Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Federer gana el partido más corto

Simon se retira en el torneo de Miami y regala al suizo una plaza en semifinales tras solo tres juegos. -Sharapova-Azarenka, final femenina

Roger Federer ganó en cuartos de final del torneo de Miami el partido más corto. Se impuso por 3-0 y retirada del francés Gilles Simon, con problemas físicos, en menos de 10 minutos. El ahora número tres del mundo venció en los tres únicos juegos del partido y en 14 de los 12 puntos jugados. Gran fortuna la suya por llegar físicamente fresco a las semifinales frente a Rafa Nadal, que jugó tres horas después y tardó más de dos en derrotar a Tomas Berdych.

Simon, irónicamente, regaló el triunfo más fácil a Federer, al que había resistido tres horas y tres minutos en el Open de Australia de este año. En Melbourne cedió tras una larga batalla por 6-2, 6-3, 4-6, 4-6 y 6-3. Fue su primera derrota ante el suizo, al que había ganado dos veces en 2008. Hasta ayer estaba entre los tres jugadores con mejor historial frente al tenista aún más laureado; los otros dos son Rafa Nadal (14-8) y Andy Murray (8-6).

Simon adujo que tenía molestias en el cuello y que no podía mover la cabeza. El propio Federer, sonriente y sorprendido, lo comentó tras marcharse rápidamente Simon de la pista de Crandon Park entre leves silbidos de lógica decepción.

Ya resultó extraño, nada más comenzar el partido, que el francés -número 27 del mundo, y 6 en 2009- perdiera en blanco el primer juego con su saque. El molesto viento del sur que sopló durante el día en Key Biscayne, como en toda la costa este de Florida, pareció ser la causa de ello. Empezó jugando en contra de las rachas y Federer se puso 1-0 en apenas un minuto. Raro, aunque aún podía explicarse. Sin embargo, el ritmo de apisonadora del suizo no bajó al cambiar de lado de la cancha. A él no le molestó casi nada el viento y en los siguientes tres minutos Simon solo pudo ganar un punto.

Quedaba una última oportunidad. A favor de viento, y con el saque, el francés debía reaccionar. Pero no fue así. Únicamente salvó otro punto, perdió de nuevo el juego, se sentó en el banco de los descansos y llamó al masajista, que ya estaba al tanto de su problema. Sin solución esta vez. Tras unos minutos de conversación confirmó que lo dejaba.

Federer repartió las bolas que los ganadores lanzan al público, y fue a entrenarse. Como una rosa. A diferencia de Nadal.

Sharapova-Azarenka, final femenina

En un partido previo, la irregular rusa María Sharapova, ex número uno del mundo y ahora solo 16, se plantó en la final femenina con autoridad. Aunque perdió el primer set contra la alemana Andrea Petkovic, posteriormente se recompuso y la arrasó.

Petkovic había sido hasta ese momento la revelación del torneo tras eliminar en la cuarta ronda a la actual número uno, la danesa Caroline Wozniacki. Pero el 3-6, 6-0 y 6-2 fue elocuente. Bien distinto a los apuros que pasó la altísima rusa en cuartos de final para imponerse en la muerte súbita de la tercera manga a la rumana Alexandra Dulgheru. El partido acabó de madrugada y después de tres horas de dura batalla.

Sharapova se enfrentará a la bielorrusa Victoria Azarenka, ganadora ya del torneo en 2009 y que tras eliminar en semifinales a la belga Kim Clijsters se impuso con facilidad a la rusa Vera Zvonareva, por 6-0 y 6-3.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.