Sangre mexicana, corazón estadounidense

Alexis Velela y Eric Calvillo, futbolistas del Cosmos, hijos de inmigrantes y nacidos en EE UU, pueden jugar con los dos países

Eric Calvillo y Alexis Velela, jugadores mexicanos del Cosmos de la NASL.
Eric Calvillo y Alexis Velela, jugadores mexicanos del Cosmos de la NASL.COSMOS
Más información
La esperanza vuelve al Little Haití
El ‘soccer’ no es solo para blancos

El gran sueño de cualquier deportista es poder algún día defender los colores de su país en un torneo internacional. Alexis Velela y Eric Calvillo, del Cosmos de Nueva York, tienen encima el lujo de poder elegir entre dos cuadros muy diferentes: Estados Unidos y México. Estos futbolistas nacidos en EE UU y de padres mexicanos tienen el corazón partido aunque la profesión va por dentro.

Es un momento extraño para los estadounidense con raíces mexicanas que viven en la mayor democracia del mundo. La retórica racista que acompaña al magnate Donald Trump asusta a millones de familias de inmigrantes que tratan de prosperar en el país. Algunos jóvenes con el talento para ser estrellas tuvieron incluso que dejar la competición por temor a que sus padres sean deportados.

Alexis y Eric, los dos de 18 años, no entran en política. Pero su ejemplo es un claro testimonio de que no hay muros ni fronteras. Nacieron y se criaron en California. Aunque siguieron rutas diferentes con los primeros toques de balón, el azar hizo que sus destinos se juntaran en la selección de juveniles de Estados Unidos. Se conocen desde hace cuatro años y comparten una estrecha amistad.

La retórica racista de Trump asusta hoy a millones de familias

“Estamos muy unidos”, comenta Alexis, que luce el dorsal 29 con el Cosmos. El nativo de San Diego, muy humilde, juega en diferentes posiciones. Forma parte de la selección estadounidense desde hace cinco años y con ella participó entre otros torneos en la Copa México de Naciones. Gionanni Savarese, técnico del club de Long Island, señala que es un jugador con “gran potencial”.

Eric, que pese a su juventud es muy maduro, cuenta que le debe todo a su padre. Fue quien le metió en el fútbol a los siete años y el que le habló de jugar con el Cosmos para empezar su carrera como profesional en lugar de fichar por un equipo de la MLS —equivalente a la primera división— o de México. “Es también muy versátil”, como señalan desde el club, donde aseguran que el 26 tiene mucho recorrido.

Los dos están ahora en activo con la selección sub-19. En abril viajaron a Eslovaquia. “Nuestro equipo está creciendo, tenemos jugadores que cada vez lo hacen mejor”, comenta Alexis. Su padres regresaron hace cuatro años a México. Desde entonces vivió con su hermano mayor. “Al principio se hizo difícil vivir tan lejos de ellos pero están orgullosos de que tenga esta oportunidad”, dice.

Los jugadores de origen mexicano que están en las diferentes ligas de EE UU, explica, tienen mucho talento y por eso, dice, pueden aportar mucho a este deporte. “La calidad es muy diferente y le podemos dar un toque de creatividad al juego. El fútbol no es solo técnica. Hay que tener hambre de jugar”, añade. Eric es de la misma opinión. “Es posible que pronto veamos a una gran estrella”, augura.

He estado con EE UU desde pequeño, invirtieron en mí

Alexis tiene claro que si se le presentara algún un día la oportunidad de jugar con la selección EE UU o la de México, elegiría la estadounidense por una cuestión de respeto. “He estado desde pequeño con ellos y son los que han invertido en mí”, explica, aunque es consciente de que el mexicano es mucho mejor equipo y que tiene incluso opciones de ganar la Copa América del Centenario.

Eso no quita que si la selección mexicana le ofrece participar en algún programa de formación o torneo, acepte la invitación “para ver cómo es la experiencia de vivir en otro país”. “Siempre he vivido en EE UU y lo único que conozco de México es por mi familia”, añade. Alexis tuvo la opción de fichar hace un año por el club de Monterrey, pero el contrato no prosperó por una cuestión de papeleo. Le surgió entonces la opción del Cosmos y se quedó en Nueva York.

“EE UU es un buen lugar para empezar y progresar, porque es un deporte mucho más joven y hay mucho por hacer”, afirma. Eric también siente más jugar aquí aunque no descarta hacerlo con México si le convocan. Su aspiración, en cualquier caso, es seguir la estela de otros compañeros de la selección que viajaron a Europa: “Ahí es donde están los mejores y pagan más”, dice. “Yo soy del Barcelona”, deja claro.

El Cosmos de Nueva York cuenta con uno de sus jugadores en la Copa América. Se trata de Yasmani Duk, convocado por la selección de Bolivia. El NYCFC tiene a Ronald Matarrita en la de Costa Rica. Como les dicen los veteranos de deporte en el vestuario, lo importante es aprovechar la oportunidad que les da un equipo profesional para mejorar. El resto, llegará después.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS