El rey de la televisión argentina va camino de dirigir el fútbol local

La Asociación del Fútbol Argentino permite que Tinelli se presente candidato a presidente, pese a que incumple los requisitos

Marcelo Tinelli, a la derecha, y Matias Lammens, presidente del San Lorenzo.
Marcelo Tinelli, a la derecha, y Matias Lammens, presidente del San Lorenzo.AFP

El argentino Marcelo Tinelli ha transformado su carrera de periodista deportivo en la de un empresario. Convirtió su programa de medianoche en un éxito que lleva 25 años en el aire y repercute en otros rincones de Latinoamérica. Su condición de hincha del San Lorenzo, uno de los clubes más grandes de su país, lo ha llevado ahora a aspirar a presidir la Asociación del Fútbol Argentino (AFA). Con esa misma astucia para cambiar las cosas, este martes logró que la AFA acordara por unanimidad la modificación de una regla que le impedía presentarse a las próximas elecciones a presidente de la entidad que rige una actividad crucial para los argentinos.

La norma establecía que el presidente de AFA, que será elegido en marzo de 2016, debía contar con cuatro años de trayectoria en la asociación. Tinelli lleva tres como vicepresidente de San Lorenzo y uno como secretario de Prensa y Comunicación de AFA. Su poder, basado en conducir el segundo programa con más audiencia de la televisión argentina, ha conseguido doblegar a los dirigentes que se le resistían, como Luis Segura, expresidente del humilde Argentinos Juniors, que reemplazó en 2014 a Julio Grondona al frente de la AFA. Este la había conducido durante 35 años hasta el día de su muerte.

Más información
La política argentina se entrega al show televisivo sin complejos
Menos dinero, más talento
El Maradona de la televisión
El Badajoz busca una estrella

Grondona había sido el todopoderoso mandamás del fútbol argentino y vicepresidente de FIFA. Su nombre ha quedado manchado por el escándalo de corrupción que se desató este año en la federación que preside Joseph Blatter. Le llamaban El Padrino. En 2009 rompió su contrato con el grupo de medios de comunicación Clarín, enemigo del kirchnerismo, para pactar que la liga argentina dejase de transmitirse en televisión de pago y comenzara a verse en la TV Pública. El Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner ha usado el llamado Fútbol para Todos para colar su propaganda. El periodista Alejandro Casar González cuenta el entramado de esta intervención estatal en el fútbol en el nuevo libro Pasó de todo. Cómo la AFA, la FIFA y los Gobiernos se adueñaron de la pelota, de la Editorial Planeta. En 2014, el entonces jefe de Gabinete de Ministros de Fernández, Jorge Capitanich, intentó privatizar parte de los anuncios publicitarios de Fútbol para Todos y negoció con Tinelli, pero el plan fue abortado porque se opuso Máximo Kirchner, hijo y consejero informal de la jefa de Estado.

Tinelli ahora aspira a quedarse con la mismísima AFA. En mayo pasado, en el estreno de la temporada 2015 de su programa Showmatch, que se ha convertido en la versión local de Mira quién baila, invitó a los tres principales candidatos presidenciales de Argentina, el kirchnerista moderado Daniel Scioli, el centroderechista Mauricio Macri y el peronista opositor Sergio Massa, y les arrancó un apoyo explícito a su candidatura para la AFA. Su programa, con imitaciones humorísticas, ha sido un árbitro de la política argentina de los últimos 15 años.

Tinelli, de 55 años, es hijo de un periodista nacido en Bolívar, una pequeña ciudad de la provincia de Buenos Aires. Desde joven se dedicó al periodismo deportivo. Después de 15 años de carrera en la capital argentina pasó a conducir en 1990 un programa de medianoche llamado Videomatch. Ante la poca audiencia abandonó los deportes y le puso humor. Así inició su éxito, que lo llevaría a crear en 1996 su propia productora de televisión. En 1998 incursionó en el fútbol como gerente del Badajoz, pero su aventura duró un año. Después probó suerte con un equipo de vóleibol de Bolívar, que ganó la liga argentina en 2003.

Tinelli promete modernizar una liga local plagada de deudas y violencia

En 2012 nombró a su abogado candidato a presidente del San Lorenzo, el club del papa Francisco. Él mismo se postuló a vicepresidente. Ganaron las elecciones del club con el 80% de los votos. Dos años después, San Lorenzo ganó su primera Copa Libertadores de América. Aquella coronación fue también la de Tinelli en el mundo del fútbol. Ahora promete modernizar la AFA después de 35 años de hegemonía de Grondona y uno de su heredero Segura, en los que el fútbol argentino combinó logros internacionales con endeudamiento de sus clubes y un aumento de la violencia de las barras bravas.

Los clubes pequeños se resistían a Tinelli. Preferían a Segura. “Estamos haciendo una interpretación contraria al espíritu del reglamento y esto solamente es impulsado por la figura de Tinelli, que tiene un poder mediático que yo no voy a descubrir, pero en AFA nadie duda de que si esto lo presenta otra persona no pasa por la puerta", declaró el domingo pasado Segura. Este martes se reunió con Tinelli y cambió de opinión. El presentador y productor televisivo sumará ahora el cargo de vicepresidente tercero de AFA y podrá presentarse a los comicios internos, que se postergaron de octubre a marzo próximo, de modo que se celebren una vez que en diciembre haya asumido el reemplazante de Fernández en la jefatura de Estado de Argentina.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS