Atlético Nacional conquista América desde Colombia

El triunfo (1-0) ante Independiente del Valle consolida a los paisas como el gran equipo colombiano

Los jugadores de Nacional celebran el triunfo en la Libertadores.
Los jugadores de Nacional celebran el triunfo en la Libertadores. RAUL ARBOLEDA (AFP)

El Tino Asprilla, acaso uno de los jugadores más carismáticos de la historia del fútbol colombiano, llevaba unos días ‘enfermo’. Lo hizo público su cuenta de Instragram. “Veo todo verde”, mascullaba entre sábanas la víspera de la final de la Copa Libertadores el que fuera gran ariete de Colombia. Una enfermedad que se propagó después del partido por Medellín y buena parte del país: El Atlético Nacional ganaba 1-0 a Independiente del Valle, de Ecuador, y se alzaba con el gran título de clubes de América Latina por segunda vez en 27 años.

El triunfo de los verdolaga consolida al equipo paisa, que vio crecer a una de las mejores generaciones del país, como el más grande del fútbol colombiano: nadie tiene más títulos de liga nacional –cuenta con una estrella más que su archirrival Millonarios, el equivalente al Madrid-Barça en España- y es el primero en ganar por segunda vez la Libertadores.

Casi 30 años después de su primer triunfo se perciben ciertos paralelismos entre aquel Nacional de 1989 y el de ahora. El primero es el papel crucial que ha tenido el técnico. Si la batuta de Pacho Maturana, primero en Nacional y luego en la selección, marcó una época en el fútbol colombiano, el papel de Reinaldo Rueda desde el banco esta temporada ha sido trascendental.

Aquel equipo de finales de los ochenta y principios de los noventa estaba repleto de jóvenes figuras que marcaron una época en el fútbol colombiano: Asprilla, Higuita, Leonel Álvarez… los primeros grandes cracks que alumbraba Colombia y que terminarían, no sin mucho éxito salvo el primero, en Europa, el gran sueño para los futbolistas latinoamericanos. Tres décadas después, Nacional fue el equipo que más jugadores aportó a la lista de Pékerman para la pasada Copa América.

Dos jóvenes han sido, además, sido los pilares de este título: Miguel Borja, de 23 años, fue inscrito en las semifinales contra Sao Paulo y en cuatro partidos logró marcar cinco goles, entre ellos el que ha dado el título. Si Borja ha sido capital en la recta final, esta temporada ha supuesto el trampolín para Marlos Moreno, un ‘pelado’ que con solo 19 años está a punto de poner rumbo a Europa, casi con toda seguridad al City de Guardiola, que lo cederá al Deportivo para que se pruebe.

Hay algo, sin embargo, que sí ha cambiado en estos años y que, por suerte, aún puede sufrir una mayor transformación. Aquel Nacional, aquel Medellín, cargaba con el lastre de la influencia de Pablo Escobar, del narcotráfico, de una lacra ya superada por sus habitantes y aficionados. Un absurdo estigma que aún pesa fuera de estas fronteras. El próximo Mundial de Clubes, donde Nacional se medirá al Real Madrid, será una gran oportunidad para seguir mostrando otra cara de Colombia y del fútbol del país. Lejos queda la Intercontinental contra el Milan en 1989 y un lastimoso cartel: “Nosotros, la droga; vosotros, la Mafia”.

Sobre la firma

J. LAFUENTE

Es subdirector de América. Desde 2015 trabaja en la región, donde ha sido corresponsal en Colombia, cubriendo el proceso de paz; Venezuela y la Región Andina y, posteriormente, en México y Centroamérica. Previamente trabajó en las secciones de Deportes y Cierre del diario.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción