Artur Mas crea dudas sobre el futuro de la F-1 en Montmeló

El presidente de la Generalitat asegura que solo las carreras de este año y del próximo están aseguradas

Su visita parecía informal. Artur Mas, presidente de la Generalitat de Catalunya, acudió al circuito de Montmeló con la intención de saludar a Fernando Alonso y de dar unas vueltas acompañando a Jaime Alguersuari, en la conclusión de la segunda jornada de entrenamientos de F-1 que se está llevando a cabo en el trazado catalán. Sin embargo, su visita se convirtió en una declaración de intenciones sobre el futuro del Gran Premio de España de F-1 en el circuito de Montmeló.

"La continuidad de la carrera de F-1 en este circuito está asegurada este año y, probablemente, también el próximo", afirmó Mas, respondiendo a la pregunta de algunos rumores surgidos en Valencia que cuestionaban el futuro de dos carreras del Mundial en España. "Y confío en que pueda tener continuidad también en el futuro. Pero eso dependerá de cómo evolucione la situación económica y de los resultados que se obtengan estos dos años. Todo el mundo sabe que estamos con restricciones presupuestarias y que la F-1 es deficitaria. Pero también hay que valorar el impacto económico que produce y la proyección de país que supone. Sitúa Cataluña en el mundo".

Más información

El circuito de Cataluña tiene contrato con la FOA, la empresa que gestiona los derechos de explotación dirigida por Bernie Ecclestone, hasta 2016. Sin embargo, la renovación del último contrato la negociaron Josep Lluís Carod Rovira, ex vicepresidente del gobierno catalán y presidente del Consorci del Circuit, y Ramón Praderas, ex director del trazado, prescindiendo de la presencia de Sebatià Salvadó, presidente del RACC y amigo personal de Ecclestone. Firmaron por cinco años más, pero a costa de doblar prácticamente el precio por los derechos de organizar el gran premio. Aunque las cifras nunca se hacen públicas -lo prohíbe explícitamente el contrato-, parece que se pasó de unos 12 millones de euros anuales a casi 20. Una cifra que Salvadó y la cúpula del circuito deberán renegociar a la baja con Ecclestone en los próximos días.

"La situación es la que es y yo no estoy aquí para engañar a nadie", agregó Mas. "Dioje desde el primer día que diría la verdad y que hablaría claro. Sé el valor de albergar una carrera de F-1 y estoy aquí para dar todo mi apoyo a la gente del circuito y brindar un reconocimiento a la tradición del mundo del motor en este país. Es un sector que mueve la economía. Haré todo lo posible para que la F-12 se pueda mantener. Pero no podemos esconder la verdad. Debemos reducir los presupuestos. La Generalitat debe apretarse el cinturón y eso afectará a todos los sectores. Veremos lo que ocurre este año y en 2012. Y si nos recuperamos económicamente, podremos afrontar el futuro en mejores condiciones".

La llegada de Mas a la presidencia de Cataluña supuso un cambio radical en la dirección del circuito de Montmeló. El ascendente político que siempre había acompañado a los nombramientos, dejó paso a una vertiente más lógica que dio paso a gente del motor. Ahora, el presidente del Consorci es Vicenç Aguilera, un hombre vinculado al RACC y al programa de Jóvenes Pilotos, y el director del circuito es Salvadó Servià, ex piloto de rallies y ex senador por CiU.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50