Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España, ante EEUU en octavos

La selección masculina pierde 7-8 ante Grecia

Felipe Perrone trata de lanzar ante Mylonakis
Felipe Perrone trata de lanzar ante Mylonakis AFP

La selección española de waterpolo jugará el domingo contra Estados Unidos los octavos de final después de perder en la piscina de la Picornell contra Grecia (7-8). “Un cruce diabólico”, convino Rafa Aguilar, consciente de que el potencial de Estados Unidos es grande, porque ha crecido como equipo. Se trata de un conjunto muy físico, rápido, nada que ver con lo que se ha encontrado España en el grupo hasta ahora, ni con Montenegro ni especialmente con Grecia, táctico hasta aburrir. “Lo que viene es absolutamente diferente a lo que hemos visto y nosotros también hemos de ser diferentes porque podemos jugar mejor”, convino el capitán Perrone, convencido de que contra Estados Unidos darán “el verdadero potencial del equipo”. “Sé de lo que somos capaces de hacer y tengo esperanza pero hemos de mejorar, jugar menos atenazados en el tiro de fuera y en movimiento”, convino el seleccionador.

España, 7 - Grecia, 8

España: Aguilar (p), Munárriz (-), de Lera (-), Molina (3), Sziranyi
(1), Español (-), Perrone (-) --siete inicial-- Estrany (-), Garcia (-),
Alarcón (-), Minguell (3), Vallès (-), López (p).

Grecia: Tsalkanis (p); Mylonakis (3), Fountoulis (2), Afroudakis (1),
Delakas (1), Mourikis (-), Vlachopoulos (1) --siete inicial-- Kolomvos
(-), Gounas (-), Gouvis (-), Genidounias (-), Pontikeas (-).

Parciales: 1-1, 0-2, 2-3 y 4-2.

Árbitros: Radoslaw Koryzna (POL) y Mario Bianchi (ITA). Eliminaron
a Pontikeas y Delakas en Grecia.

Piscina: Bernat Picornell.

La actuación de Tsalkanis, el portero griego, ha terminado por arruinar las esperanzas de los hombres de Rafa Aguilar, que vivió tres cuartas partes del duelo con el brazo agarrotado. El portero griego salió de la pileta con un 61 por ciento de acierto en las paradas. De eso se lamentó Rafa Aguilar, el seleccionador, consciente de que su equipo sólo ha dado la talla en momentos puntuales del campeonato, en el que ha encadenado dos derrotas consecutivas, contra Montenegro y frente a Grecia, por motivos parecidos. “No hemos jugado bien”, ha reconocido López.

España creció al final y se metió en el partido en el tercer tiempo, el único que ganó (2-3), y peleó con opciones por el empate hasta el final porque no renunció nunca. Como les ocurrió contra Montenegro, volvieron a jugar bien en defensa y arruinaron sus esperanzas en ataque, especialmente en el primer tramo del juego, cuando la inspiración del portero rival les amargó la vida.

La derrota lleva al combinado español a medirse con Estados Unidos, el domingo a las 13.30. En cuartos asoma Italia, la subcampeona olímpica, que juega con China. “Nos hemos labrado el camino y nos tocan equipos duros”, resumió Aguilar.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información