Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Roja, entre la fiesta y la crítica

Del Bosque, que renueva hasta 2016, defiende que España acude a Guinea a “extender” su marca y su fútbol ● Más de 10.000 personas acuden al entrenamiento de la selección

Aficionados en el estadio Nacional de Malabo EFE

La selección española juega este sábado en Malabo (22.00, Telecinco) entre muestras de afecto y bajo una lluvia de críticas. La presencia del campeón del mundo en Guinea Ecuatorial, país bajo la dictadura de Obiang, ha sido defendida desde la federación española como un acto meramente deportivo y así lo defendió Vicente del Bosque: “No venimos a apoyar ni a derrocar a nadie, simplemente, venimos a jugar, a extender nuestra marca y nuestro fútbol”, insistió el seleccionador español, que confirmó la ampliación de su contrato hasta 2016. “Jugamos donde se nos dice y lo hacemos para la gente”, dijo Mata. El pueblo de Malabo expresó sobradamente su afecto por la selección desde que a las siete y media de la mañana aterrizó en el Aeropuerto Internacional de la capital ecuatoguineana, convertida en una fiesta, rendida a la visita de La Roja, hasta el entrenamiento vespertino.

Unas 200 personas dieron la bienvenida a la expedición española en la pista del aeropuerto. Ya entonces la policía vigilaba cada paso de la selección. El trayecto hasta el hotel, a las afueras de la ciudad, entre un campo de golf y la playa, fue acompañado por numerosas personas que vitorearon el paso de los campeones. “La gente ha sido cariñosísima con nosotros”, insistió el seleccionador al valorar un recibimiento que agradeció. De la presencia de Obiang, ni rastro, más allá de la multitud de carteles con su imagen que llenan las calles.

Por la tarde, más de 10.000 seguidores asistieron al entrenamiento de la selección española, previo pago de 2.000 francos CFA (tres euros). El nombre de Iniesta fue el más jaleado desde las gradas, repletas de banderas de España y camisetas de equipos de la Liga, en una demostración de entusiasmo y fervor pocas veces visto en un viaje de La Roja. Las localidades para el partido de hoy se agotaron en horas, pese a ser las más caras de la historia de una competición deportiva jamás disputada en Guinea Ecuatorial: entre los 5.000 y los 50.000 francos CFA (entre ocho y 80 euros, aproximadamente), un alto precio dado que el sueldo medio de un profesional cualificado en Guinea no alcanza los 120.000 francos CFA (185 euros).

Entrenamiento de la selección española en Malabo ampliar foto
Entrenamiento de la selección española en Malabo

Rodeada de los más de 100 efectivos de la policía y del ejército que acompañan a la selección durante su estancia en Guinea, Oyana, una joven estudiante de tercero de Periodismo, insiste en que la concepción que se tiene del régimen de Obiang es “errónea”: “No vivimos oprimidos por un dictador sanguinario. Ha sido elegido en las urnas, este es un país soberano. La prensa es libre, la gente se expresa en libertad. Estáis muy equivocados, tenemos 13 partidos políticos”, recuerda. “El problema básico es de incultura y la falta de medios. No hay agua ni luz”, discrepa una española que durante más de 15 años trabajó en Inglaterra, de las pocas personas que reconoce abiertamente que el país no vive una situación “normalizada”.

Del Bosque saluda en el aeropuerto a la alcaldesa de Malabo, María Coloma, y al presidente de la Federación Guineana, Mituy Edjang ampliar foto
Del Bosque saluda en el aeropuerto a la alcaldesa de Malabo, María Coloma, y al presidente de la Federación Guineana, Mituy Edjang EFE

“Guinea es un lugar fantástico”, defiende Benjamín Zarandona, exjugador del Betis, 16 veces internacional por Guinea Ecuatorial, que ha viajado con la cadena que hoy emite el partido. “Me hace muy feliz que venga aquí la selección, porque hace feliz al pueblo y eso no se debe olvidar. Este es un lugar muy futbolero y la gente está contenta. Por una vez, la afición va con los dos”, asegura el excentrocampista. “Cada vez que jugamos un amistoso parece que hay un problema”, lamenta mientras Del Bosque, cansado de las críticas que llegan incluso desde España. Como la de Javier Tebas, presidente de la Liga: “Guinea no es el sitio más afortunado para que juegue la selección. Aunque hay que destacar que Guinea Ecuatorial fue una colonia y sus aficionados podrán disfrutar de la campeona del mundo. Es un país donde hay un cierto arraigo a lo español y muchos españoles trabajando. En definitiva, es un partido de fútbol, que debemos desligar de la política”.

“Más de 2.000 españoles se ganan aquí la vida”, reitera Goicoechea, exjugador del Athletic y de la selección española, que fue técnico en las divisiones inferiores de La Roja y que ejerce ahora de seleccionador de Guinea Ecuatorial. “¿Obiang? Solo lo he visto por la tele”, insiste el técnico vasco, que pide más respeto: “Se hicieron unos Juegos en China, se va a jugar un Mundial en Catar… No sé por qué la visita de la selección a Guinea se ve de otra manera”, afirmó. La fiesta y la polémica envuelven de igual manera el encuentro, antes de jugar el martes en Sudáfrica.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información