_
_
_
_
_
Feria de Valdemorillo (Madrid)
Crónica
Texto informativo con interpretación

Juan Ortega reivindica su alta dimensión artística

El torero sevillano cortó dos orejas en una tarde de ‘no hay billetes’ ante el único toro con clase y profundidad

Juan Ortega, a la verónica en su segundo toro.
Juan Ortega, a la verónica en su segundo toro.Pueblos del Toreo

El diestro sevillano Juan Ortega, que salió a hombros tras cortar dos orejas al quinto de la tarde, reivindicó en la feria de Valdemorillo su auténtica fama como torero después de varios meses de ocupar, sin pretenderlo, los titulares de la prensa rosa por motivos ajenos a su profesión, informa Paco Aguado.

Y para mostrar que es la del ruedo la única fama que busca, Ortega hizo al quinto de la tarde una faena plagada de momentos de gran estética, que es lo que fueron buscando a Valdemorillo no los paparazzis que le esperaban en la puerta, sino los miles de aficionados que llenaron la plaza del pueblo serrano.

Claro que para poder reivindicarse así le ayudó sobremanera ese penúltimo toro de la terciada corrida de Cuvillo, un fino castaño chorreado que derrochó clase y profundidad en sus embestidas desde que salió al ruedo galopando y que se vino arriba en banderillas tras recibir el puyazo más fuerte, casi el único, de la tarde.

Ortega ya le meció por el lado izquierdo en las verónicas de recibo y aún le hizo un airoso quite por chicuelinas antes de bordarle una soberbia apertura de faena con la muleta, con ayudados clásicos y con recreados y lentos cambios de mano, en la que fue una excelente conjunción de ritmos entre uno y otro.

Aun así, el resto del trasteo resultó menos compacto, pues Ortega, dentro de las mismas tandas, alternó un puñado de momentos deslumbrantes, con una morosa cadencia en el trazo, con muletazos menos limpios y algunos enganchones, aunque mantuviera siempre esa tensión estética con la que tuvo al público atento y propenso al aplauso.

Y, entre las desigualdades, lo mejor llegó al natural, por el mejor pitón de ‘Asustado’, que así se llamaba ese toro que no dejó de “hacer el avión” con largo recorrido hasta en el remate final de otro excelente manojo de pases ayudados con la rodilla flexionada, previos a una unánime petición de esas dos orejas que propiciaron la única foto que interesaba al torero: la de su salida a hombros vestido de luces.

El resto de la corrida tuvo menos brillo, pues el mismo Ortega no sacó mucho en claro de un segundo sin celo, y Ginés Marín se dilató en dos deslucidos pulsos con los dos de su lote, dos torillos mediocres pero manejables con los que puso más empeño que compromiso, y con los que lo más notable a destacar de la labor del extremeño fue la excelente estocada con que tumbó a su primero.

Los dos “cuvillos” de menos fondo fueron los que correspondieron a Alejandro Talavante, que los lidió con asiento y temple, buscando aprovechar sus mínimas opciones pero sin lograr contrarrestar las protestas del público por la debilidad del primero y sin llegar a alargar las apenas medias arrancadas del cuarto.

Núñez del Cuvillo/Talavante, Ortega, Marín

Seis toros de Núñez del Cuvillo, con el trapío justo y escaso cuajo. En conjunto, medidos de raza y de fuerzas, aunque manejables, pero con un quinto que derrochó clase y profundidad en sus embestidas.

Alejandro Talavante: estocada trasera (silencio); estocada trasera desprendida y dos descabellos (silencio).

Juan Ortega: golletazo (ovación tras leve petición): estocada tendida desprendida (dos orejas). Salió a hombros.

Ginés Marín: estocada (palmas); estocada desprendida (palmas).

Entre las cuadrillas, Javier Ambel y Antonio Chacón saludaron en banderillas. Al final del paseíllo se guardó un minuto de silencio por la muerte de los dos guardias civiles en aguas gaditanas.

Plaza de Valdemorillo (Madrid). Feria de San Blas y la Candelaria. 10 de febrero. Lleno de "no hay billetes" (5.000 espectadores).

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_