Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carlos Tévez pide una licencia y agrava la crisis de Boca

Tras la eliminación en la Libertadores los referentes amenazan con irse del club

El entrenador Guillermo Barros Schelotto durante la conferencia de prensa de este miércoles. Ampliar foto
El entrenador Guillermo Barros Schelotto durante la conferencia de prensa de este miércoles. Télam

La eliminación de la Copa Libertadores de América del pasado jueves instaló en Boca un frente de tormenta impensado. El fatal error de Orión para que se consume la goleada, la floja marca del Cata Díaz en la jugada que originó el empate de Independiente del Valle y el penal que Carlos Tévez se negó a patear dejó muy expuesto que los líderes xeneizes no responden cuando más se los necesita. En suma, un pedido de licencia del exJuventus puso al entrenador Guillermo Barros Schelotto entre la espada y la pared; y el mellizo no es un hombre al que le tiemble el pulso. Mientras tanto, la dirigencia salió disparada a conseguir refuerzos para encarar lo que queda en 2016: la copa y la liga local.

El mercado de pases venía frío en Argentina de cara al inicio de la Superliga, el próximo 19 de agosto. Salvo por el defensa Fabricio Coloccini, que regresó al país para jugar en San Lorenzo, no se ha producido ningún fichaje de consideración. Racing y Rosario Central fueron los únicos que sumaron jugadores en cantidad y el resto se debate entre los rumores y las transacciones caídas. No ayudó demasiado la indefinición acerca de como se jugaría la próxima liga, cuya discusión en la AFA duró casi un mes en la AFA.

Sin embargo, Boca perdió su chance de jugar otra final de Libertadores y la temperatura ascendió de golpe. El vestuario xeneize sintió el peso de la derrota y sus jugadores referentes han puesto en duda su permanencia en el club. Puntualmente, Daniel Cata Díaz y el portero Agustín Orión, quien el jueves cometió un grosero error en lo que fue el tanto que marcó José Angulo. En simultáneo, su máxima estrella, Carlos Tévez pidió una licencia al cuerpo técnico para ausentarse de los entrenamientos los próximos 3 días. Son muchos los que en la Ribera piensan que el exJuventus también quiere marcharse. Juegan a favor de esos rumores la fecha del cierre del libro de pases en Europa que es recién dentro de 30 días. Al entrenador Guillermo Barros Schelotto no le habría gustado el pedido y aún no le autorizó.

“Carlos (Tévez) está golpeado y dolorido como todos. Hablé con él y se va a quedar a jugar en Boca”, afirmó el entrenador, quien consideró que el delantero “está feliz en Boca, es el club que ama. Pero como todo en la vida, hay veces que te das golpes”.

“Hemos hablado estos días, estamos viviendo un momento que no nos gusta. Preferiríamos estar preparando la final de la Copa pero nos tocó perder aunque hicimos todo. Carlos tiene la cabeza puesta en Boca. Es posible que tenga algunos días, quiere estar bien y fuerte, pero lo importante es que va a jugar el próximo semestre con Boca. Lo más importante es que tenga fuerzas de seguir acá”, insistió Guillermo. Y sostuvo que “no hay nada raro ni nada más porque Carlos va a seguir jugando en Boca. Tenemos que prepararnos para que Boca tenga un buen semestre. Algunos necesitan dos días en la casa y otros entrenarse doble turno. Es muy personal. Carlos va a estar bien para el futuro”.

Consumada la eliminación ante los ecuatorianos y cuando La Bombonera todavía no se había vaciado, los rumores de transferencias se hicieron fuertes en el silencio de la derrota. Entre los que se van, Andrés Chávez ya firmó con el San Pablo de Brasil y también emigrarán Nicolás Colazo y Marcelo Meli, entre otros. Los mellizos, por su parte, ya pasaron una lista de posibles refuerzos al presidente Daniel Angelici, quien en los últimos tiempos parece más preocupado por la guerra de poder en la AFA que por su propio club. Lucas Zelarayán, de Tigres de México; Sebastián Pérez, de Atlético Nacional de Colombia y Cecilio Domínguez, de Cerro Porteño de Paraguay, son algunos de los nombres que la integran. Pero encima de todos ellos hay un portero que aún sin saber el destino de su colega, ya se postuló y hasta dijo que “de chiquito era hincha de Boca”. Se trata de Agustín Marchesín, quien defiende la valla del Santos Laguna mexicano.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información