Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Neymar y Cielo como banderas

La próxima sede olímpica centra sus esperanzas en el fútbol y el nadador

Neymar, felicitado por Romulo y Hulk tras su gol en un amistoso Ampliar foto
Neymar, felicitado por Romulo y Hulk tras su gol en un amistoso EFE

El Comité Olímpico Brasileño (COB) aspira a repetir el resultado de los Juegos Olímpicos de Pekín, en 2008, cuando los atletas del gigante sudamericano regresaron a casa con 15 medallas (tres oros, cuatro platas y ocho bronces) situándose en el vigesimotercer puesto del medallero. Un modesto resultado para un país que presume de elevar el deporte a la categoría de religión.

Las grandes apuestas para Londres están encabezadas por el nadador César Cielo, que según todas las quinielas podría reproducir la gesta de su oro en los 50 metros libre de los Juegos chinos. Cielo también es una apuesta clave en los 100 metros libre, en los que obtuvo la medalla de bronce en 2008.

El tándem de vela formado por Robert Scheidt y Bruno Prada, fuertes en clase Star, es la otra gran esperanza de Brasil. Si se cumplen los pronósticos del COB, Scheidt se elevaría como primer tricampeón olímpico de la historia de Brasil.

La selección brasileña masculina de fútbol dirigida por Mano Menezes llega a la capital británica con una consigna: ganar o ganar el oro. De lo contrario, cuenta la prensa brasileña, el empleo de Menezes penderá de un hilo. Con cracks como Neymar, Lucas y Ganso, el COB cree que la canarinha tiene posibilidades reales ante la ausencia de la selección argentina. La saltadora Fabiana Murer (salto con pértiga) y los judocas Mayra Aguilar y Leandro Guilheiro también están en la lista de las grandes esperanzas brasileñas. Junto a ambos, hay una buena ristra de favoritos a optar por una medalla, sea del metal que sea. A saber: Artur Zanetti en gimnasia masculina, las parejas Alison y Emanuel, y Juliana y Larissa en voleibol playa, Everton Lopes en Boxeo, Tiago Camilo, Rafel Silva y Sarah Menezes en judo, los nadadores Felipe França; bruno Fratus y Thiago Pereira, y los equipos de voleibol masculino y femenino.

Hay una buena ristra de favoritos a optar por una medalla, sea del metal que sea.

La representación brasileña en estos Juegos Olímpicos se eleva a 259 atletas y 442 personas, y cuenta con un presupuesto de casi cinco millones de euros, casi tres veces más de lo invertido en la preparación de los Juegos de Pekín. Este expresivo aumento del presupuesto deja patente el interés de Brasil por obtener buenos resultados en estos Juegos, ya que los próximos se celebrarán en Río de Janeiro en 2016 y sus preparativos ya han comenzado.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información