Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una avalancha de nieve se lleva a cuatro alpinistas en el nevado de Huascarán en Perú

Los rescatistas buscan a dos mexicanos y a dos peruanos desaparecidos el martes

En vísperas de subir al Huascarán, el sherpa peruano Julio Suárez, de 65 años, un hombre con medio siglo de experiencia en la Cordillera Blanca de Perú, hoy uno de los desaparecidos, le dijo a los alpinistas mexicanos a los que estaba guiando: "Las montañas han cambiado mucho. Las grietas y los deslaves son más constantes en los últimos años. Fíjate que algo está pasando en el mundo". Este martes a las 10.15 un alud se tragó a cuatro de ellos. A Suárez, a su ayudante Gilberto Loli y a los mexicanos Carlos Belkotosky y José Miguel Mendoza.

Otro mexicano, Rubén Jaén, ha sido rescatado. El 7 de julio, antes de partir hacia Perú, Jaén escribía en Facebook con la preocupación natural de un riesgo como el alpinismo: "Después de varios días soñando que te quedas atrapado en una avalancha y la sensación de que estarás por última vez en tu casa, llegó la hora".

La avalancha de nieve también afectó a una expedición española, pero sus miembros se salvaron. Los primeros en llegar al lugar fueron unos montañeros austriacos que iban de bajada. En menos de cuatro horas llegó el equipo de rescate de la Asociación de Guías de Montaña de Perú.

Un comunicado ha informado de que hay dos cadáveres -"anclados" para que no los arrastren nuevos aludes- y dos desaparecidos. La operación continúa. Por ahora no se ha recuperado e identificado a ninguna víctima.

Los alpinistas mexicanos formaban parte de la expedición Chihuahua al Huascarán. Preparaban la aventura desde principios de 2016. Tenían previsto pasar más de un mes en la alta montaña peruana. 

El nevado de Huascarán, 6.768 metros, es la cuarta cima más alta de la cordillera de los Andes. Una montaña difícil, con frecuentes aludes. Los montañistas mexicanos habían iniciado su ruta el 12 de julio ascendiendo al Ishinca, a 5.420 metros. Dos días más tardes ascendieron al Tocllaraju, de 6.030 metros. Cuando ocurrió el accidente cubrían el penúltimo tramo del Huascarán para llegar a un campamento a 6.200 metros, y preveían hacer cumbre este miércoles.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >