Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Yuberjén Martínez, una medalla de plata para Colombia en boxeo, una casa para su madre

El púgil colombiano cae derrotado en la final por el uzbeko Dusmatov

Yuberjén Martínez, el primer colombiano en lograr una medalla de plata en boxeo en unos juegos olímpicos.
Yuberjén Martínez, el primer colombiano en lograr una medalla de plata en boxeo en unos juegos olímpicos. Getty Images

“No invente. Haga lo de siempre”, le dijo esta mañana la saltadora Caterine Ibargüen al boxeador Yuberjén Martínez. Eran los dos candidatos para lograr sendas medallas de oro este domingo para Colombia. Martínez no lo logró. El consejo de Ibargüen no terminó de funcionar y el joven de 24 cayó en la final ante el uzbeko Hasanboy Dusmatov en peso minimosca. Yuberjén, el menudo muchacho de 49 kilogramos y 1,65 metros de estatura, que hasta hace unos días no era muy conocido en su país, sin embargo, ya había hecho historia: nunca un púgil colombiano había llegado tan lejos. La presea servirá, además, para cumplir el sueño de poder darle una casa a su madre.

Boxeo Boxeo
· - 49 kg Minimosca Masculino
Oro Hasanboy Dusmatov (UZB)
Plata Yurberjen Herney Martinez (COL)
Bronce Nico Miguel Hernandez (USA)

"Sin importar el resultado de hoy haremos las gestiones necesarias para la casa que sueña Yuberjén", dijo la ministra de vivienda, Elsa Noguera. El luchador desde que llegó a Río aseguró que su meta era ganar el oro para poder comprarle una casa a su mamá en Chigorodó, su pueblo. “Sueño con regalarle una casa a mi mamá y tener la mía propia, con esa motivación vine a los Juegos Olímpicos, quiero hacer historia”, repitió 'El tremendo', como lo conocen por lo inquieto que fue en su niñez.

El boxeador salió este domingo en la esquina roja tras vencer por decisión, en la parte alta del cuadro de competencias, a cuatro rivales: el brasileño Patrick Lourenco (3-0), el filipino Rogen Ladón (3-0), el español Samuel Carmona (2-1) y el cubano Joahnys Arilagos (2-1), recuerda el Comité Olímpico Colombiano.

“Yo vine para hacer historia a Río de Janeiro”, repetía Martínez cada vez que le cruzaba un micrófono en Río. También mencionaba a Dios. Le agradecía por darle la posibilidad de estar allí, aun cuando la religión casi le impide ser boxeador. Su papá, que es pastor de una iglesia evangélica, al principio no estuvo de acuerdo en que Yuberjén dejara de lado su trabajo en un taller de mecánica (donde reparaba bicicletas) para ganarse la vida dando golpes. Pero al final aceptó y su hijo demostró que lo suyo era estar en un cuadrilátero.

“Su carrera ha sido rápida y triunfal en la selección Colombia con figuraciones internacionales y medallas importantes como en Juegos Bolivarianos y Centroamericanos y del Caribe”, cuenta Estewil Quesada, periodista experto en boxeo y miembro del gabinete de prensa de la delegación de Colombia en Río. Quesada, quien ha seguido a Martínez y relató el encuentro entre Ibargüen y el boxeador, asegura que el logro de Martínez es quizá la máxima reivindicación en el campo olímpico para el boxeo, después de 28 años sin ganar una medalla.

“Quiero aprovechar para pedir apoyo para mis compañeros, los que vienen atrás. No solo que me miren a mí, ahora que estoy triunfando. Hay más gente que necesita ayuda, hay un proceso que viene detrás de mí”, dijo Martínez cuando consiguió el cupo a la final. El mismo día en que en Chigorodó, su pueblo, empezaron a alistar la celebración para su regreso. Aunque no sabían si ganaría el oro, Martínez ya ponía a hablar a Colombia de su región. “Ahora nos encontramos muy contentos, muy dichosos, llenos de felicidad y honrados con lo que Dios está haciendo”, dijo Juan Martínez, padre del luchador.

El boxeo colombiano había ganado hasta ahora tres medallas de bronce en el historial olímpico. Peso ligero con Alfonso Pérez, pluma con Clemente Rojas (ambos en Múnich-72) y el gallo Eliécer Julio (Seúl-88).

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información