"Se despertó, me insultó, lo volvieron a sedar y se durmió"

El segundo parte médico de Maradona recoge "un cuadro estable"

Madrid / Buenos Aires - 29 mar 2007 - 14:56 UTC

El ex futbolista Diego Armando Maradona ha ingresado a las 02.30 (hora española) en la clínica Güemes de Buenos Aires a causa de una "descompensación física" por comer y beber en exceso aunque su vida no corre peligro, según ha declarado su médico personal, Alfredo Cahe. "No es una descompensación en el sentido hemodinámico ni del corazón, sino porque venía con un régimen de vida no muy coherente en las comidas, en las bebidas y en la cantidad de cigarros que fumaba", ha explicado Cahe que también ha recalcado que el ex jugador fue ingresado "en contra de su voluntad".

Más información

"Diego estaba bastante mal anímicamente por problemas familiares que no voy a considerar; tenía cosas importantes que no podía manejar, y eso lo había llevado a estar depresivo", ha declarado a Cahe a la cadena Radio Uno de Buenos Aires. Según el médico, Maradona no quería que lo internaran. "Se despertó esta madrugada a las 2.30 y me insultó. Lo volvieron a sedar y se durmió".

Cahe ha vuelto a afirmar que el ex futbolista no consume drogas y ha contado que: "Era necesario ingresarlo en un sanatorio, hace unas semanas ya se había contemplado esta posibilidad, pero Diego se levantó y se fue. "Había aumentado mucho de peso y se había hinchado; ahora, deberá estar internado varios días". Al referirse a la posibilidad de que se someta a un tratamiento en Suiza, que el médico anunció el pasado fin de semana, ha indicado que "llevarlo allá diez o quince días sería bastante interesante. Suiza tiene infraestructura de tipo ''spa'', pero no para el cuadro clínico". "Hace un tiempo, el país ideal por su cuadro adictivo hubiese sido Estados Unidos, pero él allá no puede entrar", ha añdido. En cuanto a la alternativa de que se someta a un tratamiento psicológico, el médico ha afirmado que "conociéndolo a Diego, se sabe que ese tipo de terapia no funcionaría. El se resiste a ello. Es muy especial". Y ha precisado: : "Muchas veces, la mejor forma de entrarle fue escribiendo. Yo le anotaba algunas indicaciones y él me respondía de manera muy coherente".

Nuevo parte médico

Por su parte, los servicios médicos del sanatorio Güemes han emitido un segundo comunicado a las 16.30 (hora española) y que publica el diario Clarín , en dónde se indica que el ex futbolista pasa " exámenes de control" y que "hay una buena evolución" del paciente. También señala que Maradona se encuentra "en un estado medicamentoso". "Está fuera de peligro, muy tranquilo. Sedado y descansando", ha declarado el doctor Pezzella.

Maradona, de 47 años, ha sido visto en los últimos meses en restaurantes y locales nocturnos, comiendo y bebiendo. Una vida que se evidencia en su aspecto físico, del que está desapareciendo la buena forma que había conseguido tras someterse en 2005 a una intervención quirúrgica en Colombia para reducir el tamaño del estómago. El Diez pesa actualmente 61 kilogramos "cuatro kilos más de lo común, pero más hinchado por retención de líquidos", ha asegurado Cahe, que ha reconocido que "estas variantes preocupaban porque son factores de riesgo muy importantes", sobre todo teniendo en cuenta los antecedentes de su famoso paciente, quien en dos oportunidades fue internado con severos problemas cardíacos por consumir drogas.

"Maradona, la Mano de Dios"

El ingreso de Maradona en una clínica coincide con el estreno hoy en Nápoles, la localidad sureña italiana donde el Pibe de Oro sigue siendo un ídolo, de la película Maradona, la Mano de Dios dedicada al astro argentino, y cuyo estreno oficial en las salas cinematográficas italianas está prevista para el próximo viernes.

La película, dirigida por el cineasta italiano Marco Risi, hijo del conocido Dino Risi, y con guión de Manuel Valdivia, César Vidal y Manuel Ríos, es una coproducción italo-española y recoge la vida de Diego Armando Maradona desde un infancia pobre en la periferia de Buenos Aires hasta la actualidad.

Maradona, la Mano de Dios recoge los problemas que el argentino ha tenido con las drogas, la prostitución, la hacienda italiana, sus presuntos contactos con la camorra (organización criminal) napolitana y algún que otro conflicto que tuvo dentro de los terrenos de juego.

El 'pelusa' ha sufrido una descompensación física

Lo más visto en...

Top 50