Cronología del supuesto asalto a cuatro nadadores en Río

La policía cuestiona la versión de los deportistas e impide su salida del país

Los deportistas Gunnar Bentz, segundo por la izquierda, y Jack Conger, cuarto por la derecha, dejan las dependencias policiales del aeropuerto de Río.
Los deportistas Gunnar Bentz, segundo por la izquierda, y Jack Conger, cuarto por la derecha, dejan las dependencias policiales del aeropuerto de Río.Mauro Pimentel (AP)

Las miradas en Brasil se centran en cuatro nadadores estadounidenses: Ryan Lochte, con 12 medallas en su historial; Gunnnar Bentz; Jack Conger; y Jimmy Feigen. En un país cuestionado por la seguridad durante los Juegos Olímpicos, los deportistas denunciaron que fueron asaltados pistola en mano tras salir de fiesta. Pero, ahora, las autoridades cuestionan su versión.

Madrugada del 14 de agosto: supuesto asalto. Según el primer relato de los nadadores, los cuatro habían salido de la Villa Olímpica y volvían en un taxi tras salir de fiesta cuando un grupo armado los asaltó. Los ladrones se hicieron pasar supuestamente por policías y los sacaron del coche, donde los encañonaron antes de robarles. Según contó Lochte, uno de los atracadores "sacó el arma, la inclinó, la colocó en mi cabeza y dijo: 'baja', y coloqué las manos hacia arriba. Nos quitó el dinero, cogió mi cartera. Dejó mi teléfono móvil y mis acreditaciones.

Mañana del 14 de agosto: primera denuncia. El caso se conoció cuando la madre de Lochte habló con la prensa estadounidense y afirmó que a su hijo le habían puesto una pistola en la cabeza en un incidente nocturno. El Comité Olímpico Internacional recalcó, en un principio, que la información era falsa y el comité organizador dijo que los destalles aportados eran "vagos". Entonces, el Comité Olímpico estadounidense hizo un comunicado, matizando en todo momento que se trataba de la versión de los deportistas.

16 de agosto: las dudas se multiplican. El diario británico The Daily Mail publica imágenes donde se ve a los estadounidenses llegando a la Villa Olímpica a las siete de la mañana, tres horas después del supuesto atraco. Llevan algunas de sus pertenencias —los relojes, por ejemplo—. La policía recalca también que las versiones que dieron los dos nadadores que contaron el caso, Lochte y Feigen, se contradecían entre sí.

Mañana del 17 de agosto: los agentes buscan a los nadadores. La policía irrumpe en la Villa Olímpica con la orden de una juez de hacerse con los pasaportes de los nadadores estadounidenses Ryan Lochte, y Jimmy Feigen. La magistrada decretó que los nadadores no debían dejar el país hasta que no aclararan las contradicciones que había detectado en el relato de la historia que habían hecho a los agentes.

Noche del 17 de agosto: más contradicciones. Loche concede una entrevista a la cadena estadounidense NBC y cambia algunos detalles respecto a su primera versión. La televisión ha revelado que el nadador ha contado ahora que el asalto se produjo en una gasolinera y no mientras circulaban en un taxi de regreso a la Villa Olímpica, como habían relatado inicialmente. Además, el deportista asegura ahora que no lo habrían encañonado con una pistola en la cabeza, sino que simplemente lo apuntaron.

A su vez, la Policía Federal ha impedido en la noche del miércoles que Bentze y Conger embarcasen en un avión rumbo a Estados Unidos. Los agentes han entrado en la aeronave donde se encontraban ambos y los han sacado del mismo. Les han confiscado los pasaportes. Lochte ya está en los Estados Unidos y Feigen, que está fuera del recinto olímpico, tampoco puede salir de Brasil.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS