Francia investiga un posible soborno en la elección de Río como sede olímpica

El diario francés ‘Le Monde’ afirma que un empresario brasileño, amigo del exgobernador de Río Cabral, sobornó al hijo de un miembro del COI

Lula, Carlos Arthur Nuzman, presidente de la candidatura olímpica, y el ex-gobernador Sergio Cabral conmemoran la elección del Río.
Lula, Carlos Arthur Nuzman, presidente de la candidatura olímpica, y el ex-gobernador Sergio Cabral conmemoran la elección del Río.AFP
Más información
Así hacía desaparecer Rusia los positivos de sus mejores atletas
De piscina olímpica a nido de mosquitos: la debacle de Río 2016
La Agencia Mundial Antidopaje pide la exclusión de Rusia de Río 2016

La Fiscalía Financiera francesa está poniendo en duda la legalidad del proceso que llevó a Río de Janeiro a convertirse en sede de los Juegos Olímpicos el año pasado. Según el diario Le Monde, hay “pruebas concretas” de que aquella votación, que se produjo el 2 de octubre de 2009, no fue limpia y que se realizaron sobornos para influir en la votación que acabó descartando a las ciudades candidatas de Tokio, Chicago y Madrid.

Los investigadores franceses aseguran que, tres días antes de la elección de Río, el empresario brasileño Arthur Cesar de Menezes Soares Filho pagó 1,5 millones de dólares al hijo de Lamine Diack, el por entonces presidente de la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF, por sus siglas en inglés) y miembro influyente del Comité Olímpico Internacional, organismo responsable de elegir la sede.

Arthur Soares, conocido como Rey Arthur por su poderío en los negocios y su capacidad para conseguir concesiones públicas, es amigo del exgobernador de Río, Sergio Cabral, en la cárcel desde noviembre por corrupción y blanqueo de capitales y una de las autoridades que celebró en Copenhague la victoria de Río. El Rey Arthur, en el punto de mira de la misma operación que detuvo a Cabral, estaba considerado como el mayor proveedor de mano de obra subcontratada para el Gobierno de Río, al percibir casi 3.000 millones de reales [unos 960 millones de dólares] en contratos durante el mandato de Cabral (2007-2014).

La operación, revelada gracias a unos documentos facilitados por el fisco estadounidense, se realizó por intermedio de empresas de los interesados. Según Le Monde, el dinero salió de una cuenta de Matlock Capital Group, un holding de Arthur Soares establecido en las Islas Vírgenes británicas, y se transfirió a Pamodzi Consulting, una compañía fundada por Papa Massata, hijo de Lamine Diack, en Dakar (Senegal). Asimismo, Papa Massata Diack —siempre según Le Monde—, cobró, durante el mismo periodo, 500.000 dólares más de Matlock Capital Group en otra cuenta de Rusia.

Papa Massata, que ya fue consultor de marketing de la IAAF y que vive en Senegal, tiene una orden de búsqueda emitida por Interpol y fue apartado de por vida del mundo del atletismo por sospechas de corrupción y chantaje en el escándalo de doping ruso. Su padre, Lamine Diack, se encuentra detenido en Francia acusado de corrupción y blanqueo de capitales en el mismo caso que investiga la existencia de una trama de sobornos para ocultar el sistema de dopaje institucionalizado de atletas en Rusia. Al ser preguntado por el periódico francés sobre las acusaciones, Papa Massata se limitó a decir: “¡Suerte con el reportaje!”. Mario Andrada, portavoz del Comité Rio2106, afirmó que la elección fue limpia: “Río ganó por 66 votos a 32; la victoria fue clara”.

Un segundo miembro del COI estaría, de acuerdo con Le Monde, implicado en la presunta trama de compra de votos. Tal y como revelan los documentos del fisco norteamericano, Papa Massata Diack transfirió, mediante su empresa y el día de la elección de Río como sede, 299.300 dólares a una compañía llamada Yemli Limited. Esta empresa, con sede en el paraíso fiscal de las Islas Seychelles, está asociada a Frankie Fredericks, exatleta namibio, auditor de los votos de la elección de la sede y presidente de la comisión que evaluará la sede olímpica de 2024.

El pasado viernes, el COI afirmó que pedirá a las autoridades francesas información más detallada sobre la denuncia realizada por el rotativo francés. “Seguimos totalmente comprometidos en aclarar esta situación, trabajando en cooperación con el fiscal", dijo en un comunicado el portavoz de la entidad, Mark Adams. “Esta cooperación ya ha conseguido que Lamine Diack, el que fuera miembro honorario del COI, ya no tenga ninguna función dentro de la entidad desde noviembre de 2015”, apostilló Adams.

El COI defendió la inocencia de su otro colaborador. “El COI confía en que Fredericks presentará todos los elementos para demostrar su inocencia contra las acusaciones realizadas por Le Monde”.

Sobre la firma

María Martín

Periodista especializada en la cobertura del fenómeno migratorio en España. Empezó su carrera en EL PAÍS como reportera de información local, pasó por El Mundo y se marchó a Brasil. Allí trabajó en la Folha de S. Paulo, fue parte del equipo fundador de la edición en portugués de EL PAÍS y fue corresponsal desde Río de Janeiro.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS