Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Todos corren contra Cyril

‘Chaleco’ López gana la primera etapa de un rally en que a Despres se le multiplican los rivales

Sainz vence en coches

Carlos Sainz, en la primera etapa del Rally Dakar. Ampliar foto
Carlos Sainz, en la primera etapa del Rally Dakar. EFE

“Controlar a uno es fácil. A cinco es imposible”. Lo dijo Marc Coma antes de saber que no tomaría la salida en Lima. Y ahora parece una especie de predicción. El español quiso entonces hacer referencia a que tener controlado a Cyril Despres, su único rival real durante los últimos siete años (en los que se han repartido los títulos, con ventaja para el francés) resultaba una tarea compleja, pero no imposible; tener controlados a los aspirantes a sucederles en el trono, que este año son más, no sería tan sencillo. El regreso de Honda, con Helder Rodrígues como gran figura, la consolidación del proyecto de Husqvarna con la revelación de 2012, Joan Barreda, como jefe de filas; y aspirantes al podio ya conocidos como Chaleco López y Jordi Viladoms complican todavía más la vida a Despres a pesar de que muchos lo ven como el claro ganador.

Clasificación

Motos. 1. C. López (Chi/KTM), 7m 51s. <CF1132>2. F. Verhoeven (Hol/Yamaha), a 1s. 3. P. Quintanilla (Chi/Honda), a 5s. 31. G. Farrés (Honda), a 1m.

Coches: 1. C. Sainz (Buggy), 7m 40s. 2. L. Álvarez (Arg/Toyota), a 8s. 3. G. Chicherit (Fra/SMG), a 10 s.

Domingo, segunda etapa: Pisco-Pisco (327 kilómetros).

“No será tan simple como se pueda pensar: Cyril tiene como referencia a Marc desde hace 10 años. Toda su carrera está preparada en función de lo que haga Marc. Ahora, sin él, todo se complica mucho más”, concede sin embargo el director deportivo de la prueba, David Castera.

Y, ¿qué opina el ganador del curso pasado y gran favorito? ¿Cambia su Dakar sin Coma en competición? “Sí cambia, porque desde 2005 estamos luchando los dos por la victoria. Y eso ya no será así. ¿Estrategia? Continuaré luchando contra el desierto. En todo este tiempo he llegado a la conclusión de que el desierto es al final el rival más fuerte. El ejemplo más fácil es observar lo que le pasó a Marc en Marruecos. Además, el resto están aquí y están preparados. Espero. Todos, desde Chaleco, Viladoms o Barreda están listos”, argumentaba el piloto francés antes de la primer etapa, que recorría ayer las costas peruanas bordeando el Pacífico desde Lima a Pisco.

“Él irá controlando cómo va la carrera, los primeros días estará más a la expectativa, aunque rivales tampoco tiene tantos: además de Chaleco o Rodrigues, luego hay un escalón con un segundo grupo”, opina Barreda. “Todo no va a ser fácil. No he vivido nunca un Dakar fácil. Aunque para mí Cyril es el ganador”, apuntaba Marc Coma ya en Lima, donde ha cumplido con algunos compromisos comerciales a pesar de no participar en el rally por lesión. “Será un Dakar difícil. Que yo sepa sigue habiendo casi 200 motos en competición. Y por primera vez poco después de la salida ya entramos en pleno desierto”, aseguraba Despres. No le pesa el cartel de favorito.

La etapa de ayer, la más corta de la prueba, con solo 13 kilómetros de especial alrededor de Pisco, la ganó el chileno Chaleco López, con un tiempo de 7m 51s. Despres se clasificó quinto (8m 4s) en una especial corta y aparentemente sencilla cuyo tiempo se multiplicará ahora por cinco, después de una decisión de última hora de la dirección de carrera, que pretendía evitar pilotos parados en mitad del recorrido para perder tiempo, pues a nadie le interesa abrir pista hoy.

“He ido a mi ritmo, no sé cuánto voy a durar, así que...”, reía Carlos Sainz

Lo hará Chaleco López. “No pensaba en ganar, pero hay que tener confianza, si quiero estar entre los primeros habrá que abrir pista más de un día”, declaró. Despres, más calculador y estratega, como su copiloto Ruben Faria, saldrán el quinto y el séptimo respectivamente: “Quería ser cuarto o quinto, así que ha salido bien el plan. Esta etapa ha sido como un sprint y yo estoy más por la maratón; a partir de ahora esto empieza en serio”. Poco después del francés, en el décimo puesto, otro estratega: Barreda, que cree que su situación es la perfecta: “Los primeros 50km son de pista y habrá polvo, así que salir con dos minutos de diferencia con el de delante, al estar entre los 10 primeros, me beneficiará; además tengo a buenos pilotos delante que abrirán pista”. Viladoms (23), Rodrigues (29) y Pedrero (43) clasificaron peor de lo previsto.

Quien brilló de nuevo, en coches, fue Carlos Sainz. No sabe cómo de competitivo es, ni qué será capaz de hacer en este Dakar con un buggy que apenas conoce, pero Sainz, que de correr sabe un rato, se adjudicó la primera etapa, corta y rápida, en terreno arenoso, el que mejor le va a su coche con dos ruedas motrices. Y ganó a pesar de que no es lo más recomendable pensando en el día siguiente, el primero en desierto abierto. “He ido a mi ritmo, no sé cuánto voy a durar, así que…”, reía el madrileño. Si bien, la primera prueba con el buggy del equipo de Nasser Al-Attiyah no fue todo lo bien que deseaba: “Ya se ha calentado más de lo que debería y esto era solo un aperitivo”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.