Crítica | Bliss
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Salma Hayek se toma la píldora de Žižek

Este drama sobre realidades paralelas es un destartalado y desconcertante cóctel de filosofía espiritual y adicciones

Owen Wilson y Salma Hayek, en 'Bliss'. En vídeo, el tráiler de la película.

En su Guía perversa del cine, el popular filósofo lacaniano Slavoj Žižek se detiene en la secuencia de The Matrix en la que Morfeo (Laurence Fishburne) le enseña a Neo (Keanu Reeves) dos posibles caminos: el de la pastilla azul o el de la roja. Frente a esta dicotomía realidad-ficción que, para no liarnos, simplifica el pretencioso embrollo de The Matrix, a Žižek y su carismático frenillo se le ocurría la opción de una tercera píldora en la que fuese la realidad misma la que se convirtiese en ilusión. Bliss, la película de Mike Cahill interpretada por Owen Wilson y Salma Hayek, parece concebida bajo el paraguas de esta idea. Algo que confirma el propio filósofo que se presta a un cameo en forma de holograma que le alegrará el día a su legión de seguidores, pero que no contribuye demasiado a salvar este drama sobre realidades paralelas y adicciones. Porque la historia de un tipo al borde del abismo (divorcio, despido) que en plena deriva autodestructiva se encuentra con una extraña sin techo que le abre a través de unas pastillas de colores la puerta a una nueva percepción de la realidad no parece otra cosa un buen colocón en el peor momento. O en palabras del propio Žižek que “quizá, solo quizá, el infierno no es un lugar tan espantoso”.

La nueva fantasía espiritual del estadounidense Mike Cahill es un cóctel tan desconcertante que logra mantener cierta expectación. Una desatada Hayek en la piel de chamana enamorada pasa de parecerse a La Bruja Avería a ser una seductora doctora a orillas de un paraíso mediterráneo donde desde un retiro de lujo firma su receta de felicidad y bienestar social para salvar a la humanidad. Y Wilson, con la cara descompuesta en buena parte del filme por motivos razonables, se mete en la piel de un adicto dispuesto a perder su nombre por una dosis más de ese elixir capaz de convertir la infernal realidad en ese paraíso que reclama un filme que, si no fuese tan destartalado ni se tomase a sí mismo tan en serio, hasta tendría su gracia.

Bliss

Dirección: Mike Cahill.

Intérpretes: Owen Wilson, Salma Hayek, Madeline Zima, Nesta Cooper, Joshua Leonard, Jorge Lendeborg.

Plataforma: Amazon Prime Video.

Género: drama. Estados Unidos, 2021.

Duración: 104 minutos.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Elsa Fernández-Santos

Crítica de cine en EL PAÍS y columnista en ICON y SModa. Durante 25 años fue periodista cultural, especializada en cine, en este periódico. Colaboradora del Archivo Lafuente, para el que ha comisariado exposiciones, y del programa de La2 'Historia de Nuestro Cine'. Escribió un libro-entrevista con Manolo Blahnik y el relato ilustrado ‘La bombilla’

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS