Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Messi, Neymar y James disfrutan de la vuelta a casa con sus selecciones

Los tres '10' viven etapas distintas pero igual de románticas con sus conjuntos nacionales

Messi celebra su gol ante Uruguay.
Messi celebra su gol ante Uruguay. AP

Dicen los que conocen ambos continentes que en Europa todo funciona bien, que los trenes son más rápidos y salen puntuales, que no hay inseguridad y que todo está muy limpio. “En Europa, tiras un papelito y te dicen ‘Señor, se le cayó esto”, clama el protagonista de un comercial futbolero argentino. “Europa es Europa”, sentencia otro. Lo cierto es que para tres tipos que llevan un 10 en la espalda, Europa es Europa, pero Sudamérica es Sudamérica. Messi, Neymar y James Rodríguez están viviendo un romance con las selecciones de sus países; cada uno en una etapa distinta del amor pero igual de efectiva. Argentina venció 1 a 0 a Uruguay con gol, y con lujos, del 10 del Barcelona; Brasil, con un tanto de su crack metió tres en la casa de Ecuador, donde los locales no perdían hace 11 partidos; James dirigió la orquesta colombiana ante Venezuela también rompiendo la red y dando una asistencia para el 2-0 cafetero.

El nuevo entrenador de la selección argentina, Edgardo Bauza, había admitido que, cuando lo visitó en Barcelona para comenzar a pactar su regreso al equipo, un Messi tímido le había preguntado cómo hacer para desdecirse tras su renuncia al equipo. "Yo te convoco y punto", le dijo entonces El Patón. Al "y punto", Messi le sumó lo que mejor sabe hacer: poner de pie a un estadio entero cada vez que toca el balón. Argentina, que jugó con uno menos un tiempo entero por la expulsión de Paulo Dybala, sufrió para vencer a una siempre dura Uruguay, pero Messi que mostró una buena versión salió a comerse la cancha. Esta vez, lo acompañó la suerte y tras controlar bien en el aire y quitarse tres rivales de encima, sacó un disparo que se desvió en uno de los siete defensores charrúas que lo rodeaban, pilló a Muslera a contrapierna y gritó muy fuerte, pero sin bronca, el 1-0 para la albiceleste. "Quería estar después de todo el quilombo que hice", declaró tras el encuentro. Antes dejó dos jugadas que demuestran sus múltiples facetas vestido de celeste y blanco. Primero un caño exquisito al uruguayo Corujo y luego, en el minuto 48 de la segunda parte, habiendo jugado con un menos, una corrida de 30 metros para presionar a Godín y dejarle los tacos marcados en la pierna derecha (ahí se salvó de la tarjeta amarilla). En Mendoza (Argentina), la gente aplaudió por igual en los dos momentos.

"Ahora me van a tener que tragar", había declarado Neymar tras conseguir, en los Juegos de Río, la primera medalla olímpica de oro en la historia del fútbol brasileño. Durante la competición, varios simpatizantes habían tachado el nombre de Neymar. Encima del '10' habían escrito "Marta", el nombre de la mejor jugadora de Brasil. Pero después del triunfo y de reconciliarse con su público, Ney, y toda su selección, se liberaron y volvieron a ser protagonistas de las Eliminatorias. Con varios lujos, un gol de penalti y participación en todas las jugadas ofensivas del equipo, Neymar es cada vez más líder. Brasil, venció 3 a 0 de visitante a Ecuador, quien hasta este jueves era líder en la clasificación sudamericana rumbo a Rusia 2018 y no perdía en casa hace 11 partidos. Como Argentina, también estrenaba a Tité como entrenador en un partido oficial. Ahora, la verdeamarela se recupera, pero si las eliminatorias terminaran hoy estaría jugando la repesca para ir a Rusia. Una cosa está clara: la reconciliación de Neymar con la grada se está dando de manera desenfrenada.

El caso de James es distinto. Tras jugar un buen partido ante el Celta con el Real Madrid, pero con poco lugar en la alineación titular de Zidane, el 10 colombiano espera con ansias cada fecha internacional para volver a sentir el cariño de su gente. Con el equipo al hombro, en Colombia se ve otro jugador. James, encara, lanza, asiste, marca, ríe, anota, disfruta y es más James que nunca en su tierra. Frente a Venezuela, hizo el primer gol y tras una jugada excelente sobre la banda derecha encarando, enganchando y engañando le puso el balón en los pies a Torres para liquidar el encuentro. No hubo presencia de ese jugador tímido, apático y sin energía que se ganó un lugar en el banquillo en Madrid.

En campos en peores condiciones, en vestuarios mucho más modestos, con federaciones mucho más desorganizadas hay algo que mantiene las ganas de Messi, de Neymar y de James de regresar a casa. Para ellos, la fecha FIFA no trae problemas y para sus equipos, menos. Como decía una canción argentina para referirse a otro gran jugador de su historia: "La pelota siempre al 10, que ocurrirá otro milagro".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información