudiño
Gudiño durante un juego del Oporto

Raúl Gudiño, una de las joyas en la portería mexicana, ha sido cuestionado. Su exentrenador en el Unión Madeira de Portugal, Luis Norton de Matos, polemizó su relación con el mexicano al asegurar en una entrevista que sus últimas actuaciones estuvieron condicionadas para favorecer a los rivales. La palabra clave que utilizó para definir a sus actuaciones fue "extrañas". Eso determinó el descenso la temporada pasada del equipo patrocinado por Cristiano Ronaldo.

Filipe Silva, presidente del club de Madeira, también señaló que el mal rendimiento de Raúl Gudiño fue a propósito. "La Unión siempre ha pensado que es extraño, pero que no tenía pruebas. Me lastima que el entrenador no nos haya dicho nada en ese momento", dijo al diario portugués  O Jogo.  "Vamos a enviar esta entrevista [con Luis Norton de Matos] con el fiscal para pedir su intervención, para mandar a investigar esas afirmaciones", añadió. 

"Quiero manifestar la absoluta falsedad de los hechos al parecer manifestados contra mi persona y mi intención de perseguir estas difamaciones y el daño personal que me ha producido", escribió Raúl Gudiño en un mensaje en su cuenta de Twitter. El mexicano jugó en Madeira en condición de préstamo la temporada pasada, ahora se mantiene en el Oporto B.  "Voy a tomar las medidas oportunas para salvaguardar mi imagen y prestigio como deportista profesional, de acuerdo con mi club y asesores", concluyó. 

La incertidumbre sobre Gudiño aumentó luego de que un usuario en YouTube subió una recopilación de los errores del futbolista en la recta final de la temporada 2015-2016. Allí muestran al mexicano que tiene problemas para quedarse con el esférico y con errores que contrastan con la calidad que ha mostrado. 

A sus 17 años, Gudiño vivía un momento dulce. Era el meta titular de México en la Copa del Mundo de la categoría en 2013. En ese certamen mostró sus cualidades para no dejar pasar ni un tiro y por su habilidad de atajar penaltis. Su estatura ha roto el prototipo de guardametas mexicanos tras medir 1,95 metros y tener una agilidad para desviar balones. Sin debutar en la primera división de México con las Chivas, el club que lo formó, viajó en 2014 para jugar seis meses con el Oporto. Su estilo le hizo firmar un contrato hasta el 2020. 

Gudiño ha sido cobijado en el club de los dragones gracias a la compañía de Iker Casillas. Allí el exportero del Real Madrid le ha apodado Woody, en referencia a su semejanza con el personaje principal de la cinta Toy Story. En la actual temporada ha jugado en 24 de los 40 juegos en la segunda división de Portugal, en los que ha encajado 28 goles. Con solo 21 años se mantiene, pese a la oleada de críticas, como uno de los candidatos a relevar a los guardametas en su selección. 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información