Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Del Potro: “Lo ganó un grupo de cuatro amigos, no puedo pedir más”

El equipo argentino campeón de Copa Davis recorre Buenos Aires y Macri se suma a la celebración

El equipo completo junto al presidente Macri y la vicepresidenta Michetti. Ampliar foto
El equipo completo junto al presidente Macri y la vicepresidenta Michetti. Presidencia

A bordo de un bus descapotable, de los que se usan en muchas ciudades para el turismo receptivo, el equipo completo de Copa Davis cubrió el trayecto que hay entre el aeropuerto internacional de Ezeiza y la Casa Rosada (casi 30 km). “El triunfo lo consiguió un grupo de cuatro amigos, con un gran capitán (por Daniel Orsanic) que tiene un gran grupo de trabajo atrás, de la grandeza de esto nos vamos a dar cuenta con el tiempo, vamos a tomar consciencia de que es un hecho histórico para el deporte argentino”, dijo Juan Martín Del Potro apenas arribado al país y en medio de un tumulto de personas que anhelaban autógrafos y selfies.

“No puedo pedir más ni ganarle a nadie más tampoco”, sostuvo al ser consultado sobre su desempeño en 2016, “Es el año más importante en lo emocional y deportivo, con la medalla olímpica y la Davis. Mi muñeca no está todavía de la mejor forma, no tengo preparador físico ni entrenador, pero tengo un grupo de compañeros que sacaron lo mejor de mí”. En las últimas horas se difundió un video de motivación protagonizado por el tenista nacido en Tandil (a 350 km de Buenos Aires) y dedicado a sus amigos, que se convirtió en viral a los pocos minutos.

El líder del equipo campeón opinó que la victoria se gestó a partir “de que cada uno de nosotros dio lo mejor, con la ilusión de obtener un buen resultado y dejar al país representado de la mejor manera, por eso se logró una buena onda con la cual se pudo hacer realidad esta victoria”.

El acto en Casa de Gobierno comenzó con un minuto de silencio por las víctimas del desastre aéreo de Colombia, en el que murieron la mayor parte del plantel del Club de fútbol Chapecoense de Brasil, que viajaba para jugar la final de la Copa Sudamericana ante el Atlético Nacional de Colombia. Luego, si, hubo lugar para el homenaje a los campeones. “Siento que aquellos que no les gusta el tenis ni el deporte, igual se sienten conmovidos por lo que paso el fin de semana. Nos transformamos todos en unos llorones, pero era un llorar de alegría, satisfacción, orgullo por lo que transmitieron”, expresó el mandatario.

“Más allá del resultado final, lo que sucedió desde el principio hasta ese momento, haber logrado esa armonía entre los dirigentes, capitán, jugadores e integrantes del cuerpo técnico. Tiene que ver con la importancia del trabajo en equipo, el esfuerzo de cada uno puesto al servicio del conjunto. También la importancia de la humildad. Creer que todos somos parte de una gran máquina que logra el beneficio para todos. Fue algo mágico, siempre de visitante, siempre sin que nadie apueste mucho por las chances que teníamos y ahí salió lo mejor de nosotros, que es lo que necesitamos en este momento del país: que década uno saque lo mejor de sí mismo y lo ponga al servicio de la sociedad”, argumentó, antes de dedicar el título al expresidente de la Asociación Argentina de Tenis, fallecido en 2014: “Quiero aprovechar para recordar a un hermano de la vida, Arturo Grimaldi, que fue parte de este proceso y Dios se lo llevó”, señaló Macri.

Y cerró: “Esperamos que a partir de esto continúen desarrollando este afecto y esta amistad que no solo van a repercutir en buenos resultados para el tenis argentino sino en ustedes como persona. Estos son los valores que acercan a lo más importante que hay en la vida que es ser feliz, pensando en lo que das y no tanto en lo que recibis”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información