Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La herencia envenenada de Camps

El expresidente de la Generalitat valenciana avaló préstamos al Valencia, el Hércules y el Elche por valor de 118 millones de los que el Gobierno autonómico ha pagado unos 32

Camps con Jaime Ortí, presidente del club en 2004, tras ganar la UEFA.
Camps con Jaime Ortí, presidente del club en 2004, tras ganar la UEFA.

Antes de dimitir el pasado 28 de junio de 2011 como presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps avaló, a través del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), diversos créditos solicitados por el Valencia, el Hércules y el Elche. Como los clubes no han podido devolver los créditos, el Consell, ahora presidido por Alberto Fabra, ya ha tenido que hacer frente a unos 32 millones.

El préstamo del Valencia CF se remonta a 2009. El club de Mestalla logró 74 millones de Bankia para cubrir una ampliación de capital destinada a evitar la entrada del club en concurso de acreedores. Como la Fundación no genera dinero ni puede recibir asistencia financiera del Valencia, porque iría en contra de la ley de Sociedades Anónimas, la deuda subió por los intereses de 74 a los 86 actuales después de que el Consell desembolsara en febrero 4,8 millones de intereses. Este crédito impagable por parte del Valencia es el nudo gordiano que ha llevado a Bankia a poner a la venta la semana pasada la sociedad de Mestalla. Aunque no las quiera, el Consell es el propietario del 70% de las acciones de la entidad.

Hace cuatro años, el Hércules CF subió a Primera y pidió un préstamo a la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) de 18 millones, avalados también por el IVF. Con ese dinero, el dueño del conjunto ilicitano, el empresario Enrique Ortiz (imputado por la supuesta financiación ilegal del PP), pagó las primas de los jugadores por ascender y una deuda con Hacienda. Como tampoco pudo devolver el crédito, la CAM, ahora Banco de Sabadell, ya ha ejecutado los 18 millones de los avales. El Consell está pendiente de ser dueño del 82% de las acciones de la Fundación del Hércules o de quedarse en propiedad el estadio Rico Pérez.

Los dos préstamos del Elche CF, por un valor de 14 millones (nueve con la CAM y cinco con el Banco de Valencia, actualmente integrado en Caixa Banc), tampoco van a ser devueltos. Y el Gobierno autonómico ha abonado a Caixa Banc nueve millones por la deuda de la Fundación del Elche. Tercer club en posesión de la Generalitat: un 64% de los títulos.

Pero no acaban ahí los avales del Gobierno autonómico. La Fundación del Levante UD también disfrutó de uno en el préstamo de 5,6 millones de La Caixa Penedés que sí ha sido pagado por la entidad granota. Ningún club valenciano se ha privado de los beneficios institucionales. El Villarreal, que el año pasado renunció a cinco millones de ayudas públicas, cobró 20 millones en cinco años por publicitar en sus camisetas el aeropuerto sin aviones de Castellón.

Al pagar los avales, la Generalitat se convierte en la máxima accionista de tres clubes profesionales, contraviniendo la ley que regula las Sociedades Anónimas Deportivas, que prohíbe controlar el 5% de más de una sociedad anónima deportiva en la misma competición.

La Generalitat informó ayer de que en estos momentos no hay “ni decisión, ni sanción” de la Unión Europea como consecuencia de los avales concedidos al Valencia, Hércules y Elche, ya que todavía no se ha abierto el proceso administrativo de comprobación que afecta a esta cuestión. La Generalitat recordó que ya hubo una petición de información al respecto remitida desde Bruselas antes del verano y a la que se dio respuesta entonces.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información