Gala en Las Ventas, entre un premio de honor para Díaz Ayuso, la música de Loquillo y unos carteles filtrados

El pintor mallorquín Domingo Zapata es el autor del cartel que anunciará la Feria de San Isidro

Los empresarios Rafael García Garrido y Simón Casas aplauden a Isabel Díaz Ayuso.
Los empresarios Rafael García Garrido y Simón Casas aplauden a Isabel Díaz Ayuso.Plaza 1

La música del rockero Loquillo y su banda pusieron anoche un punto y final inesperado a la gala que organizó la empresa Plaza1 en una carpa situada en el ruedo de la plaza de Las Ventas para presentar los carteles de la próxima Feria de San Isidro.

Al final, la protagonista fue la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, quien recibió un premio por su ‘apoyo a la tauromaquia’, pues las combinaciones de toros y toreros se conocían desde el día antes por la sorprendente filtración de un miembro del consejo de administración del Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad.

Varios cientos de personas, entre autoridades —la presidenta, el alcalde de Madrid, la presidenta de la asamblea regional y el consejero de Presidencia, Justicia e Interior—, numerosos toreros, ganaderos, empresarios y aficionados celebraron el anuncio de la vuelta de los toros a Madrid después de dos años de sequía taurina a causa de la pandemia.

Con los carteles en un segundo plano, la atención se centró en la entrega de los galardones anuales de Plaza1, que recayeron en la Fundación José Tomás por su labor solidaria, en la periodista Elia Rodríguez, fallecida el pasado 7 de septiembre, en la ganadería de Garcigrande, en el diestro Morante de la Puebla, y en la presidenta Isabel Díaz Ayuso, quien recibió el premio de honor y la ovación más larga de la noche.

En sus palabras de agradecimiento, Díaz Ayuso reiteró su apoyo a la tauromaquia; “los toros vuelven a Madrid por la puerta grande”, afirmó, y añadió lo que ella misma definió como una ‘confesión’: “Los enemigos de la fiesta lo van a tener muy difícil aquí, en Madrid, una comunidad abierta, próspera, profundamente española y, por encima de todo, libre y tabernera o, como dicen algunos, tabernaria”.

“Los enemigos de la fiesta de los toros lo van a tener muy difícil en Madrid” (Díaz Ayuso)

También se presentó el cartel pictórico que acompañará los carteles, cuyo autor es el artista Domingo Zapata. En 2019, pintó en Nueva York el mural más grande del mundo; cubrió un edificio con una obra de casi 3.000 metros cuadrados, y en uno de los laterales recreó un cartel de toros. Esa imagen es la que ahora servirá para anunciar la Feria de San Isidro 2022.

Posteriormente, hicieron uso de la palabra los dos empresarios, Simón Casas y Rafael García Garrido, que finalizan su gestión el próximo 6 de junio, aunque ambos esperan contar con el beneplácito de la Comunidad para continuar cuatro años más.

De hecho, García Garrido aprovechó la asistencia de las autoridades regional para presentar una memoria de actividades de Plaza 1, en la que incluyó una larga lista de logros alcanzados desde noviembre de 2016 hasta la fecha.

Destacó, por ejemplo, que en 2017 consiguieron aumentar el número de abonados y mantenerlo en los años siguientes (actualmente, ronda los 14.000), y que durante las temporadas de 2017, 18 y 19 se alcanzó el millón de espectadores. Recordó la creación de la ‘feria del bombo’ en el otoño de 2018, “lo que acrecentó en casi 5.000 personas el número de asistentes a cada festejo”, el crecimiento “espectacular” de los seguidores en las redes sociales, las “rompedoras” campañas de publicidad, y la venta de entradas por internet, que ha pasado, según sus palabras, del 15 por ciento en 2017 al 85 por ciento en la actualidad.

“El mensaje es muy claro”, recalcó: “La tauromaquia está más viva que nunca”.

“San Isidro es como la escritura de una novela, una narración de 29 capítulos” (Simón Casas)

Por su parte, Simón Casas prefirió un discurso literario, filosófico, singular y sorprendente en un empresario taurino. Con su fonética marcadamente francesa y haciendo gala de sus recursos como escritor, Casas comparó la gestación de la feria de San Isidro con la escritura de una novela, “una narración de 29 capítulos”, -ese es el número de festejos del ciclo-, dijo “en los que toros, toreros y cada uno de los espectadores son los personajes”.

“No puede existir un relato tan completo, profundo, sincero y filosófico como este”, añadió. “Aquí, todo lo que se escribe sobre las páginas de este ruedo está sellado por la virtud de la entrega”.

“La dama blanca, la muerte”, continuó, “impone su presencia, y el hombre y el animal se unen para crear un ritual transversal desde la antigüedad a todas las civilizaciones, que no es otro que el diálogo eterno entre la vida y la muerte”.

“La tauromaquia”, explicó, “es una expresión literaria, auténtica y existencial, envuelta en una nube de misterio; todos participamos en una liturgia que tiene como sentido el triunfo de la vida sobre la muerte”. Se refirió, por último, a los carteles, y calificó como “histórica” la feria de San Isidro (“nunca se habían confeccionado tantas combinaciones de la máxima categoría”), y cuando citó a los toreros de otras nacionalidades afirmó que “Las Ventas es la ‘ONU’ del toreo”.

Tras casi hora y media de entrega de premios y alardes audiovisuales, llegó el fin de fiesta de Loquillo, que ofreció un recital corto y vigoroso a unos sorprendidos espectadores.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS