Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una neerlandesa competirá contra Países Bajos en Eurovisión

Stefania Liberakakis, nacida en Utretch pero de origen heleno, representará a Grecia en el festival que se celebrará el próximo mayo en Róterdam

Stefania Liberakakis, este jueves en Róterdam.
Stefania Liberakakis, este jueves en Róterdam. EFE

El festival de Eurovisión de este año promete ser una cita especial por partida triple, como mínimo, para los Países Bajos. No solo son los organizadores de la 65 edición, tras la victoria en 2019 de Duncan Laurence, con la canción Arcade. Además de Jeangu Macrooy, el representante oficial esta vez, habrá otra voz local, aunque en nombre de Grecia. Se llama Stefania Liberakakis, de 17 años, nacida en Utrecht y de origen heleno, que cantará Supergirl, una tonada pop. En situación parecida se encuentra su colega Annna (con tres enes), nombre artístico de Anna Madara Perkone, de ascendencia letona y residente en Ámsterdam. Espera ganar el próximo 8 de febrero la final de la fase preliminar de Letonia, para defender luego dicho puesto. Interpretará Polyester, una crítica al impacto de la industria textil en el entorno. Blas Cantó, el artista español, desveló su composición, Universo, el pasado 30 de enero en la web de RTVE.

El festival no impone limitaciones en cuanto a la nacionalidad de los intérpretes, y de ahí, por ejemplo, que una todavía desconocida Céline Dion representara en 1988 a Suiza, a pesar de ser canadiense. Este año se celebrará los días 12 y 14 de mayo (semifinales) y 16 (la final) en el teatro Ahoy, de Róterdam, y Jeangu Macrooy irá directo a la final como país ganador en 2019. Es de Surinam, la antigua colonia en Sudamérica, vive en Ámsterdam y su género musical es calificado de soul moderno. Como ocurre con Blas Cantó, la televisión neerlandesa dice haber apostado “por alguien que tenga una carrera detrás y llegue al espectador”.

Los organizadores de Eurovisión han incluido aún otra nota singular. Shula Rijxman, presidenta de la Corporación de la Radiotelevisión neerlandesa (NPO) ha invitado “a todos los antiguos participantes del país que sigan entre nosotros, a la gran final de Eurovisión”. La entidad espera que la 65 edición sea un “momento inolvidable, y el legado de este encuentro internacional se marque con nuestra música nacional bajo el mismo techo”. Las dos cantantes más veteranas convocadas son Milly Scott y Thérèse Steinmetz, de 86 años, que actuaron en 1966 y 1967, respectivamente. Ambas eran profesionales de la música antes de presentarse a Eurovisión.

A pesar de su juventud, su colega Stefania Liberakakis lleva en escena casi toda la vida. Cumplirá 18 años el próximo diciembre, y cuando tenía 10 participó en la versión nacional del concurso The Voice Kids. Luego formó parte del coro Kinderen voor Kinderen (Los niños para los niños), integrado por 30 menores de 8 a 12 años y que ha publicado 37 álbumes desde 1980. Stefania fue además candidata a participar en festival Eurojunior, y actúa en una película juvenil. “Por fin puedo confirmar los rumores: síííí, tengo el orgullo de representar a mi país, Grecia, en Eurovisión, en Róterdam. Es una locura comprobar que este sueño se ha hecho realidad. Espero que mis compatriotas griegos, y también todos los neerlandeses, se sientan orgullosos de mí”, ha dejado escrito en su cuenta de Instagram. Annna, por su parte, compone temas para anuncios y es productora de música para coreografías de baile.

Quinta victoria

Países Bajos, nombre oficial del país, favorecido ahora como marca por el ministerio de Exteriores y la Oficina de Turismo, en lugar del topónimo Holanda —propio solo de dos de las 12 provincias— ha ganado Eurovisión cuatro veces con anterioridad. Fue en 1957, 1959, 1969, empatada con España, Reino Unido y Francia, y 1975. Tal vez la canción más recordada sea Ding-a-dong, del grupo Teach.In, por lo pegadizo de su estribillo, pero la suerte les abandonó. Casi cuatro décadas después, en 2013, la cantante Anouk quedó novena con un tema bello y triste, Birds. En 2014, The Common Linnets, el dúo formado por Waylon e Ilse Delange, alcanzó la segunda plaza con Calm after the storm (traducible como calma tras la tormenta), y el entusiasmo de sus compatriotas resurgió.

En 2019, semanas antes de que Duncan Laurence fuera proclamado ganador, la melodía de Arcade sonaba por todas partes. En la gala final del 16 de mayo, cuando tenga que volver a tocar su música, ha prometido “ofrecer algo muy especial”, que supere la mera interpretación obligada del tema.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información