Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fútbol argentino arranca con retraso y sin grandes fichajes

Salen Tevez y D’Alessandro y no se concreta ninguna incorporación rutilante para lo que queda del torneo

Carlos Tevez muestra su nueva camiseta. Ampliar foto
Carlos Tevez muestra su nueva camiseta. AFP

Las idas y vueltas que han dado dirigentes y jugadores para que la pelota vuelva a rodar en Argentina no ha dejado tiempo para ocuparse de los fichajes. O por lo menos, eso ocurrió en la mayoría de los clubes. En suma, todavía resta definir quien se quedará con los derechos de televisación de la próxima liga y la fecha de las elecciones en AFA -programadas para el 28 de abril y postergadas hasta nuevo aviso-, que hasta el momento sólo tiene una lista presentada. La magra situación económica que viven las instituciones hace casi imposible ofrecer suculentos contratos para atraer a las grandes figuras del fútbol internacional y las canteras no han sacado hasta el momento frutos sorprendentes. La solución, entonces, fue mover el mercado interno.

Independiente parece ser el que mejor se reforzó entre los cinco grandes, con jugadores de categoría para el medio local: el medio proveniente del Queretaro de México, Nery Domínguez; el enganche Walter Erviti, que llega libre de Banfield; y el atacante Emanuel Gigliotti, exBoca, que regresa de China, recordado por fallar aquel penal ante River, por las semifinales de la Copa Sudamericana de 2014, finalmente ganada por los de Gallardo. Los elegidos por el nuevo entrenador Ariel Holan tendrán que llenar los espacios que ha dejado la sangría de jugadores que se fueron: Víctor Cuesta, Germán Denis (fichó con Lanús), Cristian Rodríguez, Jorge Ortiz, Hernán Pellerano, Diego Vera (fue a Colón), Claudio Aquino y Cristian “el marciano” Ortiz.

A sólo 300 metros del estadio de Independiente queda el de Racing, el eterno rival, y quien en los últimos años ha marcado una incipiente superioridad en el derbi barrial. La Academia celebra el regreso del entrenador Diego Cocca, quien renunció a Millonarios de Colombia para volver a sentarse en la banca donde salió campeón de liga en 2014. Junto con él, se calzaran la camiseta blanquiceleste el medio Marcelo Meli, comprado a Boca y que jugó muy pocos partidos durante la última temporada en el Sporting de Lisboa, y el defensa Marcos Torsiglieri, que llega de Rosario Central. Han salido los centrales Nicolás Sánchez y Danilo Ortiz (jugará en Godoy Cruz de Mendoza). Pero la ausencia que más extrañaran los hinchas será la del volante paraguayo Oscar Romero, vendido al Shanghai Shenhua, pero cedido al Alavés de España.

El que ya está jugando y marcando goles con la camiseta azul del equipo chino (que ya se vende en Buenos Aires) es Carlos Tévez, la gran figura de la primera parte de la liga, en consecuencia, la baja más sensible que tiene Boca Juniors para defender el liderazgo del torneo en las 15 fechas que restan. Los otros que han salido son Federico “Pachi” Carrizo (volvió a Rosario Central, su club de origen), Andrés Cubas, Pedro Silva Torrejón y Alexis Messidoro. Guillermo Barros Schelotto podrá contar con dos nuevas caras: el portero Agustín Rossi y el extremo Oscar “Junior” Benítez, que llegó a préstamo desde el Benfica de Portugal. Marcelo Gallardo y todos los hinchas de River Plate celebran la vuelta del medio Ariel Rojas, campeón de copa Libertadores en 2015 y que regresa tras pocos minutos en el Cruz Azul de México. El otro refuerzo es el atacante Carlos Auzqui, proveniente de Estudiantes. Sin embargo, los refuerzos por los que (des)espera el cuerpo técnico son el defensa Luciano Lollo y el delantero Marcelo Larrondo, quienes llegaron a mediados de 2016 pero casi no pudieron jugar por arrastrar lesiones. El premiado entrenador se ha visto obligado a modificar la estructura del equipo al no contar ya con el enganche Andrés D’Alessandro, quien volvió al Inter de Brasil para jugar en la segunda división.

San Lorenzo, el equipo del Papa, también sufrió una baja de consideración con la partida del medio creativo Sebastián Blanco, quien partió a la liga de Estados Unidos. Pero no fue el único: partieron los tres atacantes Martín Cauteruccio (al Cruz Azul de México), Mauro Matos (a Gimnasia de La Plata) y Rodrigo Contreras (a Quilmes), y el lateral seleccionado por Gerardo Martino, Emmanuel Mas, ya jugando en el Trabzonspor de Turquía. Otra de las escuadras que ha sufrido una sangría es Newell’s de Rosario, quien marcha en la segunda posición, a sólo tres puntos de Boca. Luis Advícunla, Diego Mateo (retirado del fútbol), Leandro “Coty” Fernández, Daniel Mancini, Eugenio Isnaldo, Ezequiel Unsaín y Leandro Vega terminaron sus vínculos con el Leproso. Sólo llegaron Jacobo Mansilla y José San Román.

Estudiantes de La Plata está a cuatro puntos del líder y para muchos es quien ha roto el mercado de pases con un hecho por demás extraño: el ídolo y presidente de la institución, Juan Sebastián Verón, anunció su regreso al fútbol a la edad de 42 años, aunque solo para disputar la copa Libertadores. Sin embargo, la Brujita apenas duró 29 minutos en cancha en su debut en un amistoso ante San Lorenzo en Mar del Plata. Banfield y Lanús, acérrimos rivales y candidatos en la pelea por el título también movieron un poco el mercado. El Taladro anunció el regreso de dos símbolos del club: el defensa Renato Civelli y el atacante Darío Cvitanich. El Granate, el último campeón, fichó a Denis, el defensa Rolando García Guerreño y los medios Matías Rojas y Hernán Toledo. El fútbol argentino, siempre abastecedor de nuevos valores en el mercado mundial pasó de estar repleto de estrellas a ver que inventa con tal de no estrellarse.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información