Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

River Plate busca la gloria tras el descenso al infierno

El club más veces campeón de Argentina procurará este domingo ganar la liga después de su descenso a Segunda hace tres años

Gabriel Mercado celebra un gol del River Plate.
Gabriel Mercado celebra un gol del River Plate. AP

El River Plate, uno de los dos clubes más populares de Argentina y el que más campeonatos ha ganado (34), pretende dejar atrás la etapa más oscura de su historia, la del descenso al Nacional B (Segunda) en 2011. Un año y medio después de su rápido regreso a Primera, este domingo tiene altas probabilidades de consagrarse campeón argentino otra vez. Para ello deberá ganarle en su estadio Monumental a Quilmes, que ha llegado a la última jornada del Torneo Final 2013-2014 sin riesgo de descenso ni aspiraciones de clasificarse a la Copa Sudamericana 2014. El equipo de Buenos Aires -que suma 34 puntos en 18 partidos- también se consagrará campeón si pierde y los otros aspirantes al título argentino, Estudiantes (32) y Gimnasia (31), ambos de La Plata, no ganan.

Si los millonarios empatan o son derrotados, su suerte dependerá de los partidos que simultáneamente se jugarán entre Tigre-Estudiantes y Gimnasia-Boca Juniors. Estudiantes, en el que jugará su último partido profesional Juan Sebastián Verón, de 39 años, busca su sexta Liga y para ello deberá ganar y esperar a que River pierda o que al menos iguale y entonces tenga que jugar con él un partido de desempate. Para que Gimnasia logre su primera liga en la historia, primero necesita vencer, que el líder caiga y que los pincharratas no triunfen, y, en segundo término, precisaría derrotar a River en un desempate.

El entrenador del River, su histórico goleador Ramón Díaz, dijo este viernes que "hay que aislar a los jugadores del entusiasmo". Los hinchas riverplatenses llevan seis años sin dar una vuelta olímpica. La última vez fue en 2008, cuando el equipo era dirigido por Diego Simeone, que en el siguiente torneo lo condujo al último lugar. Aquel mal certamen pesó en la bajada de River a Segunda en 2011, la primera de su historia, en una Liga donde los descensos se definen de acuerdo con el promedio de puntos de las últimas tres temporadas. Después de aquel mal trago, los jugadores del River quieren situar al club en el primer puesto, un peldaño más acorde a la historia del club. Destacan por encima del resto los colombianos Carlos Carbonero, medio ofensivo, y Teo Gutiérrez, en el ataque; en la defensa Gabriel Mercado, que acaba de ser preseleccionado para jugar el Mundial con la albiceleste; el centro del campo es cosa de Manuel Lanzini, de 21 años; y en la punta de ataque Fernando Cavenaghi. Como entrenador, Díaz ya le hizo ganar a River cinco ligas (la última en 2002) y una Copa Libertadores de América (1996).

Los equipos de La Plata esperan que Quilmes les dé una mano venciendo al millonario. Mauricio Pellegrino es el entrenador de Estudiantes, después de su debut en el banquillo en el Valencia en 2012. Cuenta con Verón, que se había retirado ya del fútbol en 2012, pero que finalmente regresó el año pasado para jugar su última temporada. También confía en el portero Gerónimo Rulli, de 21 años, una defensa en la que sobresalen Leandro Desábato y Jonathan Schunke y un ataque goleador con Franco Jara y Guido Carrillo, de 22 años. El pincharrata visitará a un Tigre que también ya evitó el descenso y carece de opción de ir a la Sudamericana. La última liga de Estudiantes fue en 2010.

Gimnasia, en cambio, se enfrentará al Boca, el eterno rival de River, que tiene el incentivo de ganar para clasificarse a la Copa Libertadores de América 2015. El lobo es conducido técnicamente por Pedro Troglio, aquel excentrocampista que fue subcampeón del mundo con Argentina en Italia 1990. Los simpatizantes de Gimnasia están ansiosos por dar su primera vuelta olímpica, pero saben que es difícil lograrlo esta vez. Están hartos de que su vecino Estudiantes sea el único que festeje en la capital de la provincia de Buenos Aires. Por eso se encomiendan al portero Fernando Monetti, a defensas experimentados como Juan Carlos Blengio y Lucas Licht, y a los centrocampistas Franco Mussis y Maximiliano Meza, ambos de 22 años. Pero los porteños de River, con hinchas en todo el país, son los que más cerca están de volver a celebrar después de seis años de infierno para un club tan ganador en la historia del fútbol argentino.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.